<
>

Lonzo conversa sobre LaVar, LeBron, hacer música y convertirse en padre

play
El rap, la válvula de escape de Lonzo Ball (2:18)

El armador novato de los Lakers habla de cómo comenzó en el rap, dónde escribe sus temas, y el rol de su extravagante padre como aliado musical. (2:18)

La siguiente nota es una versión extendida del artículo que apareció originalmente en la edición del 27 de abril de ESPN The Magazine

Dentro de un estudio de grabación en Los Ángeles, el novato de los Lakers Lonzo Ball, de 20 años, probable salvador de la franquicia tanto de día como de noche, además de rapero cuando dispone de tiempo, se dirige a su micrófono y me entrega sus letras. "Lo puedes hacer", dice Ball. Sin embargo, tenemos un pequeño problema. "Hay que bajar el micrófono, bieeeeen abajo", me bromea el base de 6 pies, 6 pulgadas de estatura mientras ajusta el micrófono para que llegue a su punto más bajo, o sea, mi cabello. "¿Alguien tiene un banco?", pregunta.

Esta es la forma en la cual el segundo seleccionado en el Draft 2017 de la NBA me permite entrar a su santuario creativo (donde grabó Born 2 Ball con su propia disquera, Big Baller Music Group) para así charlar sobre su música, su bebé pronto por venir y una escuadra joven y prometedora que tiene a varios aficionados a los Lakers (incluyendo a este servidor, hincha de por vida de los Lakers) imaginándose un futuro brillante, con o sin la presencia de cierto salvador de franquicias oriundo de Ohio.

ESPN The Magazine: Pues, descargué tu álbum. Hasta pagué por él, por cierto. De nada.

Ball: Lo aprecio.

No soy Pharrell Williams, pero tienes talento para ser un rapero novato. ¿Qué te motivó a hacerlo?

Solía escribir letras por diversión todo el tiempo, incluso de pequeño. Sin embargo, este año lo tomé en serio por primera vez. Es una forma de expresarme. Mi vida gira en torno al baloncesto, pero aquí consigo libertad. Puedes decir lo que quieras, no hay restricciones. Puedes liberarte. Es terapéutico.

Sin embargo, no eres cualquier rapero novato. Tus detractores querrán ver fracasar a Lonzo Ball. ¿Sientes alguna presión extra para no ser un rapero mediocre?

(Risas) Independientemente si a la gente le gusta o no, lo disfruto y me divierto haciéndolo. Uno debe hacer lo que le haga feliz. Ser su propia persona, crear su música y ser uno mismo.

Shaquille O'Neal lanzó un álbum y obtuvo disco de platino. Después hubo mucha basura: Deion Sanders, Jason Kidd, Kobe Bryant, etcétera. Sin embargo, hay un regreso del atleta-rapero. Damian Lillard y Le'Veon Bell son sumamente buenos.

(Iman) Shumpert.
Me gusta Shump. ¿Quién es el mejor en este negocio?

No voy a decir que alguien sea mejor que yo, aunque aparte de mí, escogería a Dame. Me gusta la música de Dame.

Durante los recesos, ¿ustedes llegan a conversar con los titanes del negocio musical sentados frente a la cancha? Algo así como: "Oye, ¿puedes escuchar mi música y contactarme?"

(Risas) Nunca lo he hecho. Aunque, Migos estuvo en el partido en Atlanta y dijeron que eran aficionados a mis canciones. Es muy bonito poder escuchar de tus artistas favoritos, gente de la talla de Jermaine Dupri, y saber que la han escuchado.

¿Qué piensan tus compañeros con respecto a tu música?

En su mayoría, les gusta. Kuz (Kyle Kuzma) se burla de mí, pero la escucha, por eso, no sé a qué se refiere. "Get Off" es la favorita del vestuario.

Si tuvieras que lanzar una canción en son de "tiradera", ¿quién sería tu objetivo?

Kuz. Debería hacerlo este verano, burlarme de su chaqueta de lana.

¿Por qué siempre se burlan de la chaqueta de lana de Kuz?

Vistió la misma chaqueta de lana, lo juro, cinco días seguido. Pensábamos: "Muy bien, hermano, lo entendemos, te encanta la lana. Pero cambia de color o algo así". Pieles falsas, chaquetas de cuero, cuellos de tortuga (Risas). Sólo desea llamar la atención.

Entonces, si Kuz es el Laker peor vestido, ¿quién es el más popular entre las damas?

Discretamente, Kuz. La Kuz manía está de moda. Sí, le concedo eso.

¿Es cierto que tu primer concierto será en Lituania?

Quiero hacer algunos conciertos este verano. No sé aún con respecto a Lituania, pero todos aman a mi familia allá, entonces, pienso que aunque apeste como rapero, no me lo dirán (risas). Quizás ni siquiera entiendan lo que digo.

Hablemos de baloncesto. Sumaste estadísticas, mostraste un potencial fenomenal, aunque también confrontaste ciertas dificultades. ¿Qué calificación le darías a tu temporada de novato?

Me califico con una B. No creo que lo hice tremendamente bien, no creo que lo haya hecho mal. Aunque no haber clasificado a los playoffs es duro. Ese era el objetivo. Pensé que contamos con talento suficiente para lograrlo. No obstante, estoy contento. Ganamos más partidos de los que conseguimos el año pasado. Eso es una ventaja.

