MLB Equipos
Jerry Crasnick | Escritor Senior de ESPN 37d

Los peligros de no tener nada por lo cual jugar en septiembre

Si Dusty Baker necesita algunos apuntes sobre cómo terminar la temporada con su equipo sentado sobre una gran ventaja en septiembre, él debería consultar al manager del más probable rival de los Nacionales de Washington en la primera ronda de los playoffs.

Baker y los Nacionales hicieron su parte el domingo, al vencer a los Filis de Filadelfia para convertirse en el primer equipo en ponchar su boleto a la postemporada en esta campaña. Con ventaja de 20 juegos en el Este de la Liga Nacional, ellos se pueden enfocar en mantenerse saludables y hacer algunas combinaciones para dar descanso a algunos titulares de cara a la Serie Divisional de la LN. En este momento, ese rival parece que serán los Cachorros de Chicago, quienes tienen una leve ventaja de 2.5 juegos sobre Milwaukee en la Central LN.

El descanso y la cautela no son parte de la receta usual para el momentum, pero Joe Maddon y los Cachorros lo hicieron ver fácil hace un año, cuando aseguraron la división a mediados de septiembre y se las arreglaron para mantenerse en ritmo para conseguir su primera victoria en la Serie Mundial desde 1908.

Así que, ¿cuál fue la receta para la preparación de los Cachorros en octubre?

"Las últimas dos semanas las tratamos como los entrenamientos primaverales'', dijo Maddon. "Uno juega para ganar los partidos, pero rotas tus jugadores. Es algo realmente bueno para el bullpen. Eso los mantiene en forma mientras no los sobreutilizas. Y mantiene a tus jugadores en el terreno en forma mientras no los sobreutilizas. Ellos reciben sus turnos. Yo prefiero llamarlo un entrenamiento primaveral y a algunas personas no les gusta ese concepto, pero hace todo el sentido del mundo para mí'.'

Las contiendas divisionales han causado sueño en esta parte final. Si los Dodgers de Los Angeles pueden mantener su ventaja de 10 juegos sobre los Diamondbacks de Arizona en el Oeste LN, cuatro de los seis campeones divisionales en MLB terminarán con ventajas de doble dígito. Eso marcaría la primera vez que ha ocurrido algo así desde 2002, cuando los Yankees, Mellizos, Bravos y Cardenales ganaron sus divisiones por 10 juegos o más.

Mientras el manager de los Dodgers Dave Roberts busca maneras para darle vuelta a las cosas y el de Cleveland Terry Francona quiere mantenerse en la cresta de la ola, Baker y A.J. Hinch de Houston están lidiando con un tipo de reto diferente: ¿Siguen en búsqueda de la ventaja como local en la recta final? ¿O deciden tomarlo suave a riesgo de que su equipo no pueda "encender el interruptor" en octubre?

"Se sorprenderían de lo rápido que un jugador puede salirse de forma -- mental, espiritual y física'', dijo Baker. "Algunas veces uno se pregunta: ¿Es mejor esforzarse todo el camino hasta el final y llegar ahí cansado, pero con algo de adrenalina y momentum, que asegurar temprano el boleto y perder un poco de ese impulso y tener que volver a recuperarlo? Porque es algo duro recuperarlo.

"Hay beneficios de llegar al final cuando cada juego cuenta. Y hay beneficios de irse por el otro camino. Mientras los individuos no se queden obsoletos, uno puede preparar su cuerpo de pitcheo y darle a los chicos días libres para mantenerse saludable. Hay un equilibrio delicado entre ambas estrategias''.

Algunos de los mejores managers en la historia han lidiado con esa pregunta a lo largo de los años. Durante su estancia en Atlanta y San Luis, Bobby Cox y Tony La Russa dirigieron equipos que tuvieron grandes ventajas y que tuvieron que apretar el botón de reinicio en octubre.

En 2011, los Tigres de Detroit acumularon ventaja de 15 juegos sobre Cleveland en la Central LA y pasaron a la Serie de Campeonato de la LA antes de ser eliminados en seis juegos por Texas. El ex manager de los Tigres Jim Leyland, quien era reconocido por sus habilidades de comunicación, dice que es imperative mantener conocimiento del pulso del camerino mientras los equipos hacen la transición de la temporada regular a los playoffs.

