NBA Equipos
Martín Bater 29d

Top 10 de la Semana: Carmelo satisface, Lonzo deja dudas en su debut

¡Bienvenidos a la edición inaugural de la temporada 2017-18 del Top 10 de la Semana de la NBA! Que bien se siente estar de regreso con la columna semanal que saldrá cada viernes como sana costumbre desde hoy hasta el final de la campaña de la mejor liga de básquetbol del planeta.

Ahora que ya los emocioné y les pianté un lagrimón, les cuento que si todas las semanas son como la que acabamos de arrancar desde acá hasta abril, entonces deberán buscar el desfibrilador y prepararse para la mejor temporada regular del siglo 21 en la NBA.

La Conferencia Oeste demostró desde el vamos que cada noche será como una carrera de armamentos entre potencias mundiales. Los Golden State Warriors cuentan con la bomba atómica que puede aniquilar las esperanzas de todos por segundo año consecutivo, pero los ejércitos de San Antonio, Houston y Oklahoma City buscan derrocarlos y demostraron que cuentan con su propio arsenal de momentos explosivos.

En el Este, la lamentable lesión catastrófica de Gordon Hayward (de la cual hablaremos más adelante) diezmó a los Boston Celtics y parece allanarle el camino a las Finales de la NBA a los Cleveland Cavaliers, aunque en Toronto y Washington D.C. nos quieren hacer recordar lo que sucede cuando uno asume algo de antemano.

Con todo este preludio ya hecho, me gustaría volver a Oklahoma City para repasar lo que fue el reencuentro tan esperado entre Carmelo Anthony y los New York Knicks. Por primera vez desde el 2011, ellos no fueron aliados, sino que enemigos. Y uno de ellos quedó humillado en casa ajena.

Carmelo se siente cómodo en su nuevo hogar

Carmelo Anthony debutó en la NBA en el 2003, pero su debut con el Oklahoma City Thunder (la tercera y posiblemente última parada para el alero de 33 años) en la victoria por 105-84 sobre los Knicks seguramente lo puso tan o más nervioso que cuando él era un novato.

Su nivel de intensidad era notorio desde que él precalentaba más serio que una momia con una campera y capucha puesta.

Cuando él encestó la primera canasta del partido con un triple desde la esquina derecha, lo celebró como si ese hubiese sido el tiro que ponía al Thunder en ventaja con dos minutos por jugar en las Finales.

Por cierto, precalentar bajo techo con capucha es el equivalente de entrar a una discoteca con anteojos puestos. Aunque…Capuchas Melo, me gusta cómo suena eso. Maldita sea, es un genio.

No nos vayamos por las ramas y enfoquémonos en lo que fue un debut inconsistente del tercer integrante del súper trío que completan Russell Westbrook y Paul George. Carmelo terminó con 22 puntos, dos tiros bloqueados y dos balones robados, pero los números no cuentan toda la historia.

Sabiendo que Carmelo enfrentaba a su ex equipo, Westbrook se ocupó de distribuirle el balón con frecuencia a su nuevo compañero y solamente contó con 12 tiros de campo comparados con los 20 de Melo. Paul George se conformó con 13.

Para que sepan lo rara que es ese tipo de generosidad en el base del Thunder, él promedió 24 tiros de campo por partido como Jugador Más Valioso y contó con 12 o menos en un encuentro en apenas tres de 81 ocasiones la temporada pasada.

Sin embargo, Carmelo no supo maximizar esas oportunidades y se estacionó demasiado detrás de la línea de triples, encestando tres de 10. Es más, sus nervios eran evidentes al errarse sus próximos seis intentos tras ese triple inicial.

Su +/- definitivo fue de 0. En otras palabras, su equipo ganó por 21 pero empató cuando él estaba en la duela. En comparación, George, Westbrook, Steven Adams y el escolta suplente español Alex Abrines obtuvieron +/- más acordes al trámite del partido de entre +23 y +29.

Eso no quiere decir que Carmelo Anthony decepcionó o necesariamente desentonó, sino que él se fue soltando a medida que su equipo lo hizo con un parcial de 65-44 desde el final del segundo cuarto en adelante. Les queda mucho por mejorar tanto a Melo como a sus compañeros, pero el primer capítulo de su historia fue alentador.

