NBA Equipos
Zach Lowe, ESPN.com 79d

Los jugadores más interesantes esta temporada

Si bien los Golden State Warriors van a pasar la aplanadora sobre todos los demás, hay cosas que ocurren fuera del Área de la Bahía que siguen siendo relevantes. El crecimiento de un jugador, de un cambio inesperado sin medias tintas, son cosas que pueden modificar la trayectoria de una franquicia completa.

Con ello en mente, aquí les presentamos nuestra mirada anual a seis de los jugadores más interesantes a cuáles hacer seguimiento durante la temporada por venir. Evitamos superestrellas y las obvias curiosidades que representan ciertos novatos o jugadores de segundo año. La meta es encontrar personajes en nuevos roles, enfrentar nuevos retos, quienes pueden emerger como factores X para equipos ya sólidos.

RODNEY HOOD, JAZZ

El momento en el cual Gordon Hayward pulsó el botón de “publicar”, Hood se convirtió en el anotador por antonomasia para este equipo con mentalidad principalmente defensiva el cual se encuentra en la carrera por uno de los tres puestos finales de los playoffs en la Conferencia del Oeste. La presencia de Ricky Rubio significa que Hood no tiene por qué ser un clon de Hayward, quien sirvió como una especie de co-base. Quin Snyder prefiere una ofensa igualitaria. Sin embargo, el juego único de Rubio (una combinación de tiros horribles y pases geniales) significa que éste tendrá el balón para sí más que nadie durante la pasada temporada del Utah Jazz.

Eso le dará espacio a Hood para anotar, lo cual es bueno, porque él quiere anotar. Promedió apenas 2.2 asistencias por cada 36 minutos la temporada pasada, punto menor de su carrera, siendo un número decepcionante considerando cómo era el ancla ofensiva en muchas ocasiones. A veces retiene el balón por demasiado tiempo, y se toma un drible extra fatal hacia un compañero de equipo que se encuentre abierto, lo cual le da a la defensiva rival una ventaja a la hora de recuperar.

Su manejo del balón puede ser engorroso.

Hood ha mostrado contar con buena visión; él le da buenos pases internos a Rudy Gobert y Derrick Favors, posiblememente a fin que comiencen juntos de nuevo, y ocasionalmente dispara rayos láser a los tiradores de esquina. Sin embargo, sus

asistencias han sido más producto de respuestas a crisis (“Oh, ¡Dios mío, estoy atrapado!”) que lecturas proactivas de la defensiva. Utah requiere un poquito más de armado de jugadas.

Sin embargo, el Jazz sabe que Hood es un anotador de corazón. Solo desean que anote de forma más eficiente. Puede conseguir tiros a rango medio muy interesantes.

Cerca del 30 por ciento de los tiros de Hood fueron en la zona entre 3 a 16 pies del aro, algo que lo coloca en el 90 por ciento entre los alas, de acuerdo a la investigación hecha por Ben Falk de Cleaning The Glass. Cambiemos unos cuantos, de esos tiros por drives y tiros de 3, y Utah tendrá algo entre manos. Hood podría promediar cerca de 20 por partido esta temporada, pero, ¿acaso serán la clase de puntos que determinen una victoria?

Hood sólo tuvo dos tiros libres por partido esta temporada; Utah estará ansioso de contar con puntos sencillos y Hood puede aportar algunos si maneja más el balón. Tendrá que superar un tráfico muy pesado cuando Favors y Gobert estén presentes en el tabloncillo.

Ya se siente cómodo sacando triples a partir del pick-and-roll, y si bien puede mejorar su precisión en esas bombas por encima del 30 por ciento de efectividad (su marca la pasada temporada) esa podría ser la variable más importante en la evolución de Hood.

Es muy hábil abriendo espacios para esos tiros. Disfraza cómo desea desplazarse cerca de una cortina, y puede engañar a su defensor con movimientos de hombro a fin que éste se desplace al lado equivocado.

Eso significa que puede penetrar. Hood hace el movimiento al estilo Chris Paul en el cual encierra al defensor a la altura de su cadera, dribla lentamente por dentro, y espera a ver que le presenta la defensiva.

El mayor salto para un creador de jugadas es aquél en el cual pasa de reaccionar a manipular, poder prever distintas situaciones posibles y crear la mejor.

