<
>

Suns, poderosos a la ofensiva, débiles a la defensiva

play
Horacio Llamas: Suns, quieren ser el equipo de México (1:11)

El ex basquetbolista mexicano habló del interés de los equipos de la NBA de ayudar a los jóvenes en el país azteca y de paso por la NBA. (1:11)

CIUDAD DE MÉXICO — Los Phoenix Suns regresan a jugar a México ocho años después en busca de ganarse el cariño de los fanáticos.

Pese a que Arizona en la frontera con México, Phoenix no es un equipo de arraigo. Y es algo que buscan remediar al jugar dos partidos oficiales en la Arena México ante los Dallas Mavericks, el 12 de enero, y los San Antonio Spurs, dos días después.

"Entrar a esta arena es increíble, mucho mejor de lo que creí. Está muy bien, estoy sorprendido. Espero que podamos llenarla, dar un buen espectáculo para los mexicanos”, afirma Devin Booker, de 20 años, el escolta sensación del equipo, quien es hijo de una mexicana, aunque acepta que no habla español.

Los Suns reconocen el potencial de México como mercado para el básquetbol. Pese a que los juegos de la NBA no fueron televisados en los canales de mayor penetración en el país por varios años, el baloncesto es el cuarto deporte más popular con más de 20 millones de personas interesadas, según la encuesta de Consulta Mitofsky en 2016.

Phoenix no es protagonista de la NBA. Y no lo ha sido desde hace seis temporadas en las que no han clasificado a los playoffs. Hoy están en medio de una larga reconstrucción que busca tener mejoras visibles. Tienen ocho jugadores con 23 años o menos y esperan que con este núcleo de jóvenes regresen a ser competitivos.

Esta temporada, Phoenix está en el último lugar de la División Pacífico, y en el lugar 14 de 15 de la Conferencia Oeste. En los rankings semanales de Marc Stein, de ESPN, se encuentra en el sitio 23 de 30.

Eric Bledsoe es la figura. De 6 pies una pulgada, el base de 27 años lidera en el equipo los departamentos de puntos (20.4 ppj), asistencias (5.8 apj), y robos (1.5 rpj).

"Significa mucho jugar un partido global. Este es mi primero, así que estoy muy emocionado”, dice Bledsoe.

Como equipo, Phoenix es una mezcla de buena ofensiva con deficiente defensiva.

En el ataque, los Suns están en la posición 11 como equipo con 105.9 puntos por juego, pero su debilidad es la defensiva en el lugar 29, con 111.9 puntos por juego permitidos por cada partido.

“Creo que nuestro regreso ha sido bastante bueno en los últimos siete partidos, los jugamos muy bien. Estamos viendo que si trabajamos en conjunto somos un gran equipo. Jugamos contra los Cleveland el último partido y una vez que empezamos a jugar en la defensa, porque es lo que más necesitamos hacer”, reconoce Booker.

El equipo de Horacio Llamas

El recuerdo más fuerte que tienen los aficionados mexicanos de los Suns es la época donde el mexicano Horacio Llamas jugó con ellos.

Eran los noventas. Llamas era el primer mexicano en jugar en la NBA y era un suceso en el país. Las dos principales televisoras del país en la época, Televisa y TV Azteca, pasaban en sus noticiarios estelares de la noche los resúmenes de todos los juegos donde participaba el pívot.

Aunque Llamas nunca figuró en la NBA (jugó 28 partidos, en dos temporadas, donde promedió 5.1 minutos, 2.1 puntos, 1.3 rebotes y 0.2 asistencias en las campañas 96-97 y 97-98), el solo hecho de haber llegado al mejor básquetbol del mundo era un logro para México.

"Disfruté todo, quisiera haber estado más tiempo jugando, tuve muchas lesiones, tengo diez operaciones, tres discos salidos de la espalda. Quizás por falta de información, volvía a jugar antes de tiempo. Cosas que con el tiempo aprendes”, recuerda Llamas con ESPN Digital.

Llamas fue un ejemplo de los miles de personas que practicaban, y practican, el deporte en el país.

Han pasado 20 años. Llamas ya se retiró y fue campeón como asistente de entrenador de los Pioneros de Quintana Roo en la Liga Nacional de Baloncesto de México en la campaña 2015-2016, y los Suns fueron competitivos algunas campañas, pero hoy están lejos del nivel de los mejores equipos.

"Quieren ser el equipo en el que todos nuestros jóvenes y la gente se identifique con ellos. Quieren que ser el equipo de México”, afirma Llamas, quien colabora con Phoenix en su gira por México.

¿Qué pueden esperar los fans mexicanos? Un equipo de jóvenes que se esforzarán por ganar y darles el mejor espectáculo. Del otro lado, los Suns podrán ver una Arena con miles de fanáticos deseosos de ver el mejor básquetbol y dispuestos a dejarse conquistar.