Una bola de expectativas en Los Ángeles

Lonzo Ball todavía no ha ganado un partido, mucho menos una división, un galardón como MVP o un anillo de campeón, pero no cabe duda que él es el novato más famoso de la NBA desde que un tal LeBron James arribó a la liga en el 2003 y filmó su primer comercial de zapatillas Nike antes de su debut oficial.

En aquella propaganda, todo el público está con los ojos posados en un LeBron que contaba con el balón en sus manos como Cleveland Cavalier por primera vez y enfrentaba a Mike Bibby (¿se acuerdan de él?). De repente él parece petrificarse y todos se indignan al pensar que “no puede lidiar con la presión”, pero él de repente se ríe y procede a desbordar como si él sabía que él estaría en control de la liga, no viceversa.

Bueno, Lonzo Ball también protagonizó un comercial de una tienda de zapatillas (Foot Locker) antes de encestar su primer doble como profesional. Al igual que LeBron, él no eludió la narrativa que la gente piensa que “conoce” sobre él y su padre para darle un giro de 180 grados a la percepción popular.

A partir de ahora hasta mediados de abril, la reputación de Ball dependerá solamente de lo que él logre hacer dentro de la duela como base estelar de los Los Angeles Lakers. Lo que digan su papá LaVar, sus rivales, o la prensa resonará tan poco o tan fuerte como él lo permita con sus canastas y sus asistencias supuestamente prodigiosas.

Sus tres puntos, cuatros asistencias y nueve rebotes en 29 minutos de acción durante la contundente derrota por 108-92 contra los LA Clippers este jueves dejaron bastante que desear. Bah, en realidad uno de los mejores defensores de la NBA como Patrick Beverley se lo comió de cena y de postre sin importar lo que digan las palabras vacías de su padre LaVar.

“Beverley gritó afuera del vestuario: ‘Hijo de p---- endeble. Tráiganlo a la cancha y lo voy a aniquilar’. Se presume que Beverley se refería a Lonzo Ball”.

Ok…. ¿amor y paz?

Lo bueno es que Ball es el protagonista principal de esta telenovela basquetbolística y él es capaz de cambiar la narrativa de su temporada. Él es un novato de apenas 19 años de edad que carga con la responsabilidad de ser el presente y futuro de una de las franquicias más veneradas del deporte en general, no solo del básquetbol.

Lo ideal sería que lo dejemos madurar poco a poco, que su padre hable menos y sus pases hablen un poco más.

3. Los mejores partidos de la semana pasada (Martes 17 al Viernes 20 de Octubre)

Martes 17: Golden State Warriors 121-122 Houston Rockets.

Los campeones recibieron sus anillos y su ovación antes del partido, pero los Rockets rieron últimos cuando lo que hubiese sido el tiro ganador de Kevin Durant le quitó el aire a la afición californiana al ser invalidado por haber ocurrido después de la chicharra que marcó el final de un partido que los Warriors ganaban por 16 en el tercer cuarto.

Gran noche de James Harden con 27 puntos, 10 asistencias y seis rebotes. El tiempo no para, y Harden tampoco.

Martes 17: Cleveland Cavaliers 102-99 Boston Celtics.

Vale la pena destacar al espíritu de pelea de unos Celtics devastados por haber perdido a Hayward, su segundo mejor jugador, en el primer cuarto. Sin embargo, eso no fue suficiente para que el regreso de Kyrie Irving a Cleveland como integrante de otro club por primera vez culmine con un final feliz para Boston.

Miércoles 18: Washington Wizards 120-115 Philadelphia 76ers.

A los Sixers les queda mucho por aprender, y eso quedó en evidencia por un minuto final fatal para ellos repleto de balones infantiles perdidos cuando estaban abajo por dos o tres puntos.

Lo positivo para Filadelfia es que Joel Embiid tuvo 18 puntos y 13 rebotes en 27 minutos de acción y salió enterito físicamente del Verizon Center. Ahora queremos ver más.

4. Volcada de la Semana: John Wall (Wizards) vs. 76ers. Miércoles 18.

T.J. McConnell intentó pararlo y quedó en el suelo. Timotheu Luwawu-Cabarrot intentó bloquearlo y falló miserablemente. Humille, maestro.