Hood tiene la capacidad de progresar hacia ese fin, pero no está claro si puede hacerlo noche tras noche contra los mejores defensores alas contrarios. Sus días disimulando sus puntos débiles han terminado. Ha tenido dificultades en los playoffs y sufrió un montón de lesiones molestas.

Hood es elegible para una extensión ahora, sin embargo, Utah puede ejercer su poder sobre la agencia libre restringida en julio, cuando Hood tenga un ligero espacio para sí dentro del tope salarial. Se presume que Utah esperará.

JUSUF NURKIC, BLAZERS

Ah, esos meses de marzo y abril en la NBA, en los cuales lo que parecía ser que una tendencia positiva era sólo un equipo (o un jugador) intentando superarse.

Los Portlan Trail Blazers, mediocres durante toda la temporada, se catapultaron hasta llegar a 14-5 con Nurkic en el quinteto abridor, superando a sus oponentes en nueve puntos por cada 100 posesiones con “la Bestia Bosnia” en el tabloncillo, de acuerdo a NBA.com. Tuvieron marca de 5-3 en ese período contra equipos que fueron a los playoffs, y le dieron una puñalada mortal a las aspiraciones de Denver Nuggets de ir a la postemporada en un duelo por el octavo sembrado, encuentro en el cual Nurkic humilló a su viejo equipo.

(Por cierto: ¿Recuerdan cuándo los Nuggets tenían un cargamento de escogencias extra? Pues ya no tienen ninguna. Ataron una a Nurkic en el cambio por Mason Plumlee, y le dieron otro a Filadelfia en 2015 como obsequio por asumir el contrato de JaVale McGee. Los Nuggets, básicamente, encendieron dos selecciones de primera ronda. Sí, McGee era tóxico y le quedaba otro año en su contrato que en ese momento estaba valorado en $12 millones. Y Denver ya tenía un montón de chicos. De todos modos: Eso no está bien, Bob.)

La resurrección de Nurkic es un útil recordatorio que apenas media docena de superestrellas pueden trasladarse independientemente del roster. Todos los demás son plantas buscando el hábitat correcto.

En Denver, Nurkic creaba cortinas para bases que no le inspiraban temor a nadie. En Portland, baila junto a Damian Lillard y a CJ McCollum, tiradores letales que pueden hacer magia a 30 pies del aro. Nurkic, súbitamente, tenía espacio para hacer daño y Dios mío, cuánto daño ha hecho.

Comprendió que las defensivas irían a la carga de Lillard y McCollum desde temprano y se ajustó al mover cortinas, yendo hacia la pintura incluso antes de cualquier pique, mucho más en Portland que lo hecho en Denver, de acuerdo a Synergy Sports. Nurkic no es un gran saltador, pero es explosivo de forma horizontal; puede ir de la línea de foul al aro en un instante.

“No conocíamos todo lo que su juego puede abarcar”, dijo McCollum, quien estudió mucho video con Nurkic desde temprano a fin de acelerar la química entre ambos. “Es un hombre de gran tamaño, pero puede hacer jugadas sin mostrarse tosco”.

Nurkic se convirtió en un jugador diferente en cuanto a sus fundamentos. Pasó a estar afuera, y dejó sus choques de fuerza bruta por devastar en el pick-and-roll. (Ayudó también que él, pues, lo intentase). Lo más prometerdor, mostró la capacidad de pasar a fin de poder comandar la ofensiva de Portland, bajando la carga creativa de Lillard y McCollum.

Los tiradores más débiles en Portland (y hay muchos de esos) entendieron de inmediato que Nurkic no podía conseguirles por detrás si sus defensores se abalanzaban hacia McCollum y Lillard. Y con el manejo de Nurkic, McCollum y Lillard se han transformado en peligrosos creadores de cortinas al estilo Stephen Curry.

Nurkic tendrá que arreglárselas con espacios más escasos ya que Allan Crabbe fue despachado a Brooklyn. Crabbe le permitía a Terry Stotts poder utilizar a los peores tiradores de su rotación (Maurice Harkless, Al-Farouq Aminu, Evan Turner, Noah Vonleh) por lo cual sólo uno o dos estaban en la cancha con Nurkic. Eso ahora será más complicado. Los defensores que ayuden podrían llegar a la pintura más pronto, y Nurkic no es tan veloz cuando se le encuentra a esas alturas.

