<
>

Boricua Carlos Correa decide con sencillo en 10ª ante Angelinos

play
Pujols llegó a 595 bambinazos (0:27)

El slugger dominicano está un paso más cerca del club de los 600 jonrones (0:27)

En un duelo de alternativas, digno de dos equipos punteros en su división, el campo corto boricua Carlos Correa impulsó a José Altuve con la anotación decisiva, la que rompía un empate de 6-6, en la décima entrada, para que los Astros de Houston derrotaran a los Angelinos de Los Ángeles, este viernes, en Anaheim, California, por pizarra final de 7-6.

El desafío tuvo un cierre por demás dramático, ya que en la conclusión del noveno episodio, el equipo que orienta Mike Scioscia se había quitado una desventaja de cuatro carreras, para igualar el marcador, y obligar a los extra innings.

A su vez, Houston, con un ataque de cuatro imparables que produjeron 3 anotaciones, en el séptimo episodio, le había dado la vuelta a un marcador adverso para tomar una ventaja de 6 por 2, que parecía insuperable.

''Fue un juego muy intenso, pero salimos victoriosos'', dijo un sonriente Correa, luciendo un cinturón, como los que otorgan a los campeones mundiales de boxeo, colgado en su hombro.

''Es algo que los compañeros le entregan al pelotero más destacado del juego y hoy me lo dieron a mí'', explicó el espigado torpedero.

''Nosotros tenemos que seguir igual, peleándole a los equipos de la división, porque ese es el camino que nos puede llevar a la postemporada'', agregó Correa.

Fue el primer duelo de una serie entre las novenas más encumbradas en la División Oeste de la Liga Americana y con su vigésima victoria de la campaña, los texanos se consolidaron en el tope de ese sector.

''Nosotros hemos realizado grandes remontadas, es algo que nos ha distinguido en esta temporada y habíamos montado ese gran ataque en la novena entrada, en que pegamos hits muy oportunos. Batallamos toda la noche frente a un rival muy duro y, desafortunadamente, nuestros lanzadores cometieron algunos errores que nos costaron el juego'', reconoció el manager de los aureolados Mike Scioscia.

Los lanzadores abridores, Jesse Chávez, por el equipo de Anaheim, y el invicto zurdo Dallas Keuchel, por los visitantes, habían sostenido un interesante duelo monticular a lo largo de seis episodios, permitiendo una carrera por bando y al final, ambos quedaron sin decisión.

Sin embargo, en el inicio del séptimo acto, Chávez permitió un sencillo a Correa y un doble a Carlos Beltrán, para colocar a los corredores en tercera y segunda, lo que llevó al timonel Scioscia a recurrir a su bullpen.

Vino el zurdo venezolano José Álvarez a la loma, y fue recibido con el batazo de cuatro esquinas de McCann.

BATEO DE ALTO CALIBRE

La jornada tuvo el sello de los batazos de cuatro esquinas y el espectáculo de cohetones, a tono con la festividad del 5 de Mayo, lo iniciaba Albert Pujols en la segunda vuelta, con su cuarto vuelacercas de la temporada, el 595 de su carrera.

Al inicio del tercer acto, la pizarra indicaba 1-1, con el batazo de cuatro esquinas de Josh Reddick, que la sacó del parque por la esquina de la pradera derecha.

Volvieron a la carga los dueños de casa, con otro bambinazo, en este caso, del receptor Martín Maldonado, quien disparó su primero de la campaña, sin corredores en base, en el sexto capítulo.

Y en el siguiente turno de la novena de Houston que orienta A.J. Hinch, Brian McCann la despidió para mandarla a los tablados del sector derecho, con dos corredores en base. De esa forma, los Astros brillaban con intensidad en la noche del Condado de Orange, porque luego, en el octavo y en el noveno episodios agregaban dos rayitas más para dejar un marcador de 6-2.

Sin embargo, un despiadado ataque de la tropa de Scioscia en el cierre del noveno acto, en el que nueve bateadores desfilaron por la caja, para producir 4 anotaciones, con 6 imparables, igualando el marcador y mandando el juego a tiempo extra.

Como parte de la granizada de este noveno episodio, Mike Trout impulsó una de las cuatro anotaciones, con un sencillo, un batazo que aterrizó en el jardín central corto, por detrás de la segunda base, para sumar su juego número 17 pegando de hit en forma consecutiva, una marca para su carrera.

La derrota fue para Bud Norris (0-1), mientras que el ganador fue Ken Giles (1-1).