<
>

Al Horford, un aguerrido dominicano All-Star en Boston

play
ESPN Datos: La edición 68 del Juego de Estrellas de la NBA en números (1:39)

Esta será la 2da vez que Charlotte recibe el evento. LeBron James será titular por 15ta vez consecutiva, marca histórica de la NBA. Además, Giannis Antetokounmpo lo hace por tercera vez seguida, primero en la historia de los Bucks. (1:39)

El fin de semana All-Star en la NBA es el marco ideal para hablar con un participante invitado en cinco ocasiones a esta importante cita y conocer cuál es la progresión que ha vivido en su equipo las últimas tres temporadas, cómo se mantiene en el nivel más alto a los 32 años de edad y qué espera de la presente temporada.

Se trata de Al Horford, el centro dominicano que es uno de los líderes de los Boston Celtics y quien ha sido seleccionado al Juego de Estrellas en 2010, 2011, 2015, 2016 y 2018.

Este año no fue elegido, pero Horford centra toda su atención en ayudar a los Celtics a ganar ese ansiado campeonato de la NBA que busca desde que llegó a Boston en 2016 procedente de los Atlanta Hawks.

Su historia personal es más que interesante y su estatus de veterano, no sólo en Boston sino en la liga, invita a esucharlo y leerlo con atención.

¿Cómo definirías la temporada de Boston hasta el momento?
- Todas las temporadas tienen altas y bajas. Nosotros hemos demostrado poder jugar a un nivel muy alto, pero, hemos tenido momentos peores como cuando perdimos dos juegos al hilo la semana pasada ante Clippers y Lakers. Eso, en un equipo como Boston, es muy complicado de manejar. La gente puede reaccionar de una manera que no se rige por la realidad y nos toca a nosotros como equipo mantener la calma. La temporada que hemos hecho hasta ahora es bastante buena y nos toca enfocarnos como grupo en el próximo juego, que es lo único que tenemos en nuestras manos.

Parece claro que los aficionados esperaban algo más de este equipo. ¿Han sido los Celtics capaces de identificar los motivos por los que no han estado lo finos que podrían estar?
- Tenemos que ser más consistentes en el aspecto defensivo. Es algo que hemos demostrado que sabemos hacer y para mí, cuando tenemos un buen enfoque en la defensa, es cuando considero que somos un equipo élite. Por una razón u otra no hemos sido capaces de mantener esa consistencia en el plano defensivo toda la temporada, pero si logramos hacerlo podemos aspirar a todo.

En tu caso específicamente, te mantienes en tus cifras del año pasado. ¿Cómo te sientes y cómo has tenido que adaptar tu estilo para seguir como un jugador clave a tus 32 años?
- Llevar una buena dieta y descansar. Esas son las cosas más importantes. Luego, hay muchos detalles en la preparación y la recuperación de cada partido, pero eso son los temas básicos que tengo que cuidar. Lo bueno es que en los Celtics tenemos mucho talento, por eso, mi misión puede cambiar en cada juego en función de lo que necesita el equipo. Hay noches en las que debo anotar 20 puntos, pero luego hay otras en las que el equipo me necesita para agarrar muchos más rebotes o dar asistencias, por lo que yo me preparo a conciencia, dependiendo lo que me pida el entrenador. Soy un jugador veterano, con mucho tiempo en la liga, por eso mi enfoque es ayudar al equipo a ganar de la manera en la que más pueda aportar.

Hace poco que te uniste al equipo de la campaña “Built With Chocolate Milk”. ¿Es cierto que la leche con chocolate te ayuda a rendir mejor?
- La leche con chocolate es una bebida que he tomado por mucho tiempo y ahora, específicamente, es la que uso para recuperarme después de mis entrenamientos y partidos. Tiene todo lo que necesito para ayudar a mi cuerpo en la recuperación; carbohidratos, proteínas, electrolitos, y es algo que está comprobado por la ciencia, no es algo que digo por decir. Personalmente, me siento mejor al tomarla y por eso estoy contento y orgulloso de ser una de las caras de la campaña.

Además, eres el primer latino en unirte a este equipo tan especial. ¿Qué significa para ti?
- Es un privilegio y es algo que he aceptado con mucho orgullo.

Sobre tus raíces, tu padre (Tito Horford, selección 39 en el Draft de la NBA 1988) fue el primer jugador nacido en República Dominicana en llegar a la NBA. ¿Te sientes obligado a dejar esa bandera dominicana en lo más alto?
- Es un orgullo, una responsabilidad. No sólo por ser dominicano sino por ser latino. El hecho de que mi papá haya sido el primer dominicano es todo un orgullo para mí como hijo y como deportista dominicano y algo que llevo conmigo cada vez que salto a la cancha. Siento que represento el sueño de todos los latinos que quieren llegar al jugar en la NBA y por eso no quiero dejar de aprovechar mi oportunidad.

Tu papá jugó en los Milwaukee Bucks, el equipo a vencer este año en la Conferencia del Este. ¿Fue tu primer equipo? ¿Sientes algo especial al enfrentarte a ellos?
- La verdad es que era bien chiquito cuando vivimos en Milwaukee, pero, aunque parezca raro, me acuerdo de cosas de aquella época. Claro que por “responsabilidad” fue mi primer equipo, porque mi papá jugaba allí, pero, cuando empecé a ver la NBA ya de más edad, era la época en la que Michael Jordan estaba en la cima, así que eran los Bulls el equipo que me cayó en gracia. Eso sí, cada vez que voy a Milwaukee, no sólo a jugar contra los Bucks sino cuando voy a la ciudad por cualquier motivo, siempre es algo especial, pues es una ciudad que tiene un lugar especial en mi corazón.

En los Celtics cumples tu tercera temporada, ¿cómo has visto al equipo evolucionar en estos años?
- El equipo ha cambiado bastante. Han habido muchos cambios para mejor. Uno de los motivos por los que vine fue por la promesa del gerente general de que íbamos a hacer un equipo que pelearía por el campeonato y en eso estamos ahora tras tres años de armar un gran grupo. Sé que las cosas no han sido perfectas como todos esperaban esta temporada, pero seguimos en buena posición, por lo que creo que ha sido un progreso positivo.

¿Cómo reaccionó el equipo a las palabras de Kyrie Irving hace dos semanas, cuando dejó la puerta abierta a una posible salida de Boston?
- El enfoque que tenemos es en esta temporada y nada más. Kyrie puede haber dicho cualquier cosa, pero nada de lo que pase a partir de julio importa ahora. Él, como agente libre, podrá hacer lo que quiera una vez llegue ese momento y lo que sea mejor para su familia, pero, ahora, sólo quiere jugar y ganar con los Celtics. Tenemos un equipo para pelear por el campeonato y es ahí donde está puesta nuestra atención en estos momentos.

¿Su salida del equipo de cara al año que viene sería un golpe duro de digerir?
- No nos preocupamos ni siquiera de lo que va a pasar la semana que viene. Se lo he dicho a los muchachos: pensemos en el presente, disfrutemos e intentemos ganar el anillo esta temporada. Si nos ponemos a pensar lo que pueda pasar después, nos vamos a hacer muchas películas en nuestras mentes que no nos van a ayudar para nada a conseguir el objetivo que tenemos a mano.

Hablando justamente de eso: Medias Rojas, Patriots, sobre el papel, parece ser el año de Boston. ¿También en la NBA?
(Risas) Yo diría que sí, ¿verdad? ¡Ojalá!