“Creo que lo bueno dentro de todo es que tendremos buenos defensores en la cancha”, dijo Stotts, entrenador de Portland, a ESPN.com. “Sin embargo, necesitamos encontrar otro tirador”. (Los Blazers están confiados en que Harkless y Aminu pueden estabilizarse como tiradores de 3 puntos promedio, por lo menos. Aminu tuvo porcentaje de tiros de 3 puntos de 36 por ciento a esas profundidades hace dos campañas, y mejoró ligeramente después de regresar tras recuperarse de una lesión el año pasado. Veremos. Pasará algún tiempo antes que alguien los cubra).

En cuanto a su defensiva, Nurkic hizo que los Blazers regresaran al estilo conservador que preferían con Robin Lopez en el medio.

Es sorprendentemente rápido, con buenas manos. Nurkic registró 1.5 robos y 2.3 bloqueos por cada 36 minutos como Blazer, un raro territorio histórico para un hombre de 2,13m de altura. Mantener a Nurkic atrás permite a los defensores de Portland el mantenerse cerca de tiradores enemigos, combatiendo los intentos de tiros de 3.

Ese esquema también tiene ciertos contras. Portland no forzará muchas pérdidas de balón. Lillard y McCollum, ambos defensores de nivel bajo, tienen una presión enorme de quitar limpiamente; se atascan, y los oponentes tienen montones de espacios para lanzar de 3. Nurkic tendrá que salir de su zona de confort contra los ala-pívot con capacidad para lanzar de 3.

Es un protector del aro de nivel medio que tiene dificultades cuando los oponentes lo ponen a correr con dos o tres acciones en sucesión rápida. Al agotarse, sus brazos caen a los lados, como un boxeador abatido. Los equipos pondrán a prueba su condición física. La luna de miel de la “Fiebre Nurkic” terminará, llegarán las adversidades, y Nurkic se limitaba a hacer pucheros cuando no se salía con la suya en Denver.

Las buenas noticias: Nurkic parece estar en excelente condición física. Si se mantiene con disciplina, podría convertirse en parte importante del plan de Portland a largo plazo.

LA PISTA DE ATAQUE DE DALLAS

Será fascinante ver cómo Rick Carlisle, hombre de combate, combina los talentos de dos pilares de la pista de ataque como lo son Harrison Barnes, Dirk Nowitzki y Nerlens Noel, el último de ellos en un año para definir contrato luego que, de forma hilarante, rechazara una oferta por cuatro años y $70 millones. El trío acumuló lo que fueron 122 minutos mayormente feos la temporada pasada.

La forma en la cual Nowitzki y Noel se complementaron es obvia: Noel es el nuevo Tyson Chandler, agotando a los defensores mientras Nowitzki hace el contacto. Pero, ¿qué pasa con Barnes? Los Dallas Mavericks la temporada pasada cambiaron a Barnes al puesto de alero alto y lo convirtieron en el nuevo Nowitzki. Aisló a las alas, creó picks y abusó de los cambios desde la vieja oficina de Notwizki al medio de la línea de foul. Si Noel es el hombre al cual acudir a la hora de crear cortinas, ¿Qué hará Barnes cuando los tres compartan el tabloncillo?

La respuesta sencilla sería darle el balón en el pick-and-roll, pero los Mavericks apenas hicieron eso en pocas ocasiones la temporada pasada y, cuando lo hicieron, salió muy mal.

Barnes aún no ha mostrado la visión o la idea para manejar una ofensiva; usó apenas 163 cortinas la temporada pasada, séptima mejor cifra en los Mavs, de acuerdo a datos de STATS. Si Yogi Ferrell y Dennis Smith manejan el escenario con Noel, Barnes pasará mucho tiempo reposado en la esquina, y eso es algo muy poco para un anotador con salario máximo.

Barnes ha pasado el verano trabajando en su creación de jugadas exactamente por esta razón. Se ha impuesto una meta informal de promediar tres asistencias por partido, según comentó a ESPN.com. “Es algo en lo cual tengo que mejorar”, dijo. Sin embargo, los equipos podrían hacer cambios con cualquier intento conjunto entre Barnes y Noel, haciendo que Barnes intente vencer a sus hombres grandes o invitando a Noel a hacer contacto contra defensores más pequeños. Noel apenas ha podido llegar a los postes durante las últimas dos temporadas, y literalmente se cae cuando lo ha intentado.

