<
>

No señor, el intento ganador de Lillard no fue un mal tiro

play
'Bye Bye', así despidió Damian Lillard al Thunder (2:05)

Portland accedió a semifinales gracias a un épico partido de su estrella. Damian Lillard es el primer jugador con 50 puntos y 10 triples en un encuentro de playoff. (2:05)

No hay duda de que el tiro de Damian Lillard para acabar con la serie de primera ronda de los Portland Trail Blazers contra el Oklahoma City Thunder fue uno de los lanzamientos de postemporada más increíbles que jamás hayamos visto. ¿Pero fue un buen tiro?

Paul George, el hombre que defendía a Lillard, lo analizó.

"Eso es un mal, mal tiro", dijo George. "No me importa lo que diga nadie. Eso es un mal disparo. Pero bueno, él lo hizo. Esa historia no se contará como que fue un mal intento. Vivimos con eso".

Bueno, tal vez no.

En general, la liga realizó solo el 25.9 por ciento de los tiros desde esa distancia, por lo que es justo decir que para la mayoría de los tipos, los tiros de esa distancia no son muy "buenos".

Lillard no es la mayoría de los tipos. Él acertó el 39.2 por ciento de sus tiros de 30 a 40 pies esta temporada.

Eso es bastante bueno.

En promedio, los tiradores de la NBA convierten el 35.5 por ciento de sus triples, y George anotó el 38.6 por ciento de sus intentos de tres puntos esta temporada. En otras palabras: El 'Dame de las profundidades' parece ser una opción tan buena como el típico intento de triple de la NBA, o incluso un intento promedio de triples de Paul George.

Si es cierto que un promedio de triples de Paul George es un buen disparo, que lo es, entonces un bombazo Damian Lillard de más de 30 pies también es un buen disparo (al menos según esta muestra de 51 disparos).

Los tripleros de la NBA son mejores que nunca y más audaces que nunca. Cuando Stephen Curry anotó a su famoso tiro ganador de 37 pies en Oklahoma City en 2016, también desafió la definición de un buen disparo. Al igual que Lillard, Curry puede convertir de 30 a 40 pies alrededor del 40 por ciento del tiempo, lo que es bastante bueno para cualquier estándar. En estos días, no puede reclamar que un disparo es bueno o malo sin dar cuenta de quién hace el intento.

Los tipos como Lillard, Curry y Trae Young son especiales porque su alcance se extiende mucho más allá de lo que era normal o aceptable incluso hace cinco años. Ese trío se combinó para alcanzar 71 de sus 186 intentos en 30 a 40 pies esta temporada, convirtiéndo un 38 por ciento al tiempo que figuraron entre los tres primeros en intentos desde esa distancia.

Estos chicos están liderando una nueva generación de tiradores que están expandiendo el territorio de los buenos disparos a un ritmo rápido, y aunque la afirmación de George de que el intento de Lillard fue malo puede haber sido cierta hace algunos años, ya no es así.

Independientemente de si el tiro ganador del juego de Lillard fue un "mal, mal tiro", una cosa es cierta: Dame es un mal, mal hombre.