MLB Equipos
Sam Miller | Escritor de ESPN.com 16d

Lo bueno, lo malo... y los Gigantes: Ranking de los 30 equipos basado en sus metas del 2017

Aunque es cierto que 29 de los 30 equipos de Grandes Ligas fallaron en ganar la Serie Mundial este año, no es cierto que 29 equipos tuvieron temporadas sin éxito. Si eso fuera cierto, casi todo el mundo - equipos, jugadores, fanáticos - serían infelices casi todo el tiempo. Esto no sería divertido. Dejaríamos de hacerlo.

Así que preferimos definir el éxito de manera más amplia aquí, y reconocer que el éxito luce diferente para cada equipo. ¿Cuántos de los 30 equipos pueden reclamar que el 2017 fue exitoso? ¿Cuántos gerentes en marzo habrían aceptado, en sus propios términos, con los rosters con los que comenzaron la temporada, bajo las limitaciones que tuvieron que trabajar, las temporadas que sus equipos tuvieron este año? Esto pide un ranking.

1. Astros de Houston

Éxitos: Ganaron la Serie Mundial; por pura coincidencia, tuvieron un gran desfile en el centro de Houston esa misma semana. José Altuve dio otro gran paso al frente, y probablemente se lleve el premio de JMV, y ahora lleva buen ritmo para llegar algún día al Salón de la Fama como un Astro. Justin Verlander, adquirido casi como un activo descartado a finales de agosto, inmediatamente recobró su estatus de as y podría ser el abridor designado de Houston para el Juego 1 de las siguientes dos postemporadas.

Decepciones: Literalmente, cada acción y evento que precedió al primer título de Serie Mundial de la ciudad, y por ende no puede separarse de ese título ni descartarlo como un factor causal.

No estoy descartando la posibilidad de que un equipo que no gane la Serie Mundial pueda tener una temporada más exitosa, en sus propios términos, que el ganador de la Serie Mundial. Probablemente nunca lo haya visto - quizás los Reales del 2014 sean un caso - pero en teoría es posible. Sin embargo, este no es el año para eso. Desde la perspectiva de la ciudad y de la franquicia, los Astros ganaron uno de los títulos de Serie Mundial de mayor recompensa en el siglo.

¿Buena temporada?¡Gran temporada!

2. Yankees de Nueva York

Éxitos: Ellos no cojearon para llegar a los playoffs, ellos fueron un equipo fenomenalmente bueno. Según el porcentaje de victorias de un tercer orden -- que estima lo que debe ser el record de un equipo, basado en las actuaciones ofensivas y defensivas subyacentes - los Yankees fueron tan buenos como los Dodgers y los Astros en la temporada regular, así que no es sorpresa que hayan eliminado a Cleveland en la Serie Divisional de la Liga Americana. Aaron Judge comenzó la temporada luchando por un puesto y terminó como uno de los tres mejores jugadores de la Liga Americana. Luis Severino terminó la pasada temporada en el bullpen, y en esta ahora es uno de los tres candidatos al premio Cy Young. Los jugadores que los Yankees añadieron en la fecha límite de cambio seguirán en el equipo el año que viene. Ellos hicieron todo esto y se colocaron en posición de estar por debajo del límite del impuesto de lujo, lo que les daría más flexibilidad en la nómina en los siguientes años. Todo esto ocurrió sin que hubiese grandes expectativas sobre ellos en el 2017. Fue una temporada tan perfecta como se puede esperar de una campaña que terminó el 21 de octubre.

Decepciones: Ellos dejaron escapar ventaja de 3-2 en su serie. Estuvieron muy cerca.

¿Buena temporada?¡Gran temporada!

3. Dodgers de Los Angeles

Éxitos: Muchos. El mejor periodo de 50 juegos en un siglo, el mejor record para un equipo desde 2004, una corrida dominante hacia su primera aparición en una Serie Mundial desde 1988, una victoria en uno de los juegos de Serie Mundial más emocionantes de la historia, uno de los más memorables intentos de juego perfecto de todos los tiempos, una de las mejores ceremonias de lanzamiento de la primera bola, el record de jonrones para un novato en la Liga Nacional, la largamente esperada y universal apreciación de Yasiel Puig. Su departamento de desarrollo de jugadores tuvo éxito con varios prospectos por debajo del radar, ellos terminaron la temporada con dos de la docena de los mejores prospectos en el béisbol, y sus bateadores de menos de 25 años fueron los mejores bateadores de menos de 25 años (según el OPS) en la Liga Nacional.