5. Jugador de la Semana: Giannis Antetokounmpo

Pensé en Harden, en Wall, y en Hassan Whiteside por sus 26 puntos y 22 rebotes en Orlando para el Miami Heat, pero me quedé con el show del Fenómeno Griego en Boston para que sus Milwaukee Bucks debuten ganando por 108-100 contra los Celtics.

Los 37 puntos con un 59 por ciento de efectividad en tiros de campo, 13 rebotes, 3 asistencias y tres robos de Antetokounmpo permitieron que los Bucks prevalezcan con categoría en Boston.

6. @ESPNDatos de la Semana

Sin repetir y sin googlear, ¿saben para qué equipo juega Dwight Howard ahora?.

La respuesta: Charlotte Hornets.

Howard tuvo un inicio agridulce, ya que él jugó bien con 10 puntos y 15 rebotes pero su equipo perdió por 102-90 contra los Detroit Pistons.

7. Ranking de la Semana: Mejores debuts de novatos en la temporada 2017-18.

1. Jaylen Brown (Alero, Boston Celtics): 40 minutos, 25 puntos, 6 rebotes vs. Cavaliers.

Brown demostró su valía como la tercera selección del Draft al tomar el manto de Hayward con facilidad en ataque encestando 11 de sus 23 intentos. Además, él no se achicó en defensa marcando mano a mano nada menos que a LeBron James. Sufrió en el poste bajo, pero no le hizo la vida fácil al mejor jugador del planeta.

2. Ben Simmons (Base, Philadelphia 76ers): 35 minutos, 18 puntos, 10 asistencias y 5 rebotes vs. Washington.

Simmons mantuvo a los Sixers a tiro de los Wizards demostrando su versatilidad y también su generosidad. Sus dos tiros libres errados de forma consecutiva activaron la promoción del conjunto capitalino para que todo Washington D.C. disfrute un sándwich de Chick-Fil-A gratis.

3. Dennis Smith Jr. (Base, Dallas Mavericks): 30 minutos, 16 puntos, 10 asistencias vs. Atlanta Hawks.

El diamante en bruto del draft se lució contra los Hawks con un doble-doble y un 50 por ciento de efectividad en su primer partido como profesional. Su potencial es inmenso.

8. Tweet de la Semana: @carmeloanthony. Jueves 19.

“Ustedes me vieron caminar por el infierno. Ahora véanme caminar fuera de él”.

Por si no quedó claro, el “infierno” al que Carmelo se refería era Nueva York y el diablo debe haber sido Phil Jackson o Ned Flanders.

Lo que es cristalino es el hecho de que Melo se marchó del mercado más grande del mundo a uno de los más pequeños, y él está feliz de la vida.

9. Lo bueno, lo malo y lo feo de la semana

Lo bueno: Parece haber más paridad en el Oeste, al menos a priori, y la intriga por el posicionamiento de cara a los playoffs descarta aquel cliché de que la temporada regular sea irrelevante.

Lo malo: La defensa del Miami Heat.

Una franquicia que se enorgullece por su garra y ferocidad defensiva fue humillada por Aaron Gordon y un Orlando Magic que les ganó por 116-109. Un paso lentos y 0-1.

Lo feo: Las lesiones de Hayward y Jeremy Lin.

En Boston son optimistas por la recuperación a pleno de Hayward tras su grotesca fractura del tobillo izquierdo, aunque no lo esperan de regreso esta temporada.

No se puede decir lo mismo en Brooklyn, ya que los doctores temen que Lin quizás nunca se recupere del todo de su rotura del tendón rotuliano y termine siendo como el ex receptor de los New York Giants Victor Cruz. Cruz era la sensación de la NFL hasta que sufrió esa lesión, tardó mucho en volver y nunca volvió a ser el mismo.

10. Mejores partidos de la semana que viene (Viernes 20 al jueves 26 de octubre)

Viernes 20: Bucks vs. Cavaliers (7 PM ET, ESPN). LeBron visita a Antetokounmpo en el debut de los Bucks como locales.

Domingo 22: Oklahoma City Thunder vs. Minnesota Timberwolves (7 PM ET). Si te cansaste de ver fútbol americano, sintoniza este duelo de súper tríos en Oklahoma.

Miércoles 25: Miami Heat vs. San Antonio Spurs (8 PM ET, ESPN). Manu Ginóbili siempre recibe mucho apoyo del contingente argentino que lo adora en Miami.

^ Al Inicio ^