Sabes que mi sangre es morada y dorada. He sido aficionado desde...

¿Antes que yo naciera? (Risas)

Correcto. Y tenemos unas expectativas tan altas con respecto a ti. ¿Cómo asumes el peso que eso conlleva?

Obviamente, hay cierta presión inherente a ser el segundo seleccionado del draft, todas las cosas que mi papá ha dicho, como se supone que debí llegar y cambiar todo el programa. Mi única meta es ganar el campeonato tan pronto como sea posible. Todos quieren ganar el Más Valioso o el premio al Jugador Defensivo del Año. Yo quiero un anillo.

¿Te gustaría saber lo que dicen los aficionados de los Lakers sobre ti en los bares?

(Risas) Muy bien, no hay problema.

Nos preguntamos, ¿quieres alcanzar la grandeza? LA GRANDEZA, toda en mayúsculas.

Claro que sí. Quiero ser el mejor jugador que jamás haya existido. Por eso juego. LeBron quiere ser el mejor. Kobe quería ser el mejor. Así es uno.

Te pregunto esto porque, tal y como los aficionados dicen a menudo, no muestras mucha emotividad en la cancha.

Sí. Sé que juego con mucha pasión, pero, cuando me ven desde afuera, la gente dice: "Es un jugador pasivo. No juega duro". Y otros dicen: "Es que lo hace ver fácil. Es muy elegante". Así juego yo. Siempre he sido la misma persona. No soy muy expresivo. No voy a gritarle a los árbitros.

¿Cuándo fue la última vez que algo te enfadó?

¿Realmente enfadado? Probablemente fue algo con Melo, mi hermano menor me molesta. También está la gente que hace ruido al masticar, hace ruido en el cine con las palomitas de maíz, como mi hermano LiAngelo cuando come dulces, eso me enfada. Aunque creo que el enfado es una emoción que se desperdicia. ¿Por qué vas a permitir que otras personas determinen la forma en la cual vives tu vida?

Además, siempre hablamos de la forma tan peculiar que tienes de encestar. Este verano, ¿piensas en reconstruirla, cambiarla o mantener esa forma?

Me mantendré haciendo lo mismo. He hecho mis tiros de la misma forma durante mucho tiempo. Si la cambio, no va a mejorar. Estoy confiado con ella. Si tengo espacios, voy a lanzar. Tengo que trabajar en ella hasta que se haga algo constante. Además, quiero trabajar en mi lanzamiento a rango medio. Con tantos pick-and-roll en la NBA de hoy, poder llegar a la línea e intentar encestar con tiros flotadores ayudará mucho. Además, en lo físico, debo hacerme más fuerte. Estoy marcando a hombres fornidos con tantos cambios defensivos, por eso le pondré mucha importancia a la sala de pesas este verano.

Aparte de tu mejoría en el enceste, la mayoría de los aficionados también están orando por dos cosas este verano: (que los Lakers firmen) hombres a salario máximo, uno de ellos es LeBron. ¿Qué te gustaría que ocurriese?

Si llega LeBron, grandioso. Si no es así, pues le deseo lo mejor. Me gusta nuestro equipo como está hoy en día, siéndote honesto. Tenemos mucho talento joven y en crecimiento, como es mi caso, el de Kuz, Brandon Ingram está creciendo mucho, Julius Randle mostró verdadera evolución este año. Me encantan y seremos un equipo muy especial en el futuro. Mientras tanto, estamos aprendiendo juntos, divirtiéndonos dentro y fuera de la cancha, como lo hicimos recientemente jugando bolos. Quizás ese sea mal ejemplo porque ganaron Luke y los viejos. Estuvimos terrible.

Hay un tema que divide a los aficionados en todo Estados Unidos: tu papá.

(Risas) Sí, definitivamente.

Con toda franqueza, no quiero hablar hoy sobre LaVar. Quiero escuchar de tu parte, sobre ti. Aunque si te voy a preguntar con respecto al arte de la portada de tu álbum: ¿Por qué usaste esa foto del bebé Zo y LaVar?

La encontré al revisar viejas fotos y pensé que era chévere. Desde que tenía esa estatura, (papá) ha hablado de la misma forma que lo hace hoy en día. Simplemente dejo que viva su vida y sea libre. No estaría aquí de no ser por él. Me ha enseñado todo lo que sé. Me involucró temprano en la música, me puso a practicar baloncesto desde temprano, me entrenó durante toda mi vida. Le debo muchísimo.

Pronto serás padre. ¿Niño o niña?

Aún no lo puedo decir.

Te entiendo. Mi hermano y mi cuñada están esperando, y andan como locos con todo el tema del sexo del bebé.

(Risas) Es algo serio.

¿Qué pasa por tu mente a medida que se acerca la llegada del Bebé Ball?

Cuando lo oyes por primera vez, es una locura, ¿sabes? Tu vida está a punto de cambiar, rápidamente. Hablé con papá, y básicamente me dijo: "Intenté ser el mejor padre que pude ser. Ahora, es tu turno de ser el mejor padre que puedas ser para tu bebé. Sólo encárgate de cuidarlo". Debo madurar un poco más rápido que algunos de mis colegas, aunque todo ocurre por una razón. Realmente lo creo. Creo en Dios y él quería que esto ocurriese. Entonces, es una bendición, y yo y Denise (García) no podemos esperar a que llegue el 16 de julio, la fecha prevista del parto.