<
>

Dodgers no reconstruirán una máquina que no está rota

play
¿Los Dodgers quedaron en deuda? (2:23)

Carlos Nava y Enrique Rojas analizan la actuación de los Dodgers tras caer en siete juegos ante los Astros de Houston. (2:23)

Después de quedarse a únicamente una victoria de volver a saborear las mieles de una Serie Mundial, dentro de la organización de Dodgers de Los Ángeles, se considera que hay muy poco que ajustarle a una maquinaria que funcionó satisfactoriamente a lo largo de casi toda la temporada en el 2017, de cara al arranque de la próxima campaña.

Con Dave Roberts en el timón, por segundo año, los inquilinos de Chávez Ravine ganaron 104 juegos, más que ningún otro equipo que haya llevado el apellido de Los Ángeles, junto al nombre de Dodgers.

Una novena que sumó su quinta conquista al hilo en la División del Oeste y que con sus 10 triunfos, jugando pelota en el mes de octubre, totalizó 114 victorias en el año.

Los fríos números, la forma en que el equipo dominó a la oposición en gran parte de la campaña, contar con el Novato del Año, por tercera ocasión consecutiva, con un Cody Bellinger que impuso nuevas marcas de cuadrangulares para un debutante, son hechos que hablan volúmenes de lo que ha venido haciendo la organización azul.

No salen desbocados, chequera en mano, a perseguir a los peces gordos en las turbulentas aguas del mercado libre.

Antes que enfrascarse en una puja por conseguir el autógrafo de Giancarlo Stanton, estampado en un contrato multianual, a cambio de más de 300 kilos, le dejaron el camino abierto a los Yankees de Nueva York.

Al mismo tiempo, los Dodgers prefieren tomar otra ruta, e intentan desprenderse de peloteros con grandes salarios, para tener mayor capacidad de maniobrar en el futuro.

Es por ello que, en lugar de compras, el presidente Andrew Friedman y sus asesores, vienen realizando trueques de jugadores.

El más importante en este diciembre, fue el que pactaron con los Bravos de Atlanta, que se llevaron al inicialista mexicano Adrián 'Titán' González, junto con los lanzadores Brandon McCarthy y Scott Kazmir, a cambio del ex jugador de los Dodgers, el guardabosques Matt Kemp.

Adrián ha venido padeciendo algunos dolores en la espalda y se perdió todos los juegos de la última postemporada, mientras se encontraba en rehabilitación. El primera base, sin embargo, desea seguir jugando y tomó la alternativa de zambullirse en las aguas de la agencia libre, luego de que se hiciera evidente en el 2017 que el nuevo custodio titular de la primera almohadilla, es Bellinger.

play
0:38

Novato del Año (Liga Nacional): Cody Bellinger

El inicialista de los Dodgers tuvo una espectacular temporada, que aderezó con un papel fundamental en la postemporada 2017.

Con este movimiento, el equipo de Chávez Ravine, al tiempo que le quitó varios ceros a su presupuesto, en cuanto a salarios, además de que se ahorrará el pago por el concepto de impuestos a los excesos salariales, quedaría en una mejor posición para volver a acudir al mercado de agentes libres, a finales de 2018.

Mientras tanto, el timonel Dave Roberts y sus auxiliares, en común acuerdo con la gerencia de la organización, seguirán abriendo las puertas para el arribo de sus mejores prospectos.

Y el más destacado, en la actualidad, es el serpentinero derecho Walker Buehler, de 23 años de edad, quien en los próximos entrenamientos primaverales, estará mostrando su talento y que cuenta con los merecimientos para integrar la rotación de abridores en la casa del Parque Elysian.

CLAYTON KERSHAW

Por lo que respecta al estelar lanzador abridor zurdo, Clayton Kershaw, el múltiple ganador del Cy Young, ya se acerca a los 30 años de edad y la temporada 2018 será crucial, para ver su futuro, como jugador de los Dodgers.

Tendrá un salario de 35 millones de dólares y al final de la próxima campaña, puede accionar el dispositivo para salir de su actual convenio con la entidad de Chávez Ravine.

También podría sentarse a renegociar su contrato, lograr un aumento y extender su carrera con la franquicia que originalmente lo trajo a grandes ligas hace diez años.

Pero todo dependerá del estado físico, de cuán saludable y fuerte luzca su brazo zurdo, ya que en tres de las últimas temporadas, el texano ha visitado la enfermería, al engrosar las listas de incapacitados, físicamente.

Además, se anticipa que el mexicano Julio Urías, luego de visitar el quirófano y de perderse toda la temporada en el 2017, regrese al primer equipo a mediados de la próxima campaña.

Mientras tanto, los Dodgers se hicieron con los servicios del diestro Tom Koehler, de 31 años de edad, contratado en la agencia libre, para reforzar un elenco de relevistas que perdiera al zurdo Tony Watson, lo mismo que a Brandon Morrow, quien luego de saborear una serie mundial muy buena, en cuanto a lo individual, elevó sus bonos y firmó un contrato de dos años por 21 millones de dólares, con los Cachorros de Chicago, donde será el nuevo taponero.

Koehler estuvo durante la última mitad de la pasada campaña con los Azulejos de Toronto, luego de ser adquirido de los Marlins.

Intervino en 15 juegos con la novena canadiense, 14 de ellos como relevista, para lograr una marca de 0-2, con 2.65 de efectividad. En Miami, trabajó como abridor y en 12 juegos iniciados, quedó con 1-5, y 7.92 de promedio.

Como se ve, los Dodgers consideran que no existe la necesidad de cambiar la transmisión, ni de ordenar un trabajo de válvulas o reparar el motor.

Bastará con un tune-up, un cambio de aceite, alguna reparación menor en el body shop, para darle más brillo a la pintura, ya que, según quienes conducen y administran al equipo, Dave Roberts se encuentra al volante de un auto con el que podrá mantenerse en carrera, a lo largo de la campaña 2018, en ruta hacia la meta, que es la Serie Mundial.

Porque según Andrew Friedman, Farhan Zaidi y compañía, este Auto Azul, modelo 2018, no es ninguna carcacha destartalada.