Decepciones: Pienso mucho en el Juego 3 de la Serie Mundial. Yu Darvish fue sacado en la segunda entrada, tras permitir doble a José Altuve que puso corredores en segunda y tercera. Los Dodgers estaban atrás por cuatro carreras, y el manager Dave Roberts tenía que tomar una decisión. ¿Estaban en juego los Dodgers o no? De no ser así, trae a Ross Stripling y Brandon McCarthy y comienza el Juego 4 con fuerza completa. Si es así, trae a Kenta Maeda y pídele que mantenga el juego cerrado.

Fue una decisión extremadamente difícil. Roberts eligió irse con Maeda. Entonces, luego, tuvo que seguir tomando la decisión, una y otra vez, de dejar lanzar a Maeda por 42 pitcheos, para luego traer a un sobretrabajado Brandon Morrow. Casi le salió - los Dodgers tuvieron en base la carrera del empate en la séptima, y en el círculo de espera en la octava y novena entrada - pero, al final eso les costó. Maeda seguía agotado dos días después, y Morrow estaba completamente sin fuerzas por el esfuerzo, y los Dodgers perdieron el Juego 5. No sabemos lo que habría ocurrido, en el Juego 3, en el Juego 5, en los Juegos 6 y 7, si Roberts hubiese utilizado otra estrategia, pero ciertamente luce como una decisión que le costó a los Dodgers la Serie Mundial. Yo pienso que fue la decisión correcta. Algunas veces la decisión correcta es costosa.

Pero he aquí el asunto: ¿Qué tal si, en vez que Altuve conectara doble, hubiese conectado cuadrangular? Entonces iba a ser un juego de seis carreras. Entonces los Dodgers si habrían estado definitivamente fuera del mismo. Entonces habrían usado a Stripling y McCarthy. Esos son los márgenes, y las incógnitas, con las que se tiene que trabajar en una Serie Mundial: Permites un doble y pierdes, permites un cuadrangular y ganas. ¿Cómo hace sentido eso en cualquier escenario excepto el que les acabo de demostrar?

Todo esto es para decir que los Dodgers no ganaron la Serie Mundial, a pesar de haber gastado más en los pasados cinco años que los Cachorros y los Astros de forma combinada.

¿Buena temporada?¡Buena temporada!

4. Diamondbacks de Arizona

Éxitos: Ganaron 24 juegos más que en el 2016, y ganaron el juego entre comodines para llegar a la SDLN por primera vez desde 2011. Una rotación que comenzó la temporada con Zack Greinke en declive y cuatro interrogantes detrás de él terminó siendo la mejor en la Liga Nacional, con Robbie Ray elevándose casi al nivel de un as. J.D. Martínez fue el mejor alquiler en la fecha límite de cambios desde... ¿CC Sabathia en 2008? ¿Randy Johnson en 1998?

Decepciones: Atrás en el marcador en casi todas, excepto tres, de las entradas de la SDLN, una previa de lo que probablemente venga para los Diamondbacks - buenas temporadas pero siendo aplastados por sus rivales divisionales con nóminas de $250 millones.

¿Buena temporada? ¡Buena temporada!

5. Mellizos de Minnesota

Éxitos: Llegar a los playoffs en un año en el que no fueron ni siquiera mencionados en los pronósticos. El anual atisbo a la grandiosidad de Byron Buxton duró más de lo usual este año, ya que bateó .314/.359/.553 luego del 4 de julio. Ellos tuvieron que ser vendedores en la fecha límite de cambios y comoquiera llegaron a la postemporada.

Decepciones: Ellos corrieron ante la mayor colección de equipos talentosos en una postemporada en toda la historia, y no sobrevivieron la lucha por mucho tiempo.

¿Buena temporada? ¡Buena temporada!

6. Cerveceros de Milwaukee

Éxitos: Con apuestas en contra de 200-a-1 en Vegas, los Cerveceros empataron las menores probabilidades de ganar la Serie Mundial. Pero ellos llegaron hasta finales de julio en la cima de la División Central de la LN, ganaron 86 partidos, fallaron en llegar al comodín por un juego y superaron a los Nacionales de Washington en el arranque. Su página en Baseball-Reference es como la bolsa de regalos de Santa sin fondo. Sin importar cuántas veces mires atrás, en cada una de ellas descubrirás otro Cervecero del que nunca habías escuchado antes y que tuvo una buena temporada.

