<
>

Fallece el legendario narrador cubano Felo Ramírez a los 94 años

play
Felo Ramírez: "Los latinos han invadido la MLB" (3:20)

Felo Ramírez en entrevista exclusiva nos comenta como el latino ha evolucionado en las grandes ligas (3:20)

Rafael "Felo" Ramírez, la legendaria voz del béisbol latinoamericano, falleció en Miami el lunes por la noche a los 94 años al sufrir un retroceso tras largos meses de un proceso de recuperación por un accidente sufrido a fines de abril en Filadelfia.

Ramírez llevaba varias semanas hospitalizado en esta ciudad desde que se cayó y se golpeó la cabeza al bajarse del autobús del equipo el 26 de abril.

Pasó casi dos meses en un hospital de Delaware antes de ser transportado a Miami en junio donde siguió su recuperación. Pero Ramírez, quien comenzó su carrera en los medios en Cuba al narrar partidos de béisbol y carteleras de boxeo en 1945, no logró recuperarse del golpe.

El equipo de los Marlins lamentó la pérdida de un grande del deporte latinoamericano.

"La organización de los Marlins está sumamente triste por la pérdida de un gran amigo, un comentarista miembro del Salón de la Fama y un símbolo de la comunidad", dijeron los Marlins en un comunicado. "Desde nuestra primera temporada, él transmitió prácticamente todos los momentos mágicos en la historia del equipo para varias generaciones de fanáticos. Una verdadera leyenda de la radiodifusión, Felo prestó su voz a más de 30 Series Mundiales y Juegos de Estrellas y nunca se olvidarán sus extensas contribuciones a nuestro juego".

Felo es considerado un ícono en la narración del deporte de las bolas y los strikes no solo dentro de la comunidad hispana en los Estados Unidos, sino en América Latina, donde ha dejado su huella.

Nacido en Bayamo, Cuba, el 22 de junio de 1923, Ramírez comenzó su carrera profesional en radio en la emisora Radio Salas en La Habana en 1945 antes de moverse a narrar partidos para equipos en Puerto Rico y Venezuela como los Criollos de Caguas, Cangrejeros de Santurce, Senadores de San Juan y Navegantes del Magallanes. Además narró muchas peleas de boxeo, incluyendo algunas de Muhammad Ali.

Ramírez había sido la voz en español de los Marlins de Miami desde el nacimiento de la franquicia en 1993, y trabajó como narrador por más de siete décadas, en una carrera que abarcó 32 Series Mundiales y 40 Series del Caribe. Tuvo a su cargo la narración de los primeros cinco juegos sin hits de los Marlins y los dos campeonatos de Serie Mundial de la franquicia, en 1997 y 2003.

"Felo" no era alto, pero su baja estatura contrastaba con su voz fuerte y su fama entre la comunidad radiodifusora. Era conocido por su estilo expresivo pero discreto y su característica expresión "Essstrike".

Cookie Rojas, ex jugador y manager en Cuba y en las ligas mayores, dijo alguna vez que Ramírez era admirado por los aficionados al deporte que lo escuchaban en español. "Cuando oías a Felo Ramírez narrar un juego, al instante sabías que era Felo Ramírez", dijo Rojas, un exlocutor de televisión en español para los Marlins. "Su voz fue una de las más agradables y famosas. La influencia de Felo en los latinoamericanos en Estados Unidos es indudable".

En adición a servir como narrador, Ramírez compartió el micrófono con su colega argentino, y también miembro del Salón de la Fama del Béisbol Eloy "Buck" Canel en la "Cabalgata Deportiva Gillette", un programa que se llegó a transmitir en más de 200 emisoras de radio en español por toda Latinoamérica.

En 2001, recibió el prestigioso premio Ford C. Frick, siendo exaltado al Recinto de los Inmortales del béisbol en Cooperstown, Nueva York.

Ramírez fue el primer narrador hispano en tener una grabación suya en el Salón de la Fama, ya que allí se guardan varias narradores consideradas icónicas, como la del hit 3,000 de Roberto Clemente en 1972, el jonrón 715 de Hank Aaron y el juego perfecto de Don Larsen en el Juego 5 de la Serie Mundial de 1956.

Ramírez abandonó Cuba a principios de la década de 1960, después de la revolución de Fidel Castro.
Tony Pérez, un cubano de nacimiento y miembro del Salón de la Fama como primera y tercera base, dijo que recuerda haber escuchado con su padre en Cuba cómo narraba los juegos Ramírez. Pérez es ahora asistente especial de los Marlins.

"Fue un gran hombre y todos lo amamos", dijo Pérez, antes de agregar que Ramírez siempre estaba hablando de béisbol. "Nunca quiso dejar de hacerlo, quería seguir narrando juegos y viajar".

Cuando los Marlins de Florida surgieron en 1993, Ramírez consiguió rápidamente el trabajo. Cuatro años después, Ramírez narró cuando los Marlins ganaron la primera Serie Mundial. "Eso es un recuerdo duradero en mi mente", recordó Ramírez en una entrevista concedida en 2001 a The Associated Press. En esa entrevista, Ramírez reconoció que estaba cerca del final de una carrera consumada. "Pero cada vez que me siento para narrar un juego, todavía puedo ver todo lo que sucede y todavía me resulta algo natural", agregó.

Información de The Associated Press fue utilizada en esta historia.