<
>

Seguridad evita enfrentamiento entre Rockets y Clippers

play
CP3 volvió pero sin final feliz ante los Rockets (2:17)

En un acalorado encuentro, Houston venció a los Clippers 113-102. Lou Williams anotó 31 puntos, mientras Blake Griffin agregó 29 antes de su expulsión. (2:17)

A solo minutos de terminar el juego donde los Clippers vencieron a los Rockets 113-102, un supuesto intento de algunos jugadores de los Houston Rockets por confrontar al escolta de los locales Austin Rivers fue frustrado por elementos de seguridad en el Staples Center según confirmaron fuentes a ESPN.

“Estábamos donde debíamos estar, en nuestro camerino…nosotros no podemos controlar lo que los demás hacen, controlamos lo que nosotros hacemos y estábamos en nuestras sillas, eso es todo” dijo Blake Griffin al preguntársele sobre el incidente.

Dos policías uniformados estaban resguardando la puerta que conecta a través de un pasillo los camerinos de los visitantes con el de los Clippers.

“Nada paso a mayores” fue lo único que quiso contestar el oficial de turno a ESPN Digital al cuestionársele sobre lo sucedido.

Según fuentes consultadas por ESPN, los jugadores James Harden, Trevor Ariza, Gerald Green, y Clint Capela habrían intentado entrar al camerino de los Clippers por un pasillo trasero; Capela aparentemente habría golpeado la puerta y alguien del otro lado se la cerró para impedir el paso, dando aviso a seguridad.

Personal del Staples Center toma el control de la situación y termina escoltando a los cuatro hombres de Houston sin que ninguno alcanzara a tener contacto físico o verbal con jugadores de los Clippers, según la fuente.

“Nuestro equipo estaba en su camerino, les dejaré a ustedes hacer el resto de la investigación, y solo les digo que el equipo completo de ellos no estaba en su camerino, ustedes tendrán que resolverlo” aseguro el entrenador Doc Rivers al ser cuestionado por la prensa.

Antecedentes de la riña

En el último cuarto del juego Griffin salió expulsado, faltando solo tres minutos anotó una canasta cometiendo una falta contra Chris Paul debajo del aro, el jugador estrella de los Rockets hizo el reclamo a los árbitros, mientras el entrenador Mike D’Antoni parecía gritarle palabras inapropiadas a Blake.

Tras ser confirmada la falta a Paul, se penalizó, y se impusieron dobles técnicas a Griffin y D’Antoni, lo sucedido provocó la rabia de Blake y existió un aparente intercambio de vocabulario ofensivo.

“Lo vi hablándole mal a mi entrenador, así que lo defendí” aseguro Paul, y al preguntársele cuales fueron sus palabras hacia Blake, dijo que “lo que hubiese sido estoy seguro que mi madre me diría que cuidara mi boca”.

Al faltar tan solo algo más de un minuto para terminar el juego, Griffin agarró el balón cerca de la banda e impidiendo que saliera lo arrojó intencionalmente contra la espalda de Eric Gordon, tras el incidente Blake y Trevor Ariza también intercambiaron palabras ofensivas y terminaron recibiendo dobles técnicas y la expulsión del partido.

En Twitter Austin Rivers hizo burla de los memes que se generaron a raíz del incidente en las redes sociales, asegurando que ni siquiera había jugado.

Ninguno de los dos equipos, ni tampoco la NBA se ha pronunciado sobre sanciones a raíz del bochornoso episodio.