<
>

Lakers: para seguir adelante, necesitan verse en un espejo

play
La Noche del 'Rey': LeBron se regala un triple doble (0:35)

Con 30 puntos, 12 rebotes y 10 asistencias, James fue el motor de unos Lakers que no pudieron evitar la derrota ante los Celtics de Kyrie Irving. (0:35)

LOS ANGELES - A pesar de que Los Angeles Lakers desaparecen de la imagen de los playoffs en la Conferencia Oeste de la NBA luego de la derrota 120-106 del sábado ante los Boston Celtics, el Staples Center sigue siendo un lugar sumamente agradable para ver un juego.

La gravedad del barítono de Lawrence Tanter en sus anuncios; los jersey dorados y verdes apareciendo bajo las cálidas luces ámbar del escenario; la elegante y minimalista producción sin todo el ruido enlatado y las acrobacias desagradables que plagan muchas arenas de la NBA.

Ningún equipo ha perdido más juegos en las últimas seis campañas que los Lakers, pero todo lo que infecta las operaciones de baloncesto ha salvado amablemente las operaciones del juego, que siguen siendo de las mejores de la liga. Los Lakers siempre han tenido un regalo para la presentación y eso no ha cambiado.

Lo que estaba programado como un enfrentamiento de baloncesto de marquesina tenía poca importancia para el baloncesto. El anuncio de que Brandon Ingram estará fuera para lo que resta de la temporada por coágulos en su brazo derecho hizo que el enfrentamiento entre las dos franquicias más famosas de la liga fuera una ocurrencia tardía. El Staples Center no estaba al tanto del potencial de postemporada o de un renacimiento de la rivalidad entre los Lakers y los Celtics, o el triple doble 80 de LeBron en su carrera.

play
1:29

LeBron, triple doble pero Celtics fue demasiado

'El Rey' compiló 30 puntos, 12 asistencias y 10 rebotes, aunque no pudo evitar la contundente victoria de los Celtics 120-107

En estos dias, la plática que rodea a los Lakers es sobre todo excepto lo que sucede en la duela. En este sentido, los Lakers del 2019 son la representación perfecta de la NBA de hoy; maquinaciones, intriga, charla sobre las futuras transacciones, juegos de salón, a quién los Lakers pueden sacar esta temporada baja, a quién deben obtener, a quién obtendrán. En esta coyuntura, los Lakers son tanto un equipo deportivo como una fuente de noticias.

Los Lakers se enfrentan numerosos retos como organización. Si se toma la palabra de la dueña Jeanie Buss, no hay alguno más grande en esta temporada que los medios.

“El mayor desafío (para nosotros) es la 'noticia falsa' sobre cómo supuestamente estábamos cambiando nuestro roster completo por un jugador determinado, lo cual no es del todo cierto”, dijo Buss la semana pasada durante una conferencia de MIT Sloan Sports Analytics.

La declaración es notable cuando se examinan las fallas recientes de la franquicia. Es particularmente sorprendente cuando enumeras las ventajas materiales de las que disfruta. El equipo juega en el mercando más atractivo de la liga; su acuerdo de transmisión local les paga más de $150 millones por temporada; emplean a LeBron James; y han tenido la segunda selección en tres de los últimos cuatro drafts.

E incluso cuando los Lakers son miserables, el equipo todavía tiene una mística dorada: las fechas de televisión nacional; una lista de celebridades que asiste; la condición constante de ser Los Lakers.

¿Puedes imaginar el estado de confusión en el que debe vivir una propietaria si observa que su equipo tiene una marca de 156-320 en las últimas seis temporadas, una bendecida con todos esos activos, y concluye que la principal causa de preocupación es la información que gira en el exterior? A pesar de su falsedad, la declaración en realidad revela mucho sobre una de las verdaderas deficiencias de los Lakers. Están tan desprovistos de autoreflexión que no pueden ver algo que es bastante obvio para cualquiera que preste atención:

Los Lakers están tan enamorados de la gloria de su marca que se olvidan de la esencia del producto.

En lugar de culpar a los informes de noticias falsas que avergonzaban a su franquicia, Buss podría haber tomado una página de Robert Sarver, el propietario de los Phoenix Suns, que es el quinto con más derrotas en estas seis campañas. Él dejó constancia de su responsabilidad por la miseria que ha liderado en Phoenix, al decir: “La organización no ha funcionado a la altura de las expectativas de nuestros fans y eso me corresponde cambiarlo”.

La responsabilidad y el liderazgo no son exactamente las características distintivas de los Lakers en los últimos años. Ellos sobresalen en la óptica del liderazgo: el presidente Magic Johnson, en la conferencia de prensa de presentación de Lonzo Ball en 2017, señaló el centro de práctica donde le gustaría ver el jersey de Ball montado; el gerente general Rob Pelinka abrió “The Alchemist” y leyó un precepto vacío como si fuera un ejercicio de liderazgo de pensamiento; hablando duro con un entrenador mano a mano tras las puertas cerradas.

Los Lakers indudablemente evaluarán a su personal de entrenadores, pero hay muchos otros inventarios para evaluar, principalmente para el dueño. En algún momento, los Lakers deben reconocer que dirigir un equipo de la NBA es mucho más que un ejercicio de gestión de marca y reclutamiento de talento. Una oficina central es un proyecto de gestión como cualquier otro negocio: los equipos de la NBA producen dispositivos, solo que son victorias (o, más comúnmente para los Lakers, derrotas).

Algunas preguntas con las que Buss puede comenzar mientras realiza una autopsia a su paciente muy enfermo:

  • ¿Qué estamos haciendo mal aquí?

  • ¿Por qué tantos jugadores juegan su mejor baloncesto después de dejar nuestro equipo?

  • ¿Por qué han fracasado nuestros esfuerzos de reclutamiento en la agencia libre?

  • ¿Contratamos a las personas adecuadas para tomar las grandes decisiones?

  • ¿Es este proceso de toma de decisiones coherente?

  • ¿Por qué nuestra colección de altas selecciones de draft, en su totalidad, no se tradujo en un equipo ganador?

  • ¿Estamos capacitando a nuestro personal de entrenadores u obstaculizando?

  • ¿Los que forman parte de la organización sienten que están trabajando para lograr algo, sienten que su trabajo es valorado y hemos transmitido qué es ese algo?

En junio, Johnson dijo: “El próximo verano, si no viene nadie y todavía estoy sentado aquí, es un fracaso”. La responsabilidad es admirable, pero es revelador que Johnson considere el reclutamiento de súper estrellas como la totalidad del proyecto, como si dirigir a los Lakers fuera un curso avanzado sin nada más que el final de julio. Esta miopía explica parcialmente el pobre roster que rodea a James. (Los Lakers ahora tienen marca de 24-24 cuando él juega).

El mejor curso para los Lakers es olvidar que son los Lakers. Compórtate como si no fueras la marca más popular en deportes, como si no residieras en la ciudad más atractiva, como si no hubieras ganado 16 campeonatos o como si estuvieras impregnado de algún poder enrarecido que solo puede ser administrado por personas que forman parte de la tribu de los Lakers.

Deja de intentar restaurar algo del pasado y comienza a construir algo para el futuro.