MLB Equipos
Enrique Rojas | ESPN Digital 115d

Iván 'Pudge' Rodríguez entra al Salón de la fama

COOPERSTOWN -- Por segunda vez en tres años, los asistentes a la ceremonia del Salón de la Fama del béisbol en Cooperstown, escucharon el dulce sonido del idioma español, esta vez en el discurso de aceptación del receptor Iván Rodríguez, el noveno ligamayorista latinoamericano y cuarto puertorriqueño que recibe el más alto honor que otorga el béisbol de Estados Unidos.

Rodríguez, quien ahora es el integrante más joven del Salón de la Fama, con 45 años de edad, aprovechó su discurso para agradecer a su familia, rendir homenaje a sus destacados compatriotas receptores, para mandar un mensaje a la población más joven de su país y destacar el orgullo de sus raíces latinoamericanas.

"Aprovecho este momento en que estoy aquí viendo todas esas banderas de Puerto Rico muy lindas, quiero que las levanten muy alto ahora mismo porque me siento bien orgulloso de ser puertorriqueño y de ser el cuarto "hall of famer" que sale de la isla tan linda de Puerto Rico", dijo Rodríguez en en su idioma materno a los miles de compatriotas que llegaron al complejo deportivo Clark desde la isla y ciudades cercanas a Cooperstown.

"Es un orgullo representar a mi país", dijo Rodríguez. "Este momento lo comparto con toda la afición nuestra en la isla, especialmente los niños", agregó.

A los jóvenes boricuas, "Pudge" dijo: "En estos momentos les recuerdo que el destino está en sus manos. No les tengan miedo al éxito, se vale soñar. Todo en la vida es posible y los triunfos se realizan con esfuerzo y dedicación. Se lo digo por experiencia".

"Así como me ven aquí entre los inmortales del deporte más lindo del mundo, ustedes algún día también pondrán el nombre de Puerto Rico y Latinoamérica en todo lo alto", agregó.

Junto a Rodríguez también entraron al pabellón de los inmortales de la pelota el inicialista Jeff Bagwell, el jardinero Tim Raines; Bud Selig, ex comisionado de Grandes Ligas, y John Shuerholz, el actual presidente de Bravos de Atlanta. Selig, quien celebraba su cumpleaños 83 el domingo, fue abucheado ligeramente cuando entró al recinto, pero no cuando ofreció su discurso de aceptación.

Para los jugadores solamente hubo amor, especialmente para Bagwell y Rodríguez, quienes vistieron la camiseta de los Astros de Houston, cuyos fanáticos sobresalieron por mucho del resto en la calurosa ceremonia del domingo. Los organizadores anunciaron que 27,500 personas asistieron a la ceremonia del 2017, una de las más bajas de los últimos años.

Rodríguez, quien bateó .296 con 311 jonrones y atrapó 13 Guantes de Oro por sus extraordinarias habilidades detrás del plato es considerado uno de los mejores de todos los tiempos y el cabecilla de una gran generación de catchers que salieron de Puerto Rico en las últimas tres décadas.

"Este es un día para celebrar a los receptores grandes de mi país, por qué no, claro que sí. Los inolvidables como Benito Santiago, Sandy Alomar; José, Bengie y Yadier Molina; Javy López, Ozzie Virgil y Jorge Posada. Los respeto mucho y es un honor ser parte de esta hermandad de receptores puertorriqueños", dijo.

El Salón de la Fama tiene ahora 317 miembros elegidos, incluyendo 220 jugadores, de los cuales 124 han llegado a través de la votación de la Asociación de Escritores de Béisbol de América (BBWAA, por sus siglas en inglés).

Los periodistas eligieron a los puertorriqueños Roberto Clemente (1973) y Roberto Alomar (2011); los lanzadores dominicanos Juan Marichal (1983) y Pedro Martínez (2015); el torpedero venezolano Luis Aparicio (1984), el infielder panameño Rod Carew (1991) y el inicialista cubano Tany Pérez (2000).

El inicialista puertorriqueño Orlando Cepeda fue electo en 1999 por el Comité de Veteranos.

"Es un honor y un sueño cumplido estar en Cooperstown, al lado de mis héroes puertorriqueños, especialmente el gran ídolo y primer miembro de mi país en el Salón de la Fama, el incomparable y heroíco Roberto Clemente Walker", dijo Rodríguez.

"También Orlando Cepeda y Roberto Alomar. Alcanzaron tremendos logros en sus carreras. Estas leyendas representan lo que es ser un profesional en las Grandes Ligas y lo que yo quise ser como jugador", apuntó el nuevo miembro del Salón de la Fama.

Rodríguez mantuvo la compostura, cambiando de inglés a español de cuando en cuando, pero se le quebró la voz cuando se dirigió a su familia, que le acompañó en un momento tan especial.

"A mi padre, José, mi primer profesor de béisbol, mi mejor amigo. Tú me enseñaste a respetar el juego, el valor del trabajo, de la humildad, responsabilidad y sacrificio. Tú fuiste el que me aconsejaste para cambiar de ser lanzador a ser receptor. Si estoy aquí, mirándote a los ojos como un salón de la fama, tu eres salón de la fama", dijo Rodríguez.

