MLB Equipos
Jerry Crasnick | Escritor Senior de ESPN 68d

Los Diamondbacks siguen la ruta de los Medias Rojas hasta octubre

Derrick Hall ha visto una evolución elegante en 12 años como presidente de los Diamondbacks de Arizona. Cuando se unió a la oficina central del equipo en 2005, padres e hijos se presentaban en los partidos ataviados con los uniformes de los Cachorros, Yankees o Medias rojas. Pero ahora la diversidad es la norma. Mamás y papas siguen rindiendo homenaje a Anthony Rizzo y Kris Bryant en el azul de los Cachorros, pero los chicos prefieren las camisetas con Paul Goldschmidt, Jake Lamb, Zach Greinke y Robbie Ray en sus espaldas.

En su primer año como gerente de los Diamondbacks, Mike Hazen ve un fenómeno similar en juego en las Pequeñas Ligas de Arcadia, donde Charlie, John, Teddy y Sam Hazen y sus pares gravitan hacia el esquema de color de los D-backs del Rojo Sedona, Arena Sonoran y negro.

Los cuatro hijos de Mike y Nicole rondan las edades de 7 a 11 años, y ellos formaron un vínculo temprano con los jugadores de los Medias Rojas de Boston mientras papá trabajaba en la oficina central del equipo. Pero ya están moviéndose hacia las Serpentinas.

"Mis hijos crecieron como fanáticos de los Medias Rojas porque ellos iban a todos los partidos de los Medias Rojas", dijo Hazen. "Ahora cada mañana todo se trata sobre los D-backs: '¿Ganaron anoche? ¿Pudo Robbie acabarlo? ¿Lamber [Jake Lamb] conectó cuadrangular al final del juego? Eso es algo asombroso'. Entonces agarran su teléfono y se ponen a ver los videos.

"Todavía ellos siguen viendo a los Medias Rojas porque se sienten atraídos por Mookie Betts y Dustin Pedroia y el resto de los jugadores. Ellos los siguen y ven lo que hacen. Pero están enfocados ahora en los D-backs".

Tanto en el tamaño de adultos como el de niños, se trata menos de las camisetas que de la inversión emocional de las personas que las usan.

Los Diamondbacks y sus fanáticos tienen razones para sentirse optimistas en estos días. Luego de caer a 21 juegos de distancia de los Dodgers de Los Angeles el 25 de agosto, los D-backs cerraron esa brecha a nueve gracias en parte a una racha de 13 victorias en fila que finalmente terminó ante San Diego en el fin de semana. Aunque tengan que avanzar a la Serie Divisional de la Liga Nacional como comodín, ellos están en la posición ventajosa de ser anfitriones del juego con Greinke, quien tiene marca de 13-1 y efectividad de 2.31 en el Chase Field esta temporada, como su lanzador abridor.

La perspectiva a largo plazo es prometedora. Dieciseis años después que Randy Johnson, Curt Schilling y Luis González llevaran a Arizona a la victoria en la Serie Mundial sobre los Yankees de Nueva York, los Diamondbacks del 2017 están ganando los corazones y las mentes y dando inicio a la tradición con el ímpetu de un fanático de Boston.

Hazen, de 41 años, creció en los suburbios de Boston y vio sus esperanzas crecer y morir con los Medias Rojas de 1986. Jugó béisbol universitario en Princeton, pasó dos años como jardinero en el sistema de los Padres y obtuvo un trabajo de verano como cazatalentos en la Cape Cod League para Peter Gammons, el que logró convertir en una pasantía con los Indios de Cleveland. Luego de 16 años como cazatalentos y ejecutivo en Cleveland y Boston, Hazen consiguió el trabajo con Arizona y se trajo a sus ex colegas de los Medias Rojas Amiel Sawdaye y Jared Porter para ayudarlo a implementar su visión.

La nueva oficina central de Arizona miró al Fenway para su primera gran adición, al contratar al ex coach de la banca de los Medias Rojas Torey Lovullo para sustituir a Chip Hale como el octavo manager en los 20 años de historia de la franquicia. Lovullo se ha convertido en candidato a Manager del Año de la Liga Nacional mientras ha logrado fortalecer una relación con Hazen que se arraigó durante sus días juntos en las organizaciones de Cleveland y Boston.