Hay soluciones naturales. Barnes tendrá suficiente tiempo como alero alto. Carlisle ha sacado a Nowitzki temprano en acción para que pueda servir de ancla a

segundas unidades, muchas veces como ala-pívot en alineaciones que han dejado de anotar muchos puntos la temporada pasada. La ofensiva de forma fluida de Carlisle, con movimientos simultáneos en el tabloncillo, crea oportunidades orgánicas fuera de la acción central:

Barnes, Wesley Matthews y Nowitzki podrían intercambiar cortinas bajo el aro, mientras Smith y Noel hacen un pick-and-roll a las alturas. Se genera una transición y cualquiera de los tres hace contacto, siendo estos muy superiores.

“Incluso con jugadas que no son diseñadas para mí”, dice Barnes, “habrá opciones para mí”.

Los Mavs siguen usando a Nowitzki en cortinas, y colocan a Noel bajo el aro. Los defensores de Nowitzki se mantienen con él por respeto a su salto alto, permitiendo a los bases de Dallas a jugar las esquinas, buscar ayuda y pasar a los alas-pívot:

Los Mavericks podría poner a Noel adentro un poco, y hacer que cortinas y cortes orbiten a su alrededor, otra forma de hacer que todos estén involucrados. Noel es un pasador muy bueno a la hora de resistir la tentación de intentar tiros sin sentido. Los Sixers hicieron sets hacia fuera para permitirle jugar con eso.

“Nerlens puede ser un pasador de élite con ambientes en suficiente espacio”, Brett Brown, entrenador de Filadelfia, comentó a ESPN.com

Noel debe ser el ancla de la defensa. Carlisle cuenta con muchos trucos (zonas, enfrentamientos extraños) a fin de esconder a Nowitzki, pero ningún truco es mejor que un ala pívot que bloquea tiros, y roba balones patrullando la pintura. Las apuestas de Noel que han terminado mal siempre superan sus robos y rechazos destacables. Salta buscando bloqueos que nunca conseguirá, se inclina demasiado hacia los pases y puede perder el equilibrio. Carlisle le exigirá mayor disciplina.

Los Mavericks no van a llegar a los playoffs, pero necesitarán entender si Noel vale la pena la inversión, y como puede combinarse con otras estrellas de alto salario.

JUSTISE WINSLOW, HEAT

¿Se acuerdan de Justise Winslow? Boston Celtics le ofreció a Charlotte Hornets cuatro puestos de selección en primera ronda sólo por la oportunidad de tomarlo en el draft. Un entrenador le comentó a ESPN.com que Winslow le dio la mejor entrevista previa al draft que él haya visto.

El Miami Heat le debe a Phoenix Suns dos puestos de selección en primera ronda, y están al tope durante los próximos años tras haber gastado dispendiosamente en James Johnson, Kelly Olynyk y por el “Emperador de la Isla Waiters”. El Heat ha descubierto varios jugadores jóvenes de calidad (Josh Richardson, Tyler Johnson) pero Winslow es el eje de la balanza. Si quieren mejorar en el Este, o hacer un cambio de alto calibre, Winslow debe restablecer su valor.

Tendrá que hacerlo desde la banca si Miami pone como alero alto titular a James Johnson, como espero. El Heat probablemente querrá una capacidad máxima de tiros con Johnson y Hassan Whiteside; Winslow no aporta eso. La ofensiva del Heat despegó la pasada temporada desde el momento en el cual Winslow se lesionó.

Cuando Miami pone a Winslow como ala, ha sido en mayor parte con un tirador as (Luke Babbitt la pasada temporada) como el alero alto nominal, algo que le permite a Winslow a estar cerca de las líneas:

Winslow es un buen cortador que mejoró dramáticamente como pasador durante la campaña anterior. La creación de jugadas y el movimiento pueden ser disfrazados como creación de espacios, a cierto punto. Si se ponen hombres suficientes en el tabloncillo que pueden hacer cortes, drives y hacer quebres rápidos en corredores estrechos, y se puede anotar aun cuando se cuente con tiradores de mediano calibre. Dejar que James maneje a Johnson como alero mitiga los problemas de espacio con Johnson, Winslow y Whiteside, ya que los oponentes tienen que respetar de cierta forma al balón.