Decepciones: Probablemente habría sido una historia con mejor sentimiento y se hubiesen perdido la postemporada por, digamos, dos juegos, o incluso tres o incluso cuatro. Especialmente considerando que tuvieron la nómina más baja en todo el béisbol, por decisión propia. Y especialmente considerando que ellos dejaron escapar más ventajas (50) que cualquier otro equipo en el béisbol.

Y de hecho, pienso que de todos modos fue una temporada innegablemente exitosa.

¿Buena temporada? ¡Buena temporada!

7. Indios de Cleveland

Éxitos: Ellos ganaron 22 juegos en fila, nuevo record para la LA. Tuvieron a juicio de muchos el mejor cuerpo de lanzadores en décadas - o quizás de todos los tiempos -- y Corey Kluber probablemente gané el Cy Young. Eran un equipo que valía la pena ver jugar, y más de dos millones de personas lo hicieron para hacerlo por primera vez en casi una década. Ellos invirtieron en Edwin Encarnación y Jay Bruce para hacer un gran equipo élite, y ambas movidas rindieron frutos.

Decepciones: Era probablemente el mejor equipo en el béisbol y desperdiciaron una ventaja de 2-0 en la SDLA ante los Yankees. Su sequía sin una Serie Mundial se extenderá un año más, y con los márgenes financieros de Cleveland probablemente no puedan seguir este ritmo de gastos por mucho tiempo.

¿Buena temporada? ¡Buena temporada!

8. Cachorros de Chicago

Éxitos: Llegaron a la SCLN. Trajeron de vuelta a casi todo el mundo de su desfile de 2016, y se divirtieron mucho. Jon Lester logró atrapar un corredor fuera de la base, y probablemente ese fue el momento más salvaje de toda la temporada regular. Tuvieron el mejor record en la LN en la segunda mitad, por mucho, con un nucleo ofensivo joven e impresionante que fácilmente podría "sorprendernos" a todos al ganar 109 partidos el año que viene.

Decepciones: Cada lanzador abridor perdió velocidad. Fallaron en convertirse en una dinastía.

¿Buena temporada? ¡Buena temporada!

9. Rockies de Colorado

Éxitos: Llegaron a la postemporada en una campaña en la que algunos escritores supuestamente astutos habían advertido que no debían tomarse demasiado en serio. Ellos desarrollaron a Jon Gray hasta convertirlo, a juicio de muchos, en el mejor lanzador criado en sus fincas en la historia de la franquicia.

Decepciones: Ellos estuvieron por debajo de los .500 (por muy poco) en la segunda mitad y uno tiene que preguntarse si el perder el juego entre comodines fue el techo para este grupo. Por supuesto, ellos siempre pueden mejorar este grupo.

¿Buena temporada? Buena temporada.

10. Medias Blancas de Chicago

Éxitos: Me toca votar este año por el premio de Manager del Año en la Liga Americana, y le pedí a mi amigo Matt Trueblood, quien escribe el boletín llamado the Penning Bull, si existía un buen caso para cualquier elección idiosincrásica. Su respuesta casi me convenció:

"Mira, uno tiene que quererlo, y definir el trabajo de un manager como la ejecución máxima y óptima del plan de una organización en vez de ganar partidos, pero: Rick Rentería. Este hombre tenía a los Medias Blancas con el deseo de ganar, de competir incluso a pesar de haber perdido muchas piezas mediante cambio, y está tratayendo a un montón de jugadores importantes de maneras inesperadas y valiosoas. Recibe mucha confianza de parte de sus jugadores latinos. Tiene las manos más metidas en el día a día que cualquier otro manager en el deporte según el punto de vista de instrucción".

Decepciones: Mal equipo.

¿Buena temporada? Buena temporada.

11. Atléticos de Oakland

Éxitos: Sonny Gray se recuperó lo suficiente para traer en recompensa a dos de los 100 mejores prospectos en la fecha límite de cambios. Yonder Alonso medio salvó el desastroso cambio de Drew Pomeranz de hace un par de años, superando con su bate las mejores expectativas. Cuando fue cambiado por Boog Powell en agosto, Powell, de 24 años, bateó .321/.380/.494 para superar las expectativas de todos. Los Atléticos tienen uno de los mejores grupos de jugadores de menos de 25 años en el béisbol; Matt Chapman de 24 años lideró a los antesalistas de la LA en carreras salvadas por la defensiva, a pesar de haber pasado apenas la mitad de la temporada en las mayores. Mientras el inicialista de 23 años Matt Olson hizo esto:

• Matt Olson, 2017: 216 turnos, 24 HR, .259/.352/.651, 164 OPS+
• Gary Sánchez, 2016: 229 turnos, 20 HR, .299/.376/.657, 168 OPS+

Su seleccionado en la primera ronda del draft en 2016, A.J. Puk, ponchó a 184 bateadores en 125 entradas de forma combinada en Clase A alta y Doble A.

