<
>

Victor Oladipo apunta a Pacers como candidatos al título

play
Tercera victoria de la temporada de los Pacers sobre Knicks (1:04)

Domantas Sabonis anotó 22 puntos, Victor Oladipo agregó otros 19 e Indiana llegó a 28 triunfos, de visita en el Madison Square Garden, este viernes. (1:04)

NUEVA YORK - Los Indiana Pacers se han convertido en uno de los equipos más interesantes de la Conferencia Este de la NBA, de la cual se encuentran en el tercer puesto de la clasificación, sólo por detrás de los Bucks y los Raptors.

Nate McMillan, en su tercera temporada como máximo responsable del equipo, ha conseguido engrasar una maquinaria más que interesante y en la cual destaca por encima del resto Victor Oladipo.

El base natural de Maryland, es uno ídolo total en Indiana, estado en el que se vive el baloncesto de manera especial. Oladipo decidió hacer su carrera colegial en la Universidad de Indiana a pesar de tener ofrecimientos de programas mucho más competitivos. Con los Hoosiers se consagró como uno de los mayores prospectos del baloncesto estadounidense, tanto así que fue elegido en el segundo puesto del draft de la NBA de 2013 por el Orlando Magic.

Su año de novato fue bastante bueno en Orlando, asentándose en el equipo y jugando en 80 partidos. Fueron sus propios compañeros de la clase 2013-2014 quienes le eligieron como el favorito para el Rookie del Año (que acabaría ganando Michael Carter-Williams) y también fue parte del primer equipo de novatos en el All Star, en la posición de shooting guard.

Sus tres temporadas en Orlando tuvieron un sabor agridulce pues aunque sus números fueron en aumento y pudo progresar como jugador, en su último año sufrió mucho por las lesiones y no fue capaz de clasificar a la franquicia a los playoffs en ninguno de los tres años que estuvo en Florida. Los Magic le incluyeron en el traspaso de Serge Ibaka de Oklahoma City Thunder donde vivió el momento más bajo de su carrera.

Sus números --media de 15.9 puntos, 4.3 rebotes y 2.6 asistencias por partido-- estaban muy lejos de lo que se esperaba de un jugador que estaba llamado a convertirse en un histórico de la liga, por eso nadie lloró en Oklahoma cuando meses más tarde el base, junto a Domantas Sabonis, era traspasado a Indiana a cambio de Paul George.

“Cuando me enteré de que se había consumado el traspaso, le mandé un mensaje a Domantas y le dije: ‘Si ganas en Indiana te adorarán como en ningún otro lugar’”, aseguró el jugador de ascendencia nigeriana y marfileña.

“Después del año en Oklahoma, necesitaba volver a ‘casa’, por eso también llamé a mi madre y le dije que todo iba a estar bien, que estaba de vuelta en Indiana, donde me siento muy a gusto, un lugar que conozco. No iba a un equipo cualquiera, volvía a casa”.

Su primer año no pudo irle mejor. Oladipo promedió 23.1 puntos por partido, además de repartir 4.3 asistencias y recoger 5.2 rebotes --los mejores números de su carrera hasta el momento. Su producción le valió un lugar en el equipo del All-Star de la conferencia Este, además de convertirle en un héroe instantáneo en Indiana.

Tras su victoria este viernes en el Madison Square Garden ante los Knicks de Nueva York (121-106), los Pacers cierran una racha de cinco partidos fuera de casa con tres victorias y dos derrotas, y suman un total de 16 ganados y cuatro perdidos en sus últimos 20 partidos. Son estadísticas para estar contentos, pues la franquicia está en camino a clasificar cómodamente a los playoffs al estar ubicados en el tercer lugar de la conferencia Este, con récord de 28 victorias y 14 derrotas.

La temporada parece abocada a que los Pacers vuelvan a clasificar a los playoffs, lo que sería el tercer año consecutivo que Oladipo logra llegar a la postemporada. Sin embargo, este año, será especial, pues el equipo ha hecho click definitivamente, cuenta con un Sabonis en estado de gracia tanto ofensiva como defensivamente, además de un Bojan Bogdanovic que está demostrando una gran solidez en los momentos clave de los partidos.

“Teníamos ganas de hacer un gran partido después de lo de Boston (perdieron 135-108). Queríamos cerrar esta racha fuera de casa de la mejor manera posible. Somos un gran equipo defensivamente y no lo habíamos demostrado en los últimos partidos -- hoy si lo hemos hecho en el Madison Square Garden. Éste es el camino que queremos seguir: ganar todos los partidos posibles para conseguir nuestra meta de estar en los playoffs”, aseguró Oladipo tras el encuentro contra los Knicks.

Lo cierto es que al no ser un equipo en un gran mercado, los Pacers no reciben quizás la misma atención de los medios que las franquicias de Nueva York, Los Ángeles o Miami, pero eso a a Victor Oladipo no le importa mucho, pues piensa que lo importante es tener el cariño de los suyos.

“Nosotros seguimos a lo nuestro. Vamos a seguir ganando partidos hasta que la gente entienda que somos uno de los candidatos al anillo. Los medios luego cubren a quien más les interese, pero nosotros nos vamos a enfocar en hacer un buen baloncesto y hacer felices a nuestros aficionados”, explicó el base.

Su entrenador, Nate McMillan, no podía tener mejores palabras para Oladipo tras el partido, pues el base dio una verdadera lección de liderazgo y energía en el Madison Square Garden, algo que se está convirtiendo en lo más representativo del equipo de Indiana.

“Era lo que buscábamos de Victor. Ese jugador que no sólo maneje al equipo en la cancha, sino que también nos inspire en los entrenamientos y en el vestuario. De momento, no podíamos estar más contentos con su desarrollo en la franquicia. No es el único, porque todos --incluidos Domas [Sabonis] o Boggie [Bogdanovic]-- están rayando a un gran nivel, pero lo que hemos visto hoy de Oladipo en la cancha es un reflejo de lo que significa para el equipo”.

El ex Hoosier terminó el partido en Nueva York antes de su regreso a casa --la primera vez desde el año nuevo-- con 19 puntos, seis asistencias y dos rebotes, sólo eclipsado por la brutal exhibición del hijo de la mítica leyenda lituana Arvydas Sabonis, quien firmó 22 puntos, 15 rebotes y siete asistencias. Además, Victor tuvo dos volcadas en el partido, una en un break away espectacular tras un robo defensivo. “Esto demuestra que mis jugadores tienen piernas, y eso a estas alturas de temporada es importante”, aseguró McMillan. “Oladipo puso mucha energía en la cancha y al final eso acaba por inclinar la balanza a nuestro favor”.

La temporada continúa y el equipo debe ahora demostrar que lo que han hecho en este arranque de año puede ser sostenible en lo que queda de temporada regular. Para Oladipo, más allá de su progresión y liderazgo, lo que de verdad puede encumbrar a este equipo es la continuidad en la plantilla, que durante el verano no hizo grandes contrataciones y apostó por el grupo de jugadores que McMillan había empezado a pulir el año pasado. Según el base de los Pacers, el equipo ahora mismo no se pone límite ninguno.

“La química es muy importante. Nosotros somos un gran grupo que ahora nos conocemos mucho mejor que el año pasado. Eso ayuda muchísimo, sobre todo, cuando estás intentando hacer algo especial como equipo”, explicó Oladipo en el vestuario visitante del Madison Square Garden.

“Ahora tenemos que seguir de esta manera, seguir brillando todos juntos, y si logramos eso, el cielo será nuestro único límite”.