<
>

Warriors toman revancha del Heat en Miami

play
Un habilidoso Curry diserta ante los Heat (0:19)

Steph Curry toma la pelota más allá de la distancia de 3 puntos, dribla hacia su izquierda y hunde la bandeja mientras recibe una falta. (0:19)

MIAMI – Un triunfo sobre los Golden State Warriors en el American Airlines Arena marcó para el Miami Heat la pasada temporada el punto de viraje para una segunda mitad de ensueño.

Este domingo y sin su centro estelar Hassan Whiteside, fuera de acción por al menos dos semanas, parecía que el Heat lograría la hazaña de derrotar nuevamente en su casa al mejor equipo de los últimos tres años.

Pero luego de una primera mitad cerrada, en la que los visitantes terminaron con estrecha ventaja de 62-60, los campeones de la NBA comenzaron a carburar a todo vapor y para el cierre del tercer parcial ya ostentaban una cómoda diferencia de 22 puntos, 99-77.

“Fue un gran esfuerzo conjunto, cuidamos el balón y supimos defender. Ellos nos anotaron nueve triples en la primera mitad y en eso nos enfocamos durante el descanso del medio tiempo”, explicó el coach de los campeones, Steve Kerr.

“No sé bien cuántos triples lograron anotar ellos en la segunda parte, pero creo que no fueron muchos. Entonces, ofensivamente fuimos pacientes y cuidamos la pelota. Creo que en el tercer cuarto sólo perdimos el balón cinco veces”, agregó Kerr.

En el segundo cuarto, Shaun Livingston fue expulsado por el árbitro Courtney Kirkland.

“La razón por la que lo expulsé fue porque Livingston hizo contacto físico conmigo. Eso automáticamente implica una falta técnica y la expulsión inmediata”, explicó Kirkland.

La ausencia de un hombre como Whiteside cambió por completo el esquema defensivo de Miami, que terminó haciendo aguas luego de contener a Golden State a un promedio de tiros de cancha de 50 por ciento en la primera mitad del encuentro.

Miami intentó competir con las mismas armas de Golden State, apelando a los disparos de tres puntos.

Y de hecho, el Heat tuvo mejores resultados en ese apartado, al encestar 13 triples en 36 intentos, con Goran Dragic de 4-4, mientras que sus rivales colaron 11 de 30, con Curry de 9-5.

Pero los Warriors dominaron ampliamente la batalla debajo de los tableros, con 41 rebotes, por sólo 28 para los dueños de casa.

Asimismo, los campeones anotaron 58 puntos en la pintura, mientras Miami apenas conseguía 32.

“Este ha sido el mejor equipo de la NBA en los últimos años y siempre esperamos que los rivales nos jueguen con un esfuerzo extra. El Heat nos presionó bien en la primera parte, pero pudimos hacer nuestro juego en la segunda mitad, defendiendo mejor en el perímetro y moviendo la pelota más para llevarnos el triunfo”, dijo Stephen Curry, el mejor anotador de los Warriors, con 30 unidades, secundado por Kevin Durant, con 24.

En la segunda parte, el Heat no encontró cómo parar a Curry, Durant y compañía.

En ese tercer parcial, los Warriors anotaron para un extraordinario 71.4 por ciento de sus tiros de cancha, mientras que Miami apenas acertó el 35.3 por ciento de sus intentos.

En el último período, el coach Kerr sentó a todos sus titulares y aun así la banca amplió todavía más la ventaja, para el resultado final de 123-95.

“Contra este equipo no puedes descuidarte, porque cuando huelen sangre, van a cazarte. Golden State ha llevado el juego a un nivel superior. Me satisface la forma en que los muchachos compitieron en la primera mitad, pero luego, cuando le das la más mínima oportunidad a ellos, te van encima como una bola de nieve cuesta abajo, que va creciendo hasta aplastarte”, reconoció por su parte el coach de Miami, Erik Spoelstra.

Sobre el trabajo del novato Bam Adebayo, supliendo la ausencia de Whiteside, Spoelstra tuvo palabras de elogio para el debutante.

“Él hace muchas pequeñas cosas bien, aunque todavía no ha agarrado firmemente nuestro concepto defensivo. Pero está aprendiendo y rápido. Es muy disciplinado y ya se ve la diferencia en su trabajo de hoy, comparado con hace dos meses”, agregó el entrenador de Miami.

A la mitad del partido se anunció la presencia en primera fila de Derek Jeter, el legendario ex jugador de los New York Yankees y actual dueño de los Marlins de Miami, quien fue recibido con una mezcla de aplausos y abucheos, estos últimos por el inminente cambio del jonronero Giancarlo Stanton a otro equipo.