<
>

Las jóvenes estrellas de los Celtics se adaptan a sus roles justo a tiempo

play
Jayson Tatum se ausenta y Celtics pierden ante los Clippers (1:29)

Lou Williams anotó 34 puntos, Danilo Gallinari otros 25 y el equipo de Los Angeles se impuso 115-140, para ascender al sexto puesto del Oeste. (1:29)

Cuando el delantero de los Boston Celtics, Jaylen Brown, escuchó la pregunta, hizo una pausa para pensar en ello por un momento

¿Qué había aprendido sobre sí mismo y su equipo en su impresionante carrera hacia el precipicio de las Finales de la NBA hace una temporada?

“Aprendí sobre nosotros, que tenemos muchos jóvenes talentos que realmente pueden jugar, que pueden jugar de la manera correcta, que sabemos cómo ganar”, dijo Brown.

"De mí, lo que aprendí sobre mí mismo es que cuando me colocan en la posición correcta puedo jugar con cualquiera”.

Los comentarios de Brown fueron respaldados por la forma en que él y su equipo manejaron esa carrera -una que vino con Kyrie Irving y Gordon Hayward marginados por lesiones la temporada pasada-. Pero mientras esa carrera sin dos de los All-Stars de Boston se suponía que iba a ser lo que lanzó a los Celtics a la cima de la Conferencia Este en esta campaña, se ha convertido en una de las razones por la que las personas ahora no están seguras de llegar ahí.

“Creo que, hasta cierto punto, ha proporcionado cierta incertidumbre con los roles un poco”, dijo Hayward. “Cuando tienes hombres que se supone son tus líderes, se lesionan y tienen lesiones graves y se pierden mucho tiempo, luego otros se ponen de pie y juegan bien, va a haber cierta incertidumbre ahí. Así que creo que eso nos ha afectado un poco.

“Pero hemos empezado a resolverlo ahora”.

Si realmente lo han hecho o no, ayudará a determinar hasta dónde llegará Boston.

Los Celtics -por decirlo suavemente- no deberían hacer lo que hicieron la temporada pasada.

Ellos perdieron a Hayward después de seis minutos del primer partido de la temporada con una grave lesión en el tobillo. Luego, hace un año, esta semana, Irving se cayó a la duela con lo que resultó ser una lesión de rodilla que terminó su temporada. Perder a dos All-Stars se supone debía ser lo suficiente para hundirlos (y, en realidad, debería haber sido suficiente para hundir a cualquier equipo).

Boston, sin embargo, siguió adelante en gran parte debido al juego de su trío de jóvenes -Terry Rozier, Jayson Tatum y Brown- que ganaron papeles exagerados en las ausencias de Irving y Hayward.

“Todavía siento que deberían haber ganado el Juego 7 y haber llegado a las Finales”, dijo Hayward. “Definitivamente no fue una sorpresa”.

Aunque podría no haber sido una sorpresa para los Celtics, ciertamente fue para todos los demás. La temporada pasada fue un éxito innegable y puso a los Celtics como los favoritos al entrar en esta temporada para suceder a LeBron James en la cima del Este.

“Creíamos en nosotros mismos”, dijo Tatum. “Nadie nos eligió para ganar ninguna de las series de playoffs (en las que estábamos), pero no se trata de lo que dicen las personas externas. Se trata de lo que creemos en el vestuario”.

Esa creencia, tanto individual como colectiva, ayudó a impulsar la carrera de Boston en la primavera pasada. Pero también hizo que esos tres jugadores jóvenes se acostumbraran a roles mucho más grandes de lo que estaban planeados para ellos. Entonces, cuando comenzó esta temporada, les resultó difícil volver repentinamente a los roles que se esperaba que cumplieran.

Rozier pasó de ser un titular de tiempo completo -uno que logró el estatus de héroe de culto en Boston por su impresionantes asistencias- robo de balones, el apodo “Scary Terry” y llamando “dibujo” al escolta de los Milwaukee Bucks, Eric Bledsoe, durante la serie de primera ronda- a suplente de Irving de nuevo. Brown inicialmente luchó como parte de los titulares, y finalmente fue enviado al banco. Y aunque Tatum no haya visto reducido su rol, no ha podido replicar los mismo máximos que logró en los playoffs -incluido el enfrentamiento con LeBron James en las Finales del Este-.

“Creo que todo es parte del crecimiento”, dijo el entrenador de los Celtics, Brad Stevens. “Siempre estás en un escenario diferente cada año. Cada año presenta nuevos desafíos que, en su última instancia, deberían mejorar a lo largo del tiempo.

“Estos muchachos todavía está experimentado cosas por primera vez. Y, en última instancia, el año pasado les brindó muchas oportunidades, y usted vio el crecimiento en la etapa en la que estaban. Este año, tal vez no lo vea tanto, pero deberías estar mejorando y deberías estar aprendiendo mucho. Esa es la parte, le dije a Jaylen, esta será una experiencia tan buena como la que él ha tenido nunca, cuando lo recuerde”.

Los Celtics esperan que ese sea el caso no solo para Brown, sino para el resto del equipo. Y, al menos recientemente, han habido signos de optimismo que podrían ser el caso (incluso más allá del viaje mágico de la semana pasada que el equipo afirma que ha curado sus males).

Brown siempre ha sido uno de los mejores jugadores de Boston en 2019 y la combinación de él y Hayward al salir del banco ha ganado popularidad en las últimas semanas. Boston está superando a los equipos por 5.3 puntos por cada 100 posesiones cuando los dos están juntos en la duela.

Al Horford, mientras tanto, luce como alguien completamente diferente después de haberse relanzado por una tendinitis en la rodlla a principios de la temporada, y ha estado en medio de uno de sus mejores momentos desde que se unió a los Celtics en las últimas semanas. Irving tiene posiblemente su mejor temporada como profesional en la duela y recientemente se han comprometido a dejar de usar por altibajos que le han seguido a él y a los Celtics toda la temporada fuera de la duela.

En este momento, hace un año, los Celtics se estaban mudando a un territorio inexplorado. Ellos ya estaban sin Hayward, acaban de perder a Irving y parecían destinados a una rápida salida de playoffs sin ellos.

Un año después los Celtics permanecen en territorio inexplorado. Incluso con las luchas que han soportado -al menos en relación con lo que se esperaban que hicieran- Boston todavía está en posición de tener un primer puesto en los playoffs del Este y lograr todo lo que se proyectó.

Y, si los Celtics pueden hacer todo esto, las dificultades que surgieron al tratar de hacer que esto funcione se dispararán rápidamente en esta primavera.

“Sabemos lo que somos capaces de hacer, y estábamos cerca de llegar al campeonato (el año pasado)”, dijo Tatum. “Ahora estamos tratando de superar ese montículo y llegar ahí”.