MLB Equipos
Bradford Doolittle | ESPN.com 119d

Una Serie Mundial Medias Blancas-Cachorros podría estar más cerca de lo esperado

Los fanáticos de los Medias Blancas tuvieron 11 años que presumir de su título de Serie Mundial en el 2005 ante sus rivales y amigos de ciudad de los Cachorros, pero eso terminó al quebrarse la maldición en el lado norte de la ciudad en el otoño pasado. Quizás uno tiene que estar en Chicago para sentirlo, pero yo definitivamente tengo la impresión que esa fue la peor parte de la temporada 2016 para la base de fanáticos de los Medias Blancas.

Pero todavía hay algo que pueden presumir los Medias Blancas. De hecho, llevan 111 años presumiéndolo y contando para el momento en el que esta temporada termine. Y es el hecho de que las franquicias han chocado una sola vez en la Serie Mundial, en 1906, y fueron los Medias Blancas las que ganaron ese campeonato. Es extraño que ese detalle no se escuche demasiado en las cantinas de Chicago. ¿Dónde está el sentido de la historia?

La avalancha de adoración que han recibido los Cachorros en el último par de años ha hecho sentido arrinconados a muchos fanáticos de los Medias Blancas. Tampoco ayudó el hecho que los moradores del Lado Sur fueron uno de los equipos menos interesantes en el béisbol la pasada temporada: no fueron terribles, no fueron contendientes, y su futuro a largo plazo no era muy halagador que digamos.

Sin embargo, el gerente de los Medias Blancas Rick Hahn dio una vuelta de hoja en el invierno pasado, al embarcarse en un proyecto de reconstrucción rápida que ha dado como resultado el tener una de las mejores fincas en todo el béisbol. Ha sido una transformación tan asombrosamente rápida que muchos están comparando el cambio con el que dieron los Cachorros hace algunos años cuando Theo Epstein y Jed Hoyer llegaron a la ciudad. Parece que la versión de los Medias Blancas podría desarrollarse más rápido que la edición de los Cachorros, que incluyó no solo una infusión de talento sino también reescribir todos los sistemas de béisbol en la organización de los Cachorros, desde Mesa a Wrigleyville. Antes de la temporada 2016, Keith Law de ESPN ubicó al sistema de los Medias Blancas en el puesto No. 22 -- y eso fue una mejoría para ellos. Pero ahora están en el segundo puesto general.

Consideren esto: Law catalogó al sistema de los Cachorros en el puesto No. 20 durante el invierno antes de la temporada 2011. Luego de esa temporada, Epstein fue contratado, y en el siguiente ranking invernal, los Cachorros seguían en el puesto No. 20. Para el 2013, los Cachorros ya habían ascendido al No. 5, y luego al No. 4 en 2014. En 2015, ellos estaban en postemporada, y para el 2016, ya eran campeones.

El beneficio de un ascenso tan rápido como ese es que todo el mundo asume que los Cachorros estarán en la contienda por la Serie Mundial por varios años, tan solo por el hecho de que gran parte de su talento central estará bajo control del equipo por algún tiempo. El número exacto de años para que esa ventana se mantenga abierta es difícil de determinar, pero se supone que siga abierta al menos hasta el último año de arbitraje de Kris Bryant (2021) e incluso más allá si Bryant firma un acuerdo para comprarle esos años. Por supuesto, la ventana podría mantenerse abierta por más tiempo; este es un equipo manejado de forma astuta con vastos recursos.

Ahora, centremos nuestra atención de vuelta a los Medias Blancas y preparémonos para un salto imaginario. Primero, tenemos que reconocer que hay un largo camino que recorrer para ir de donde están ahora mismo a donde quieren llegar, que es el mismo grupo élite junto a los Cachorros. El acumular muchos puntos en un ranking de prospectos es algo grandioso, pero eso no siempre lleva a ser contendiente a una Serie Mundial.

Los prospectos pueden enfriarse o lucir mal. Algunas organizaciones prueban ser mejor que otras en identificar talento en vez de desarrollarlo. Muchas cosas pueden salir mal en el camino.

Con esas cualificaciones fuera del camino, tiremos al medio esta pregunta: ¿Podrían los Medias Blancas ser contendientes al banderín de la Liga Americana mientras la ventana de contendientes de los Cachorros sigue abierta en la Liga Nacional? Y de ser así, ¿cuándo podríamos ver la primera Serie Mundial en la Ciudad de los Vientos desde los días de Theodore Roosevelt?


Un poco de historia

Chicago fue fundada en 1833 con una población menor al número de personas que viven en el edificio South Loop donde yo resido. Entonces la ciudad comenzó a construirse, se quemó y se reconstruyó. En algún punto a lo largo de ese camino, se comenzó a jugar béisbol. En 1906, cuando los Medias Blancas jugaban a unos cinco bloques de donde ubica en la actualidad su estadio, el Guaranteed Rate Field, los Cachorros jugaban en el lado oeste de la ciudad. Por tal razón, su choque en la Serie Mundial fue una confrontación de Oeste vs. Sur, la que francamente no tiene el mismo sabor de un duelo Norte-Sur.