Miami no estaba cargado con tiradores de temor la pasada campaña, a pesar de muy buenas producciones por parte de Goran Dragic, Waiters y James Johnson. El Heat fue simplemente incansable, y estaba en mejor forma física que el resto.

Winslow incluso puede ser efectivo con el pick-and-roll cuando a Miami se le acababa la gasolina, y se mete en situaciones antes que los oponentes traten de agacharse bajo cada pique:

Aun así: no es un tirador efectivo, y será difícil ponerlo a jugar con ciertos grupos. Los oponentes usan sus defensores más débiles contra él (incluso bases de baja estatura) lo cual hace más fácil marcar al resto.

Winslow encaja mejor como un alero alto en jugadas pequeñas en segundas unidades con Olynyk como alero bajo, pero Erik Spoelstra puede utilizar estos grupos por tiempo limitado.

Sólo que Winslow debe mejorar. Primer paso: Dejar de atrapar el balón al rango de los 3 puntos, meterse dentro del arco y empezar a sacar tiros a 21 pues. O bien aprovechar esa distancia abierta, o hacer que las cosas se pongan en movimiento. Si Luc Mbah a Moute puede conseguir 40 por ciento de tiros de 3 a las esquinas, Winslow puede hacerlo también. Winslow puede llegar al pecho de hombres más pequeños y lanzar frente a ellos, aunque no cuenta con mucha elegancia para terminar sus tiros cerca de la cesta. En áreas restringidas, tuvo 47 por ciento de tiros durante la pasada temporada.

Winslow será un defensor de élite cerca de cuatro posiciones. Es un hombre persistente y puede ser un jugador productivo incluso si ese tiro en salto nunca aparece. El Heat tiene que entender cómo hacerlo, y alrededor de cuáles alineaciones.

ANDRE DRUMMOND, PISTONS

Este es el año en el cual Drummond debe demostrar sus cualidades en pleno. Todos los problemas sobre los cuales escribí en febrero siguen sin resolver. Si Drummond insiste en jugadas de contacto cerca del poste, Stan Van Gundy querrá que intente enfrentar la cesta y pasar por encima de sus defensores en vez de hacer tiros en salto que no salga bien. (Drummond tuvo 41 por ciento de tiros en jugadas de contacto la temporada pasada, de acuerdo a Synergy, y raramente se acercó a la línea, quizás por miedo al ridículo.)

En lo que a defensiva respecta, Drummond resistió los intentos de Van Gundy de aventurarse fuera de la pintura y de desequilibrar los pick-and-roll cerca de la línea de 3. “Hay una disputa entre nosotros”, dijo Van Gundy en ese entonces.

Los Pistons intentaron evaluar el interés en Drummond durante gran parte del invierno y no encontraron mucho apetito por él, de acuerdo a lo comentado por fuentes a ESPN.

Sabemos lo que Drummond representa para la ofensiva, o lo que debería representar: un corredor cerca del aro que intenta clavadas y con apetito por los rebotes ofensivos antes que los meros mortales a su alrededor intenten despegar. Estos jugadores tienen valor, incluso en la era de “ritmo y espacio” y alas-pívot versátiles.

Sin embargo, mucho de su valor proviene de la defensiva, y es ahí donde Drummond sufrió un retroceso. Jugó con poca energía, y en muchas ocasiones dejó que su hombre y su balón se le escaparan de las manos, dejando al aro indefenso.

Drummond nunca será Rudy Gobert. A fin de poder cumplir con las expectativas que su contrato conlleva (y poderlo mover, estando su equipo al borde del impuesto al lujo) debe, por lo menos, acercarse al nivel de DeAndre Jordan.

Detroit se siente optimista, aspirando que Drummond jugará con mejor esfuerzo y ritmo tras su cirugía de temporada muerta a fin de abrir su conducto nasal izquierdo. Esto debería mejorar su respiración, y apenas tiene 24 años. Si los Pistons comienzan con lentitud, esta situación podría tornarse volátil, y muy rápidamente.

JRUE HOLIDAY, PELICANS

Ehhh, ¿entonces los Pelicans (con la agencia libre de DeMarcus Cousins en el horizonte y opciones limitadas para mejorar si éste se va) le acaban de dar $26 millones por año a Jrue Holliday para ser un tirador promedio cerca del poste, al lado de Rajon Rondo y dos gigantes All-Stars?

