NBA Equipos
Martín Bater 13d

Bucks y Suns consiguen un negocio óptimo para ambos

El mundo de la NBA volvió a sacudirse este martes cuando se dio a conocer la noticia de que Eric Bledsoe, el base que pasó de la “peluquería” al destierro en Phoenix, se marcharía a los Milwaukee Bucks como parte de un canje que convierte a los Bucks en contendientes legítimos de la Conferencia Este y convierte a unos Phoenix Suns renacidos de las cenizas en un equipo con un futuro verdaderamente prometedor.

Repasemos lo que esta transacción, una más de una temporada impredecible, significa para ambos equipos y el resto de la NBA.

¿QUÉ SIGNIFICA PARA LOS BUCKS?

Bueno, en principio la llegada de Bledsoe los eleva de la mediocridad a la que se ha acostumbrado desde que ganaron 52 juegos durante la temporada 2000-01, no tan curiosamente la última en la que alcanzaron las Finales de la Conferencia Este antes de caer ante los Philadelphia 76ers de Allen Iverson en siete juegos.

Aquel equipo contaba con Ray Allen y Sam Cassell como referentes, pero estos Bucks podrían llegar a ser todavía mejores con una alineación titular que incluye a un Bledsoe que contó con los mejores números de su carrera promediando 21 puntos y seis asistencias la temporada pasada, con un Malcolm Brogdon que acaba de ser Novato del Año, con un pivot que evoluciona noche tras noche en Thon Maker, un anotador capaz como Khris Middleton y, por supuesto, con un Fenómeno Griego llamado Giannis Antetokounmpo.

Ah, y Jabari Parker regresaría de su segunda rotura de ligamentos cruzados a principios del 2018 para convertir a la ofensiva de Milwaukee (una de las 10 más endebles de la liga en la actualidad) en una de las tres más temibles del Este. Consideremos que Giannis está promediando 31 puntos por partido en la actualidad y que Parker también promedió 20 antes de lesionarse en febrero.

Tony Snell, quien hasta ahora había sido el escolta titular de Milwaukee, fortalecería una banca que ya posee a otros veteranos como Mirza Teletovic, Jason Terry y Matthew Dellavedova. Bledsoe, por otro lado, será el más veterano del quinteto titular a los 27 años de edad.

Lo único que me preocupa es la armonía de los Bucks. ¿A qué me refiero? Llamémoslo el “Síndrome Thunder”.

El Síndrome Thunder ocurre cuando tres jugadores acostumbrados a tener el balón en sus manos de repente se ven forzados a compartirlo. Antetokounmpo ya era básicamente un alero-base para los Bucks, Brogdon era el armador titular y segunda opción ofensiva que ahora sería escolta a menos que lo releguen a un rol de sexto hombre, y Bledsoe contaba con la tendencia de ser el centro del universo en Phoenix.

Eso sí, en Las Vegas ya ven a esta nueva situación con optimismo e incrementaron las chances de los Bucks de ser campeones de la NBA de 40-1 a 30-1 y del Este de 12-1 a 10-1.

¿QUÉ SIGNIFICA PARA LOS SUNS?

La partida de Bledsoe primordialmente significa librarse de un cáncer en el vestuario, de alguien que ventiló sus deseos de marcharse de Phoenix en las redes sociales tras no encontrar la respuesta deseada de parte de la dirigencia.

Su marca actual es de 4-7 y no van a ningún lado más que a la lotería del draft 2018, posiblemente con posibilidades concretas de ser los monarcas de este con tres selecciones potenciales en la primera ronda siempre y cuando la que reciban del Miami Heat caiga del octavo puesto para abajo y que la de los Bucks tampoco se vea protegida.

Greg Monroe, por su parte, no es más que un contrato a punto de expirarse en el 2018 que les permitría incrementar su presupuesto de nueve a hasta 23 millones por debajo del tope salarial la temporada que viene, según Bobby Marks de ESPN.com.

De esta manera, se podría decir que los Suns están confiando en el progreso de Devin Booker como estrella de la franquicia y en su propio “proceso” para rodearlo con talento legítimo a partir del draft que viene.

¿QUÉ SIGNIFICA PARA EL RESTO DE LA NBA?

Los Bucks son un nuevo dolor de cabeza para los Cleveland Cavaliers y los Boston Celtics, uniéndose a la segunda línea de los Washington Wizards y Toronto Raptors como aspirantes a la corona.

Antetokounmpo y Bledsoe son dos jugadores muy talentosos que sin embargo todavía no han encontrado la receta necesaria para saber cómo ganar de forma consistente.

Estadísticas individuales o éxito colectivo, esas son sus dos opciones. Dependerá de uno o ambos de ellos aceptar que la gloria no llega sin una dosis importante de sacrificio.

^ Al Inicio ^