NBA Equipos
Martín Bater | ESPN Digital 160d

De Durant a Otto Porter Jr., los mejores y peores acuerdos de la agencia libre

Nombres rimbombantes como los de Deron Williams, Derrick Rose y Andrew Bogut todavía buscan equipo para la temporada que viene, víctimas de ya no ser lo que eran en sus épocas de plenitud. Sin embargo, aquellos que son la crème de la crème ya han sido reclamados y cuentan con un hogar para la campaña 2016/17.

A diferencia de ligas como la NFL que se pueden liberar de vínculos indeseados a corto plazo, cada dólar está garantizado en la NBA. Eso significa que una oferta a largo plazo puede ser la diferencia entre mantener a tu equipo como contendiente a los playoffs y/o el título o ser un habitué de la lotería del Draft.

¿Qué les parece si nos ponemos a criticar a mediados de julio y ponderamos cuáles son los mejores y peores contratos ofrecidos hasta ahora este año en la agencia libre? Mejor que ver la liga de verano.

LOS MEJORES CONTRATOS

Kevin Durant con los Golden State Warriors: 2 años, $53 millones

Cuando tu jugador estrella acepta ganar un millón y medio de dólares menos que el año pasado y 9.5 millones menos de lo que vale un contrato máximo menos de un mes después de salir campeón y ser MVP de las Finales de la NBA por primera vez en su carrera, entonces se podría decir que tus plegarias como ejecutivo han sido respondidas.

Durant no se “sacrificó”, odio ese término. O sea, sigue ganando 25 millones esta temporada y no está por buscar un compañero de cuarto en Craigslist.

Lo que él sí hizo que fue loable es dejar dinero y gloria personal de lado para que la base del campeón pueda seguir intacta. Curry gana 201 millones por los próximos cinco años gracias en parte a lo que KD dejó de lado.

¿Adivinen quién paga la cena?

Dion Waiters con el Miami Heat: 4 años, $52 millones

Waiters no se ofuscó por el hecho de que el Heat fue en busca del pez gordo como Gordon Hayward, algo que si molestó por ejemplo a Dwyane Wade cuando Pat Riley intentó atraer a Durant hacia Miami el año pasado.

Todo lo contrario, él esperó con confianza mientras los Los Angeles Lakers le ofrecían un vínculo por un año y 17 millones de dólares.

Quizás él podría haberse lucido en L.A. junto a Lonzo Ball la temporada que viene, pero Waiters siempre dijo que su deseo era permanecer en Miami desde que empezó a jugar bajo la tutela de Erik Spoelstra y optó por ganar menos económicamente a corto plazo para ser más feliz a largo plazo.

J.J. Redick con los Philadelphia 76ers: 1 año, $23 millones

Me encanta este acuerdo para ambas partes. No es un matrimonio, pero si un noviazgo que podría llegar a ser breve pero fructífero.

Redick “confía en el proceso” y pasa de ganar 7.3 millones a triplicar su salario con 23 en una sola temporada a los 33 años de edad. Después, si quiere, puede irse a perseguir anillos en California, Boston o Cleveland como agente libre sin restricciones en julio del 2018.

Los Sixers, por su parte, se reforzaron con un veterano de primera que no solo es uno de los mejores francotiradores de la NBA desde larga distancia, sino que también obtienen a un mentor para jóvenes talentosos como Ben Simmons, Joel Embiid y Markelle Fultz.

Redick se ha ubicado entre los 10 primeros de la liga entera en el rubro de triples encestados durante las últimas tres campañas. Hay garantía de confianza.

LOS PEORES CONTRATOS

Tim Hardaway Jr. con los New York Knicks: 4 años, 71 millones de dólares

A ver si entendí bien…Hardaway Jr. es seleccionado por los Knicks con la vigésimocuarta selección del Draft en el 2013. Luego, en el 2015, él es canjeado a los Atlanta Hawks por Jerian Grant, quien una temporada más tarde es despachado a Chicago a cambio de Derrick Rose, quien ahora es agente libre y reemplazado por Hardaway Jr. Peeeeerfecto. Al menos su padre debe estar orgulloso.

A Hardaway Jr. lo mandaron a Atlanta por ser alguien que alternaba como titular y suplente al ser un anotador errático que no encestaba triples con consistencia y no defendía de lo más bien.

Ok, ¿qué cambió? Hardaway es marginalmente mejor en defensa, pero su porcentaje de triples fue peor la temporada pasada que cuando él era novato más allá de que encestó más de ellos que nunca antes en su carrera.

Además, su 45.5 por ciento de efectividad en tiros de campo fue el más elevado de su trayectoria hasta ahora, pero su porcentaje de tiros libres encestados ha ido en declive cada año mientras su cantidad de balones perdidos por partido subieron de 0.5 a 1.3 la temporada pasada.

Hardaway sigue siendo un buen jugador, pero no vale más que un Sexto Hombre del Año como Eric Gordon o el mismo Waiters.

Creía que Phil Jackson se había marchado de Nueva York, pero la locura continúa en la Gran Manzana.

Blake Griffin con los Los Angeles Clippers: 5 años, $173 millones

Esto es genial para Griffin, quien contará con la oportunidad de demostrar que puede ser el pilar de los Clippers tras la partida de Chris Paul a Houston, pero nunca es bueno negociar contra ti mismo como lo hicieron los Clippers.

Tengamos en cuenta que Griffin percibirá más de 39 millones de dólares en el 2021 a los 33 años a pesar de que su historial de lesiones es tan extenso como costoso para un conjunto angelino que lo vio vestido de traje en la banca y no en la cancha las últimas dos veces que accedieron a los playoffs.

Decir que esto es una apuesta riesgosa es como decir que “Amazing Spider Man” no fue tan buena película como “Spider Man: Homecoming”. Y los Clippers podrían contar con su propia franquicia fallida si no tienen suerte.

Otto Porter Jr. con los Washington Wizards o los Brooklyn Nets: 4 años, $104 millones

Los Nets le ofrecieron este monto a Porter Jr., quien no dudó en aceptarlo, y ahora los Wizards parecen estar dispuestos a tomar esta píldora suicida para no perderlo como agente libre restringido.

Ya lo mencioné antes en mi columna sobre aquellos que ganan más por año que Durant, pero todavía no puedo creer que Otto Porter Jr. valga más de 100 millones de dólares. Tampoco puedo creer que él ganará 24.7 millones esta temporada mientras Paul George se lleva 19 y Kawhi Leonard 18.

Estamos todos locos.

^ Al Inicio ^