Al final, llegaron a la conclusión que Holiday funciona mejor como manejador de balón secundario, rol que ha tenido ya, al lado de Tyreke Evans, Tim Frazier, y otros, durante cuatro extraños años en Nueva Orleans. “Honestamente, no creo que las cosas cambian mucho para mí”, dijo Holiday a ESPN.com. “Rondo hace que anotar sea mucho más fácil”.

El equipo se preocupó con respecto a la visión de cancha de Holiday, al igual que su selección de tiros, como general indiscutible en el tabloncillo. “Las cosas con Rondo fluirán mucho, mucho mejor para él”, dijo el entrenador de los Pelicans Alvin Gentry a ESPN.com “Quien tenga dudas del valor de Rondo debe ver los playoffs el año pasado. (Los Bulls) dominaron con él, enfrentándose a Boston”.

Holiday tiene 36 por ciento de tiros de por vida en zona profunda, y números similares en los intentos de “atrapar y lanzar”, debiendo mejorar estas cifras en su nuevo rol: decentes, pero muy por debajo de un nivel que le atribuya el mote de francotirador. Nadie tiene miedo cuando Holiday la deja volar.

Con su salario, Holiday debe hacer más que sólo quedarse parado y ver, lo cual no es fácil al lado de tres tipos que necesitan el balón. Gentry quiere que Cousins y Anthony Davis presionen tras los rebotes, para que Holiday pueda estar en las alas, atrapar a toda velocidad y meterse entre defensivas que intenten replegarse.

Las cosas se complicarán aún más a media cancha dada la inconsistencia de New Orleans Pelicans lanzando a larga distancia. Cousins y Davis son creadores de jugadas consumados, y Cousins se ha reinventado como un tirador de 3 puntos por encima del promedio (dicha reinvención no ha sido posible con Davis). Pero siempre hay

un aspecto desfavorable al tener a su tirador de mayor calibre a 30 pies del aro, y las defensas no se contienen con Cousins allí.

El puesto de quinto titular como alero bajo está abierto, y Gentry podría rotar varios jugadores de acuerdo a cada enfrentamiento, indicó. Aquí se apuesta por Dante Cunningham, quien tuvo 39 por ciento en tiros desde lo profundo la temporada pasada, una marca que no hará que los oponentes se desesperen por él.

Gentry y su staff tendrán que ser creativos. Contrataron a Chris Finch proveniente de Denver, y planean imitar la forma en la cual los Nuggets han manejado su ofensiva con Nikola Jokic en mente. Cousins y Davis tendrán el balón a lo alto, mientras que los otros cuatro jugadores se protegerán mutuamente. Gentry podría incluso colocar a un gigante en la esquina en jugadas al estilo Rick Adelman, y tener a Holiday allí. “Lidien con eso”, dice Gentry.

Holiday tendrá que manejar pases mano a mano, y atacar a defensivas dispersas cuando Rondo le pase el balón tras un pick-and-roll. Ha pasado este verano trabajando en ataques con quiebre rápido. “Estoy concentrado en acciones sin el balón”, dice Holiday. Está en buena forma física tras su primer verano de salud y paz en años.

Pero, no tiene la estatura característica de un ala, y no es un atleta de mucho contacto ahora. Podría encontrarse recibiendo fuertes choques por parte de defensores de mayor tamaño.

Y tendrá que marcar en ocasiones a esos mismos defensores. Gentry planea utilizar alineaciones con tres bases con Rondo, Holiday, E’Twaun Moore e Ian Clark, teniendo que requerirle a Holiday que marque alas de mayor estatura. “Los Paul George y Kevin Durant. Le pediremos a Jrue que los marque”, dice Gentry.

Los Pelicans cuentan con talento para causar mucho ruido. Las alineaciones con Boogie y Davis hicieron impacto ofensivo tras un inicio brutal. Los Pelicans superaron a sus oponentes por tres puntos por cada 100 posesiones con Cousins, Davis y Holiday en el tabloncillo. La cantidad de inteligencia y oficio que fluyen de Cousins y Davis es abrumador.

Sin embargo, ellos tienen muchas cosas que entender, rápidamente, y la rotación de los alas causa miedo, y no en la forma que ellos quisieran. Necesitarán que Holiday tenga una temporada monstruosa.

^ Al Inicio ^