"Los tiempos han cambiado", dijo Lovullo. "Las nuevas oficinas centrales están comprometidas e involucradas en un nivel impresionante y el punto clave es la relación entre el manager y las oficinas centrales. Para mí, es como un matrimonio. Tienes que tener una relación donde compartes lo bueno y lo malo. Desde el Día 1, Mike y yo tuvimos conversaciones agresivas, comprensivas y de aprendizaje. Nunca, nunca hubo un juicio. Estamos haciendo esto por una razón - sus jugadores y su rendimiento en el terreno. Hemos marcado muchas cosas rápidamente".

La nueva dinámica es todo lo que Hall y el dueño de los Diamondbacks Ken Kendrick envisionaron cuando entrevistaron a Hazen luego de la derrota de los Medias Rojas ante Cleveland en la Serie Divisional de la Liga Americana en 2016. Hazen pasó un viernes en la tarde en Phoenix y asombró a Kendrick y Hall con su visión para construir la franquicia y su profundo conocimiento de la organización de Arizona, y rápidamente se separó del resto del grupo.

"Me llevé a Mike afuera para que pudiera llevarse a su esposa a cenar, y volví adentro y mire a Ken y le dije, '¿Sientes lo mismo que yo sobre este hombre?'", dijo Hall. "Ken dijo, 'Oh si, él es mi candidato también'. Ambos lo supimos tan pronto nos reunimos con él".

Hazen rápidamente contrató a Mike Fitzgerald, un graduado de matemáticas de MIT de 28 años y analista cuantivativo con los Piratas de Pittsburgh, para construir un nuevo sistema analítico en Phoenix. Además ha mostrado la voluntad para escuchar, para incorporar diferentes puntos de vista y abrazar el rol de los cazatalentos. El sistema de fincas de Arizona ha recibido suficientes golpes en los últimos años como para que Keith Law de ESPN lo colocara en el puesto 30 en el béisbol al entrar a esta temporada, y va a necesitar más que análisis estadístico para recuperarse.

Hazen y su grupo fueron afortunados al heredar algunas piedras angulares. Josh Byrnes era el gerente y Tom Allison el director de cazatalentos cuando Arizona seleccionó a A.J. Pollock y Goldschmidt en un gran sorteo en 2009. El regimen de Kevin Towers añadió a Lamb en la sexta ronda del draft de 2012 y firmó a David Peralta como un oscuro agente libre internacional, y el combo de Dave Stewart-Tony La Russa se arriesgó con el acuerdo de Greinke por seis temporadas y $206.5 millones en diciembre de 2015. Ese contrato sigue luciendo como algo exorbitante, pero Greinke se ha recuperado bien luego de una poco caracteristica mala temporada en el 2016.

La nueva oficina central ha añadido algunas piezas importantes. Hazen hizo una movida atrevida antes del Día de Acción de Gracias, al enviar al torpedero Jean Segura a Seattle en un cambio de cinco jugadores que trajo al lanzador Taijuan Walker y el torpedero Ketel Marte a Arizona, y los Diamondbacks lograron un gran golpe en la fecha límite de cambios directos cuando añadieron a J.D. Martínez de Detroit por tres jugadores del cuadro de liga menor. Martínez, que podrá ser agente libre luego de la temporada, ha logrado números de .269/.342/.701 en uniforme de Arizona y conectó cuatro jonrones en una reciente paliza 13-0 a los Dodgers.

Los Diamondbacks se han beneficiado de algunas decisiones más matizadas. El jardinero Gregor Blanco y los receptores Jeff Mathis y Chris Iannetta le dan una estabilidad veterana al roster. El ex primer seleccionado Archie Bradley ha dado el salto al estrellato en su transición de abridor a relevista. Y los D-backs resitieron la tentación a entrar en pánico cuando el cerrador de 40 años Fernando Rodney tuvo efectividad de 12.60 en 9⅓ entradas en abril. Antes de dejar escapar la ventaja en la novena entrada del partido del sábado en la derrota 8-7 ante San Diego, Rodney había maniatado a los rivales a promedio de bateo permitido de .129 en 43 apariciones desde el 1 de mayo.