"Fuiste mi maestra de la vida. Me enseñaste que la disciplina en los estudios valía igual o más que la disciplina en el béisbol. Mami, misión cumplida, lo logramos. Lo hiciste, tienes un hijo de 45 años aquí en Cooperstown, recibiendo una placa como uno de los mejores jugadores del béisbol", dijo "Pudge" a su madre Eva.

"Si mi papá es ´hall of famer´ tú eres ´hall of famer´ doble", agregó Rodríguez a su progenitora.

LOS NUEVOS INMORTALES

Iván Rodríguez: En 21 temporadas, Rodríguez ganó 13 guantes de oro, la mayor cantidad para un receptor y segundo entre todos los jugadores de posición, y siete premios Bates de Plata.

El miembro de 14 equipos Todos Estrellas fue Jugador Más Valioso de la Liga Americana en 1999 con los Rangers de Texas, con los que jugó por 13 temporadas. También jugó para Tigres de Detroit, Marlins de Miami, Yankees de Nueva York, Astros y Nacionales de Washington.

"Pudge" apareció en la mayoría de sus juegos como un receptor (2,844) y entre los jugadores que aparecieron en al menos el 50 por ciento de sus juegos como cátcher tiene el mayor número de hits (2.844) y dobles ( 572). En nueve ocasiones lideró su liga en porcentaje de corredores atrapados en las bases y cinco en asistencias.

El puertorriqueño es el líder de todos los tiempos en outs con 14,864. Rodríguez ganó la Serie Mundial con los Marlins en el 2003 y fue Jugador Más Valioso de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional de ese año.

Jeff Bagwell: El inicialista tuvo ocho temporadas con al menos 30 jonrones, 100 carreras anotadas y 100 carreras impulsadas y es uno de los 11 jugadores en la historia con al menos 440 jonrones y 200 bases robadas. Bagwell fue Novato del Año de la Liga Nacional en 1991 y Jugador Más Valioso en 1994.

Bagwell, quien jugò su carrera completa de 15 años con los Astros de Houston, se convirtió en el 50mo. miembro Salón de la Fama que jugó para sólo un equipo y 22do inicialista de la historia.

Tim Raines: "The Rock" es el único jugador en la historia de Grandes Ligas con al menos 100 triples, 150 jonrones y 600 bases robadas; el único jugador con cuatro temporadas diferentes de al menos 50 extra-bases y 70 robos y el único jugador con 70 o más bases robadas en seis temporadas consecutivas.

Raines jugó con los Expos de Montreal, Medias Blancas de Chicago, Atléticos de Oakland, Orioles de Baltimore, Yankees y Marlins. Raines es el quinto jugador electo en su último año en la boleta electoral de los periodistas. Los otros fueron Red Ruffing (1967), Joe Medwick (1968), Ralph Kiner (1975) y Jim Rice (2009).

Bud Selig: Selig fue comisionado de Grandes Ligas por cerca de 23 años (1992-2014), período durante el cual la industria del béisbol creció monstruosamente de $1,400 millones a cerca de 10,000 millones de dólares anuales.

Selig impulsó la construcción de estadios modernos, fundó MLB.com y MLB TV, realineó las divisiones, creó las series interligas, los puesto comodines y las Series Divisionales, el Clásico Mundial y, lo más importante, fundió en una sola y poderosa entidad a las ligas Americana y Nacional.

Ahora, la mitad de los 10 hombres que han ocupado el cargo de comisionado de Grandes Ligas, desde el nombramiento del juez Kenesaw Mountain Landis en 1920 al ascenso de Rob Manfred el año pasado, ha sido electa al Salón de la Fama: Landis en 1944, Ford Frick en 1970, Happy Chandler en 1982, Bowie Kuhn en 2008 y ahora Selig.

John Schuelholz: Schuerholz, de 76 años, ha pasado las últimas cuatro décadas trabajando en una oficina de las ligas mayores, incluyendo las últimas 35 como gerente general y/o presidente de los Reales de Kansas City (1982-1990) y Bravos de Atlanta (desde 1990 a la fecha). Armó los equipos de Kansas City y Atlanta que ganaron la Serie Mundial en 1985 y 1995 y 15 títulos divisionales.

PERIODISTAS INMORTALES

Claire Smith: Una de las pioneras de su sexo y de su raza en la cobertura del béisbol de Grandes Ligas, Claire Smith fue electa al Salón de la Fama de Cooperstown con el premio J.G. Taylor Spink, que otorga la Asociación de Escritores de Béisbol de América (BBWAA, por sus siglas en inglés).

Smith, de 62 años, comenzó su carrera en 1983 como reportera de los Yankees de Nueva York para el periódico Hartford Courant y luego fue columnista de The New York Times y Philadelphia Enquirer antes de entrar a ESPN en el 2008. La egresada de Temple cuenta con dos premios Pulitzer y ha recibido varios reconocimientos como pionera en la industria, tanto por su raza como por su sexo.

Bill King: El fenecido narrador Bill King (1927-2005) fue homenajeado de forma póstuma con el premio Ford C. Frick, que reconoce a los hombres de la radio y la televisión que llegan al Salón de la Fama.

King, quien comenzó su carrera después de la Segunda Guerra Mundial, narró los partidos de los Atléticos de Oakland por 25 años, desde 1981. Es el narrador #41 en Cooperstown.

^ Al Inicio ^