<
>

La ventaja de la superestrella: ¿Cuánto ayuda el mejor jugador en playoffs?

play
El más valioso de la jornada: Jimmy Butler (0:29)

Jimmy Butler y los Chicago Bulls aplastaron el martes 111-97 a los Boston Celtics para tomar una inesperada ventaja de 2-0 en su serie de playoffs. (0:29)

Una razón por la cual creer que los Milwaukee Bucks tendrían oportunidad de dar la sorpresa contra los Toronto Raptors en su serie de primera ronda, la cual continúa con el Juego 3 el jueves en la noche en Milwaukee, es que los Bucks cuentan con el mejor jugador de la serie: el base Giannis Antetokounmpo, quien fuera llamado este año al Juego de Estrellas.

Igualmente, el escepticismo que rodea a los Boston Celtics, quienes están por debajo del octavo sembrado Chicago Bulls 2-0 en su serie de ronda de apertura, estuvo fundado en al posibilidad que los Celtics no cuentan con el mejor jugador en cualquier enfrentamiento de playoffs.

Dada la forma en la cual los entrenadores pueden extender los minutos de juego de sus estrellas en los playoff, ciertamente parece lógico que el equipo con el mejor jugador podría tener mayores privliegios en una serie corta, contrario a la duración de la temporada regular. Pero, ¿es ese el caso? Veamos los números.

Definiendo al "mejor jugador"

Entender cómo definir al mejor jugador en una serie es más engañoso de lo que parece. Primero, para aclarar, no estamos hablando del jugador que hace mejor actuación en una serie cualquiera (digamos, el caso de Andre Iguodala y Kawhi Leonard llevándose el MVP de las finales) porque eso es imposible de predecir.

Idealmente, quisiéramos considerar múltiples años de actuaciones. Parte de la razón por la cual el escolta de Boston Isaiah Thomas no es generalmente considerado mejor jugador que su contraparte de Chicago Jimmy Butler (o que el escolta John Wall de los Washington Wizards, un posible futuro oponente si los Celtics avanzan) se debe a que esta es su primera temporada jugando a nivel de estrella de la NBA.

En definitiva, decidí utilizar mi medida de triunfos sobre jugador de reemplazo (WARP), prorrateada a 82 partidos jugados a fin de dar cierto margen considerando posibles lesiones durante la temporada regular. Si bien eso no siempre consigue distinguir al jugador considerado como el mejor por observadores neutrales, funciona bien para un estudio a gran escala como este.

¿Los equipos con el mejor jugador ganan más?

Mi muestra son las 214 series a siete partidos que han transcurrido entre 2000 y 2016, aparte de las Finales de la NBA. Las proyecciones para el ganador de cada serie se basan en diferenciales de puntos de la temporada regular y los resultados de la serie de temporada entre equipos en particular. (Se excluyen las Finales porque los resultados de una serie interconferencia no son factores para predecir).

De esas 214 series, el equipo con el jugador cuyo WARP prorrateado fue el más alto durante la temporada regular ganó 145, un poco más de dos tercios. Sin embargo, esa estadística no necesariamente nos cuenta si los equipos con el mejor jugador ganan más de lo esperado porque, naturalmente, el mejor equipo usualmente tiene al mejor jugador. Ese es el caso en 149 de las 214 series.

Por el contrario, queremos dividir las series en casos en los cuales el equipo con ventaja de cancha en casa también contaba con el mejor jugador, y los casos en los cuales el menos favorito tenía al mejor hombre.

Aquí están las 10 series con mayor ventaja para el favorito en cuanto a sus mejores jugadores.

El favorito ganó todas las 10 series, ocho de las cuales tenían a LeBron James como protagonista. Viendo toda la muestra de 149 series en las cuales el favorito tenía al mejor hombre, habríamos esperado que el equipo de casa ganara 116 series, basándonos en su diferencial de puntos de la campaña regular y los resultados de enfrentamientos directos. El equipo de casa ganó 121, ligeramente sobrepasando las expectativas.

Ahora, veamos la serie en la cual el menos favorito tenía al mejor jugador. Aquí estan las 10 mayores ventajas.

En este nivel extremo de diferencia, tener al mejor jugador no necesariamente era razón sola y suficiente para predecir. Los menos favoritos ganaron 3 de las 10 series: Clippers sobre Grizzlies en un enfrentamiento 4-5 en la ronda de apertura de 2012, Thunder sobre Spurs en las finales de la Conferencia del Oeste en 2012 y los Warriors sobre los Nuggets en la ronda de apertura de 2013.

En general, los menos favoritos hacen mejor trabajo de lo esperado cuando cuentan con el mejor jugador en la serie. Esperaríamos que ganaran 16 de 65 series (24.7 por ciento). Por el contrario, han conseguido el batacazo en 24 ocasiones (36.9 por ciento). Y si bien el tamaño del muestreo es pequeño, la ventaja parece ser mayor cuando tienen una base más decisiva en lo que al mejor jugador respecta. Cuando hay más de cinco WARP a su favor, los menos favoritos ganan en 45.5 por ciento de las ocasiones (10 de 22) a pesar que se espera que sólo lo hubiesen conseguido en 24.8 por ciento de las veces (5.5 de 22).

Así que, sí, tener el mejor jugador de la serie parece ayudar a un equipo más en los playoff que en la temporada regular.

Un vistazo a las series de este año

Al haber establecido el valor del mejor jugador en la serie, regresemos a los enfrentamientos de primera ronda este año. La mayor diferencia en cuanto a WARP por 82 partidos está en la serie Cleveland-Indiana, en la cual hay un WARP de 19.7 de LeBron James, contra el WARP de 11.1 de Paul George. Tres otras series (San Antonio - Memphis, Golden State - Portland y Washington - Atlanta) tenían una diferencia de WARP entre tres y cuatro, inclinándose al favorito.

La serie entre Clippers y Jazz, con el WARP por 82 partidos de 1.0 de Chris Paul, adelante del ahora lesionado Rudy Gobert, es la otra serie de primera ronda en la cual el favorito tiene al mejor jugador. Si sacan a Gobert de la ecuación, Paul tiene 5.5 de WARP sobre Gordon Hayward.
Colectivamente hablando, estos cinco favoritos tienen 9-1. Por el contrario, los tres favoritos que enfrentan a un menos favorito que cuenta con el mejor jugador en la serie por esta medida (los Bucks de Antetokounmpo, los Bulls de Butler y el Oklahoma City Thunder de Russell Westbrook) tienen marca 3-3. Ninguno de los menos favoritos con el mejor jugador en su nómina tienen una diferencia de WARP mayor a cinco que haya impulsado sus posibilidades. Aún así, si uno de ellos nos da una sorpresa, el contar con el mejor jugador en el tabloncillo será parte de la explicación del por qué ocurrió.