<
>

Curry, tan popular en China como en Estados Unidos

play
¿Qué equipo puede pelearle a los Warriors? (2:15)

Sebastián Martínez Christensen revela a sus favoritos para arrebatarle el cetro al equipo de Golden State. (2:15)

SHENZHEN, China - Mientras Stephen Curry se preparaba para el primero de dos juegos de exhibición en China contra los Minnesota Timberwolves esta semana, el dos veces MVP sentía una carga mayor que la habitual en un partido de pretemporada.

"El baloncesto es popular en todo el mundo", explicó Curry. "Y cuando vienes aquí a China, a estas ciudades y estos mercados que no obtienen la experiencia cercana y personal, es algo único porque esta es su oportunidad de vernos en vivo. Creo que desde la última vez que vinimos aquí en 2013 la popularidad de los Warriors ha crecido 10 veces por lo que va a ser un ambiente diferente esta vez y estoy deseando eso."

Cuando Curry entró en la duela por primera vez en el Centro Universitario de Shenzhen, su intuición sobre el ambiente en el que se encontraba del otro lado del mundo resultó ser correcta. Los aficionados chinos se volvieron locos por algo que Curry hizo. Corrieron por todo la duela para echar un vistazo a su héroe en acción, vestidos con las camisetas con el 30 de los Golden State Warriors. Incluso los funcionarios de seguridad sostuvieron cámaras para tratar de capturar un recuerdo de su rutina de disparos antes del juego. Curry ha hecho en China lo que ya logró en Estados Unidos: Que las actividades habituales antes del juego fueran un evento imprescindible para los aficionados de todas las edades.

"Fue una locura", dijo Curry sobre la atmósfera después de laa derrota por 111-97 ante los Timberwolves. "Una casa bastante llena una hora y media, dos horas antes del partido. Ellos querían obtener la experiencia completa ver cuando se pisa la duela para los calentamientos. Estaba de vuelta en el vestuario cuando KD estaba disparando y la clavó en su entrenamiento y fue como ganar del juego, se podía oír todo hasta el vestuario, así que es genial ".

Los jugadores de ambos equipos sintieron el mismo tipo de responsabilidad de la que que Curry habló a principios de semana. Saben que están en medio del campo de entrenamiento de una larga temporada de la NBA, pero también entienden que son embajadores de un juego que está generando una nueva ola de popularidad en un país compuesto por mil 300 millones de personas.

"Parecía más un partido de temporada regular que un partido de pretemporada", dijo el hombre grande de Timberwolves, Karl-Anthony Towns. "La intensidad estaba ahí, la fisicalidad estaba allí, la atención al detalle estaba ahí, así que fue muy divertido".

La diversión ha sido la palabra óptima a lo largo de la primera etapa del viaje para ambos equipos, y es algo que Curry ha tratado de abrazar a medida que navega su camino hacia el tipo de celebridad mundial que tan pocos atletas logran.

El encanto del juego de Curry tanto en casa como en el extranjero es que su juego en la duela habla un lenguaje universal. Hay una alegría única para los aficionados al verlo. Es por eso que los aficionados chinos se regocijaron cuando marcó sus tres primeros puntos y comenzaron a cantar "Curry, Curry" en el cuarto cuarto, rogando al entrenador de los Warriors, Steve Kerr, que volviera a poner su estrella en el juego.

Tanto como los aficionados chinos están tratando de absorber la experiencia de ver a Curry actuar en directo frente a ellos, Curry parece estar tratando de hacer lo mismo. Él sabe que no puede jugar en este tipo de escenario todos los días.

"Fue una experiencia realmente genial jugar delante de una gran multitud", dijo Curry. "Siempre que llegues a China y obtengas una experiencia diferente, es divertido ver el resultado del partido, espero que tengan un buen espectáculo y esperemos la siguiente parada (en Shanghai)".