Decepciones: Fue un camino sin suspenso hacia el último lugar - no tuvieron un mes ganador hasta septiembre. Los tres lanzadores jóvenes alabados y que llegaron en el gran acuerdo del verano anterior, el que envió a Rich Hill y Josh Reddick a los Dodgers, perdieron su brillo.

¿Buena temporada? Buena temporada.

12. Nacionales de Washington

Éxitos: Stephen Strasburg finalmente cumplió su destino como el mejor lanzador prospecto de la historia. No sería sorpresa que dentro de dos años miráramos atrás, y nos diéramos cuenta que, en algún punto del 2017, él se convirtió en el mejor lanzador del planeta, aunque no lo supiéramos en ese entonces. Washington ganó su división de forma fácil, y logró superar una brutal corrida de lesiones para alcanzar las 95 victorias por cuarta ocasión en seis años. Hay años en que este equipo de los Nacionales, jugando exactamente como lo hicieron, habría sido el mejor equipo en todo el béisbol y ganado la Serie Mundial y parecería inevitable hacerlo.

Decepciones: Fallaron, de nuevo, en llegar a la primera SCLN de su historia.

Podría decirse que ninguna temporada que termine con el despido de su manager se debería catalogar como una feliz. Sin embargo, también podría decirse que ninguna temporada que termine con un título divisional se deba catalogar como infeliz. Estamos entrando aquí en territorio ambigüo.

¿Buena temporada? Buena temporada, creo.

13. Marlins de Miami

Éxitos: Se libraron de su dueño. Además fueron testigos de una genuina persecución de un record de jonrones. ¿O fue un record? No habíamos terminado de debatirlo cuando terminó la temporada y Giancarlo Stanton no había alcanzado los 61. Los Marlins lideraron la LN en OPS+, tuvieron un bateador por encima del promedio en cada posición excepto en una, convirtieron a Marcell Ozuna en una estrella y hasta vieron un partido sin hits de parte de Edinson Vólquez.

Decepciones: Las otras 161 aperturas de su cuerpo de lanzadores.

¿Buena temporada? Buena temporada, creo.

14. Medias Rojas de Boston

Éxitos: Colocarse por debajo del límite de impuesto de lujo, lo que les ahorra grandes multas cada año. A pesar de eso, ellos se las arreglaron para añadir a Chris Sale en el invierno y ganaron el Este de la LA sin mucho estrés. Craig Kimbrel se recuperó para tener una de las mejores temporadas para un relevista en su historia, y los cotizados prospectos Andrew Benintendi y Rafael Devers tuvieron sólidas temporadas como novatos.

Decepciones: El rendimiento subyacente del equipo no fue tan impresionante, especialmente a la ofensiva, y especialmente en una era en la que cada equipo tuvo cuatro bateadores con 25 jonrones y Boston no tuvo ninguno. Su manager fue despedido; ver el escrito de los Nacionales de Washington sobre la regla de los managers despedidos.

¿Buena temporada? Buena temporada, creo.

15. Filis de Filadelfia

Éxitos: Varios jugadores jóvenes dieron el salto a las mayores o dieron un salto dentro del gran circo, incluyendo a Nick Williams, Jorge Alfaro, Rhys Hoskins y Aaron Nola. Hoskins, quien no apareció entre los 100 mejores prospectos al entrar a la temporada, tuvo una gran campaña en Triple A, luego un debut históricamente bueno, y más o menos todo el mundo está convencido de que es de verdad. Ellos tuvieron a los lanzadores más jóvenes en la LN y el segundo grupo de jugadores de posición más joven, y fueron algo creíbles, con una mejoría significativa en el diferencial de carreras sobre las anteriores dos temporadas.

Decepciones: Nos podemos imaginar que este año haya sido el de consolidación, con los Filis empujando para llegar a los .500 y entrando al invierno como contendientes para el 2018. Pero Maikel Franco siguió su retroceso, Vince Velasquez se lastimó y J.P. Crawford tuvo problemas gran parte del año en Triple A, por lo que eso le añadirá un año más al plan de reconstrucción - un año adicional para que los fanáticos vean a un equipo sin oportunidad.