Los Diamondbacks han pasado de ser últimos en la LN en efectividad (5.09) en 2016 a ser segundos detrás de los Dodgers (con 3.61) gracias en parte a la recuperación experimentada por Greinke y Patrick Corbin, la sorpresiva contribución de Zack Godley y el salto de Ray a ser un Todos Estrellas, pero también se han beneficiado de algunas mejorías en el departamento de la receptoría. Mathis, quien sufrió la fractura de su mano a finales de agosto, se ubica octavo en las mayores en enmarcado de lanzamientos, mientras Iannetta está en el puesto 15.

"Para mí, es uno de los denominadores comunes que han ayudado a nuestro cuerpo de lanzadores", dijo Lovullo. "Esa era una prioridad - conseguir un par de jugadores veteranos que tuvieran buen historial de manejo de lanzadores y que pudieran enmarcar lanzamientos y decisiones de juego y leer swings y desarrollar buena relación con los lanzadores. Sin Jeff Mathis y Chris Iannetta, no estaríamos donde estamos".

Los esfuerzos de llegar a los fanáticos de los Diamondbacks comienzan con Goldschmidt, quien se ha convertido en un pilar de la alineación y la comunidad de Phoenix. Goldschmidt firmó un acuerdo de extensión de contrato favorable al equipo por cinco años y $32 millones que incluye una opción del equipo por $14.5 millones para el 2019. Sus 31.4 victorias sobre reemplazo (WAR) son la tercera mejor cantidad en MLB detrás de Mike Trout y Josh Donaldson desde 2013, y tiene oportunidad de lograr su primer premio de JMV en la LN luego de haber llegado segundo en par de ocasiones.

"Tenemos suerte en nuestra comunidad de tener un jugador como Shane Doane, quien se retiró luego de jugar toda su carrera con los Coyotes, y Larry Fitzgerald con el equipo de la NFL, y entonces Paul Goldschmidt con este equipo", dijo Hall. "Así es como se construye una buena base de fanáticos. Paul Goldschmidt se desarrolló aquí. Es un modelo a seguir. Él y su esposa están en el Hospital de Niños de Phoenix todo el tiempo, constantemente dándole servicio a la comunidad. Todo eso suma para decir, 'Este hombre es un favorito de los fanáticos y alguien de la casa'.

"Sus compañeros lo adoran. Nunca he escuchado nada malo sobre Goldy. Lo que yo siempre he dicho sobre Paul es que, él no se da cuenta de lo bueno que es, y eso es parte de lo que lo hace ser lo que es. No da nada por sentado".

Esa mentalidad permea en toda la organización. Cada vez que Hazen se siente menos satisfecho, reflexionar sobre la serie del 18 al 20 de agosto en Minnesota en la que los Diamondbacks perdieron tres seguidos mediante anotación combinada de 27-8. Lovullo ha arraigado a sus jugadores con una pérdida de memoria a corto plazo que evita que los pequeños contratiempos se multipliquen en algo más grande. La mayor racha de derrotas de Arizona - cinco en fila - ocurrió antes y después del receso del Juego de Estrellas.

"Nosotros estamos enfocados en lo que Torey hablaba desde el inicio de los entrenamientos primaverales - salir y jugar los 162 partidos al máximo de tus habilidades, tan duro como puedas. Dejar tu talento cada noche, y ver como resulta todo", dijo Hazen. "Los Dodgers podrían haber huído de nosotros. Pero eso es lo que seguimos diciendo, y lo que seguimos diciendo ahora. Dónde eso nos va a dejar al final, no lo sabemos. Pero seguimos intentándolo".

Hazen tuvo algunos choques culturales en Arizona al ser criado en la Costa Este, pero no ha perdido su acento de Boston o su impulso competitivo. La nueva oficina central ha establecido un tono de altas expectativas en Phoenix.

"Es bastante cool", dijo Hall. "Tienes un chico que es de Boston. Fue fanático de los Medias Rojas toda su vida y hasta trabajó para los Medias Rojas. Se llevó a su familia y la mudo al desierto, y ahora todos están con él. Mike es tan fanático de los D-backs como el que más. Pienso que era su tiempo - y era el tiempo de Torey".

A juzgar por los eventos recientes, es posible que también sea el tiempo de los Diamondbacks. Al llegar a la postemporada, los fanáticos de Arizona se asegurarán de estar apropiadamente vestidos para la ocasión.

^ Al Inicio ^