Desde ese entonces, cuando los 'Hitless Wonders' superaron a unos Cachorros todopoderosos que habían ganado 116 partidos en la temporada regular, han habido muy pocas temporadas en las que ambas franquicias fueran contendientes en sus respectivas ligas. De hecho, solo han ocurrido 25 campañas desde 1901 en las que ambas novenas han jugado al menos para .500 - una media de una cada 4.68 años.

Durante la era pre divisional, hubo algunas temporadas en las que ambos equipos terminaron entre los primeros tres en sus ligas, pero usualmente uno de los dos terminaba la temporada con un déficit de doble dígito ante el ganador del banderín. Luego de la separación de las Grandes Ligas en divisiones, hubo un puñado de campañas en las que una Serie de la Ciudad de los Vientos parecía al menos posible:

  • 1972: Los Cachorros terminaron en un distante segundo lugar, a 11 juegos de los Piratas de Roberto Clemente. Los Medias Blancas también terminaron en segundo puesto, a 5.5 juego de los eventuales campeones Atléticos de Oakland. Los Cachorros nunca estuvieron en pelea en esa temporada, pero es divertido pensar en la misma ya que el narrador de los Medias Blancas lo era nada más y nada menos que Harry Caray.

  • 2003: Los Cachorros ganaron la División Central LN y se quedaron a un juego del banderín. No vamos a hablar de la forma en que se quedaron cortos. Los Medias Blancas terminaron segundos en la División Central LA, a cuatro juegos de distancia de la cima.

  • 2008: Esta ha sido la vez que más cerca hemos estado de una revancha del 1906. Ambos equipos ganaron sus respectivas divisiones, y ambos tropezaron en la serie divisional al jugar para marca combinada de 1-6. Fue algo bonito mientras duró.


De vuelta al presente

El calendario de cómo los Cachorros se transformaron para ganarlo todo ha sido estudiado una y otra vez, y el proceso mediante el cual se convirtieron en una franquicia modelo es uno que otros equipos buscan duplicar. La conclusión: La reconstrucción no se puso en efecto, al menos en términos de los juegos de temporada regular, hasta el inicio de la temporada 2012. Ellos perdieron 101 partidos. Los Cachorros llegaron a la postemporada en 2015, luego de haber hecho su primer gran ruido en la agencia libre para aumentar su núcleo joven con la firma de Jon Lester. Ellos ganaron la Serie Mundial en 2016, la quinta temporada de su reconstrucción.

Eso fue extraordinariamente rápido, pero si Hahn y los Medias Blancas pueden igualar ese calendario, entonces se podría decir que los Medias Blancas serían contendientes para el 2020 y estarían compitiendo por un título en 2021. Ese, si recuerdan, era el estimado conservador que le dimos a la actual ventana de contendientes de los Cachorros.

Debido a que la actual colección de prospectos de los Medias Blancas es tan nueva, es fácil imaginarse como podría lucir - ninguno ha fallado todavía. A nivel de Grandes Ligas, José Abreu podría seguir siendo viable para las temporadas 2020-21, aunque ya en ese entonces podría ser más un bateador designado y ancla veterano. Podríamos estar mirando a un Matt Davidson -- o alguien más, quizás un reluciente nuevo agente libre -- Yoan Moncada, Tim Anderson y el seleccionado en la primera ronda del draft 2017 Jake Burger alrededor del cuadro interior. Zack Collins, seleccionado en la primera ronda del 2016, podría estar detrás del plato.

Alguna combinación de Eloy Jiménez, Blake Rutherford y Luis Robert (o Charlie Tilson o Luis Basabe o Micker Adolfo) podrían estar en los jardines. La rotación de abridores podría estar compuesta por Michael Kopech, Lucas Giolito, Carlos Rodón, Reynaldo López y Dylan Cease. Hay otras permutaciones y otros prospectos que podrían unírseles.

Sin embargo, como nos dice Dave Cameron de FanGraphs, los Medias Blancas solo han entrado a la fase de adquisición de talento en su proyecto de reconstrucción en este punto, y a pesar de lo impresionante que se ve ese grupo de jugadores jóvenes, sus resultados no han sido tan sorprendentes. Existe buena oportunidad que la versión finalizada de los futuros Medias Blancas esté compuesta por varios nombres diferentes a los listados más arriba. Así es como ocurren las cosas en los proyectos de desarrollo.

Los Cachorros han sido alabados por su identificación de talento y los esfuerzos de adquisición en los pasados años; todo lo que uno tiene que hacer es mirar a quien tienen en el terreno para saber las razones. Ha sido una transformación asombrosa desde el inicio de la presente década, y pocos equipos han logrado tanto a tan temprana edad. Pero igual de importante que la fase de adquisición es la habilidad de los Cachorros de convertir a sus cotizados prospectos en productivos ligamayoristas.

Los Medias Blancas parece que podrían igualar a los Cachorros en el primer asunto. Pero ¿y en el segundo? La respuesta a esa pregunta la sabremos en los siguientes dos o tres años a medida que comiencen a subir esos prospectos a su equipo de Grandes Ligas.

Si los Medias Blancas tienen éxito en ese renglón, podríamos tener mucha diversion en Chicago en el otoño del 2020 o 2021.

^ Al Inicio ^