<
>

La era de Lonzo Ball empezó con derrota

play
Clippers responden al favoritismo ante Lakers al iniciarse la temporada (1:14)

Blake Griffin anotó 29 puntos mientras que el novato Lonzo Ball, por los perdedores, no tuvo el mejor de los estrenos. (1:14)

El juego de apertura de temporada fue una abierta derrota para Los Angeles Lakers 108-92 frente a LA Clippers. El quinteto amarillo-purpura no pudo contrarrestar a Blake Griffin quien lideró la canasta con 29 puntos.

Los Lakers lucieron inexpertos, y el esperado debut de Lonzo Ball no fue el inicio estelar que el equipo buscaba. Para el arranque del cuarto periodo los Clippers ya lideraban el marcador por 20 puntos. Los Lakers llevaron la ventaja por un corto lapso con solo dos unidades, pero rápidamente se les desplomó la defensa.

Ball, quien tuvo dificultad en la ofensiva en la primera mitad, terminó con 3 puntos (1-6 de campo), cuatro asistencias y nueve rebotes, para el descontento de los fanáticos que en las filas del Staples Center sueñan con un campeonato a sus espaldas.

Los Clippers alzaron el vuelo llevando la delantera en el primer cuarto 27-19. Al lado de Griffin, también celebraron los dos dígitos Patrick Beverley (10), Danilo Gallinari (11), DeAndre Jordan (14), y Lou Williams (12).

Los Lakers tuvieron aciertos de dos cifras con Larry Jance Jr. (14), Jordan Clarkson (18), Brandon Ingram (12) y Brook Lopez, quien lideró la quinteta con 20 puntos.

Sin embargo se quedaron cortos para remontar el marcador y en la amargura infinita Brandon Ingram falló en la ofensiva, y solo acertó 3 de 15 de campo.

Con las caras largas los Lakers hablaron de las deficiencias de su equipo, Ball reconoció los errores, pero la victoria de los Dodgers en el béisbol, pareció levantarle el ánimo cuando se dirigió a la prensa.

"Patrick Beverly tiene un juego rudo y esto es baloncesto, hoy no pudimos concretar lo que queríamos, pero es solo el comienzo… estoy contento por los Dodgers, hoy no todo son malos ratos" dijo Ball.

El propio Magic Johnson, quien es presidente de las operaciones de los Lakers habló con la prensa al medio tiempo, para entre otros temas, felicitar con bombo y platillo a 'su equipo', los Dodgers, quienes le pintaron de azul la sonrisa.

"Estaba sudando todo el día por Lonzo Ball, y ahora estoy sudando por los Dodgers también… No les puedo decir lo emocionado que estoy, es una locura, no se han dado los resultados aquí, pero al mismo tiempo estoy en la Serie Mundial, ha sido una noche increíble", dijo la leyenda del baloncesto.

Entre los asistentes, el infaltable Jack Nicholson estuvo apoyando al equipo amarillo en primera fila, pero esta vez no les trajo suerte en la pintura de la noche angelina.