"No se trata necesariamente de tener reuniones formales'', dijo Leyland. "Uno va caminando por los alrededores durante las prácticas de bateo o dentro del camerino y se toma el tiempo de hablar con todo el mundo. Relevistas. Abridores. Jugadores de posición. Uno intenta recordarles, 'No hemos conseguido nada todavía, y nuestro mayor momento va a llegar dentro de dos o tres semanas. Vamos a golpearnos en la espalda y nos tomaremos un día para felicitarnos, pero luego tenemos que volver al trabajo. No podemos aflojar el paso'.

"Normalmente no consigues ventajas de 13 o 14 juegos a menos que tengas jugadores realmente buenos. Lo que mucha gente olvida es que, los chicos que están teniendo buenos años - lanzadores o bateadores - no quieren dejar de tenerlos en el último mes. Y los chicos que no están teniendo la mejor de sus temporadas tienen un mes para recuperarse. Los chicos se sienten orgullosos de sus estadísticas. Ellos juegan por sus trabajos y sus contratos''.

UN ANÁLISIS de los campeones divisionales que se alejan temprano revela dos patrones generales: (1) Los buenos equipos generalmente siguen jugando bien en septiembre, a pesar de haber asegurado su boleto a la postemporada, y (2) dominar de forma amplia la división no garantiza un dominio en octubre.

  • Desde el 2000, 27 equipos en MLB han ganado sus divisiones por 10 o más juegos. Los Angelinos de Los Angeles en 2008, quienes terminaron con marca de 100-62 y terminaron con ventaja de 21 juegos sobre Texas, lograron el mayor margen en ese periodo.

  • Esos 27 equipos jugaron para porcentaje combinado de .607 (2,193 victorias y 1,418 derrotas) hasta agosto, mientras mejoraron su porcentaje combinado de victorias a .614 en septiembre/octubre. Así que ellos no experimentaron una baja una vez tienen en su bolsillo su boleto a los playoffs.

  • De los 27 ganadores amplios, solo tres - los Reales en 2015 (15-17), Dodgers en 2013 (12-15) y Bravos en 2013 (13-14) - tuvieron record perdedor en septiembre/octubre.

  • De los 27 equipos que capturaron sus divisiones por margen de doble dígito, 12 de ellos se eliminaron en la Serie Divisional y 10 cayeron en la Serie de Campeonato. Los Yankees de 2001, los Cardenales de 2004 y los Rangers de 2011 perdieron en la Serie Mundial.

  • Solo dos de los 27 equipos sobrevivieron a octubre para ganar la Serie Mundial. Ned Yost y los Reales de 2015 se recuperaron de su pobre final en la temporada regular para llegar hasta el final, y los Cachoros disfrutaron tres fiestas locas en el camerino luego de su celebración a mediados de septiembre.

Maddon le quitó algo de carga de trabajo a algunos de sus mejores jugadores en la recta final de la temporada final. Aroldis Chapman, el cerrador de Chicago en el 2016, trabajó 10 entradas en el mes final luego de lanzar un total combinado de 27 entradas en julio y agosto. Kris Bryant y Anthony Rizzo, dos de los mejores toleteros de Chicago, se sentaron siete partidos en septiembre luego de perderse un total de siete juegos en los cinco meses anteriores. Batearon de forma combinada .292 con seis jonrones en la postemporada.

"Un día libre ayuda mucho'', dijo Rizzo. "No es como que le vas a dar descanso a los chicos por cinco o seis días consecutivos''.


Hinch, en su segunda temporada con los Astros, ha pasado mucho tiempo lidiando con lo que Baker cataloga como el lado "espiritual y emocional'' del trabajo. Los Astros experimentaron una caída luego de pasar la fecha límite de cambios directos sin movidas, solo para ver levantar sus espíritus cuando el gerente Jeff Luhnow adquirió a Justin Verlander mediante cambio el 31 de agosto con Detroit. Entonces las preocupaciones de béisbol fueron opacadas por las inundaciones catastróficas que devastaron su comunidad.

Entre las altas y bajas de la temporada, Hinch ha tratado de mantenerse fiel a su plan de juego de abril: Houston tiene tres regulares -- José Altuve, Carlos Correa y George Springer -- quienes están en la alineación cada día independientemente de quien sea el lanzador rival de turno. Desde el Día 1 de los entrenamientos primaverales, Hinch quiso seleccionar sus momentos con el trio para asegurarse de que no llegaran fatigados en septiembre y octubre.

"Todo comenzó en abril para mí, no por ninguna ventaja, sino por un modo disciplinado del uso de un jugador'', dijo Hinch. "Yo no quiero llegar a una posición en la que potencialmente aseguremos el boleto a playoffs, para luego sentar a mis jugadores por un largo periodo de tiempo. Mi meta ha sido no vaciar sus tanques de gasolina a lo largo de la temporada para luego apagarlos e intentar reiniciarlos. No siento que esa sea la mejor opción''.

El destino finalmente le quitó de las manos algunas decisiones a Hinch. Correa se perdió seis semanas por un desgarro en el ligamento del pulgar y Springer se sentó dos semanas por una lesión en el cuádriceps, así que Altuve y Alex Bregman son los únicos titulares de Houston que llevan ritmo para terminar con más de 150 partidos jugados.

LOS PROBLEMAS DE SALUD ABUNDAN entre los líderes divisionales con gran ventaja en MLB. Gracias a su liderato sobre Minnesota, los Indios tienen el lujo de permitirle a Andrew Miller (rodilla), Jason Kipnis (corva) y Michael Brantley (tobillo) que sanen sus dolencias a su propio ritmo. De igual forma, los Nacionales están monitoreando el machucón en el hueso de la rodilla izquierda de Bryce Harper con la esperanza de que pueda tener los suficientes turnos al bate en la liga instruccional para recuperar su swing para la postemporada.

"Está haciendo progresos'', dijo Baker. "Pero tiene que deslizarse. Tiene que jugar defensa. Tiene que correr las bases y deslizarse. Es como volver a los entrenamientos primaverales. Necesitamos que vuelva a ser Bruce y no solo ocupar un espacio en la tarjeta de alineación. Si alguien puede hacerlo, ese es él, especialmente por su juventud y deseo y forma física. Pero no me importa quien seas: Todos necesitamos tiempo''.

A medida que se cierra la temporada con suspenso mínimo en varias ciudades, las metas individuales y colectivas ayudan a mantener a los jugadores motivados. Corey Kluber de Cleveland está en una contienda de dos rivales con Chris Sale de Boston por el Cy Young de la Liga Americana, mientras Altuve está en la pelea por el JMV. En Washington, Max Scherzer compite por su segundo Cy Young consecutivo.

Los Nacionales todavía tienen oportunidad lejana de quedarse con la ventaja de localía en la Liga Nacional con un final fuerte. El 25 de agosto, ellos estaban a 14½ juegos detrás de los Dodgers. Han logrado cerrar esa brecha a 5½, y con una serie de tres partidos ante Los Angeles en calendario para este fin de semana.

"Eso siempre ha estado en mi mente'', dijo Baker. "Yo he tenido algunas personas en nuestra organización que dicen, 'Tenemos que mantenernos encima de Chicago por la ventaja de local. Pero no tenemos oportunidad de alcanzar a los Dodgers'. Yo ni les contest. Solo pienso, 'Bueno, he visto cosas más extrañas en este juego'. Cuando uno piensa que estás en el tope del deporte, este mundo se te puede colapsar''.

Mientras Baker traza su enfoque hacia el final de la temporada regular, vuelve a sus días como manager de los Gigantes de San Francisco. Estaba haciendo algo de trabajo en TV cuando llegó al Oakland Coliseum y vio a La Russa dándole un curso de actualización sobre lances al corte y relevos a los Atléticos. Quizás tenga algunos trucos propios para mantener a los Nacionales comprometidos ahora que ya han asegurado su división.

Los 50 años de Baker en el béisbol profesional le han enseñado que es difícil reiniciar el interruptor. Pero también ha aprendido que los jugadores tienen la habilidad de empujar más allá de sus límites si lo que está en juego es suficientemente alto.

"Tu cuerpo entra en una rutina y puede entrar en una rutina de pereza al igual que cuando entra a una rutina de trabajo'', dijo. "Es como una fiesta en Navidad y Año Nuevo. No quieres levantarte. Pero si sigues yendo y yendo, te sorprenderás de lo lejos que puede llegar. Tu cuerpo está cansado, pero tu mente te dice que sigas adelante''.

Los Nacionales, Indios, Astros y Dodgers ya han logrado mucho esta temporada. En medio de una serie de juegos aparentemente sin sentido durante las próximas dos semanas, sus managers les recordarán constantemente que todavía tienen un largo camino por recorrer.

^ Al Inicio ^