¿Buena temporada? Probablemente una buena temporada. Sabremos más... ¿el año que viene?

16. Cardenales de San Luis

Éxitos: Ellos siguieron haciendo lo que hacen los Cardenales: Tommy Pham, 29 años con 14 jonrones de por vida, de repente se convirtió en una superestrella, superando a Carlos Correa y Kris Bryant con el 10º mejor WAR en el béisbol. Los Cardenales son como el tipo que se mete la mano en su bolsillo de invierno, encuentra de forma inesperada un billete de $5, entonces nota que en realidad es uno de 50. José Martínez superó en hits a George Springer; Kyle Wallace superó en hits a Gary Sánchez; Paul DeJong superó en hits a Brian Dozier. ¿Cuáles de estos nombres me inventé? ¿Acaso eso importa?

Decepciones: Ganaron menos partidos que lo que han logrado en una década, y fallaron en entrar a la postemporada por segundo año al hilo.

¿Buena temporada? Ehhh. Sí, pero no se sintió como tal.

17. Angelinos de Los Angeles

Éxitos: Sin caer en trampas costosas en el invierno pasado, ellos jugaron béisbol de importancia hasta las últimas dos semanas de la temporada regular. Los Angelinos tuvieron más victorias viniendo de atrás que cualquier otro equipo en el béisbol, y si nunca dieron esa sensación de que en realidad eran buenos, esas victorias viniendo de atrás (y la competencia sin brillo por el segundo puesto de comodín) dio el sentimiento constante de que ellos quizás estaban en eso. En cuanto a la base de la tasa, Mike Trout tuvo su mejor temporada ofensiva, y 2,134,518 fanáticos pagaron para ver a uno de los 12 mejores jugadores de la historia (por lo menos) alcanzar su pico. Los Angelinos atrajeron más de 3 millones de fanáticos, sin registrar baja respecto a años anteriores, demostrando una gran durabilidad con su base de fanáticos.

Decepciones: Por primera vez desde 2012, ellos tuvieron que jugar béisbol sin Mike Trout por un periodo extensor: su resumé sin macula se arrugó un poco, y además supimos la decepcionante noticia que su apodo "oficial" es Kiiiiiid. El emergente cerrador Bud Norris, a pocos días de traer algo valioso a cambio en la fecha límite, abruptamente permitió ocho carreras en tres salidas, hundiendo su valor de cambio y costándole a los Angelinos dos victorias. Albert Pujols colapsó, y pasó de ser sobrepagado pero útil a ser uno de los peores jugadores en todo el béisbol. Este día iba a llegar, como le pasa a todos, pero a Pujols le llegó restándole cuatro años y $114 millones en su contrato.

¿Buena temporada? Ehhh. Sí, pero no se sintió como tal.

18. Padres de San Diego

Éxitos: Su diferencial de carreras sugiere un equipo que debió haber ganado 59 partidos, y de algún modo los Padres lograron 71 victorias. Lo que nos dice que, para ser un equipo en modo de reconstrucción total, con prácticamente cero preocupaciones por el producto a nivel de Grandes Ligas y quizás tres jugadores buenos, las cosas pudieron haber sido mucho más feas de lo que fueron.

Decepciones: No está claro quién va a ser su Todos Estrellas en el 2019.

¿Buena temporada? No, pero tuvo su propósito.

19. Rangers de Texas

Éxitos: Los Rangers conectaron muchos cuadrangulares. Equipo divertido, muchos jugadores jóvenes, muchos batazos largos. Rougned Odor conectó 30 jonrones como intermedista.

Decepciones: Los Rangers fueron bastante malos. Equipo desbalanceado, muchos problemas, muchis outs. Odor bateó .204/.252/.397.

¿Buena temporada? No, pero tuvo un propósito.

20: Tigres de Detroit

Éxitos: Ellos se quedaron el primer turno en el sorteo, y ellos tuvieron que gastar un mes (septiembre) siendo realmente patéticos para lograrlo. La reconstrucción de los Tigres se veía venir hace tiempo, y se había demorado gracias a un dueño rico y un atisbo de poder estelar veterano; que finalmente se hayan visto forzados a eso es probablemente lo mejor.

Decepciones: Por primera vez en su carrera, Miguel Cabrera no recibirá un solo voto para JMV. Ninguno de los cambios hechos en el verano luce grandioso a la distancia: J.D. Martínez y Justin Upton trajeron recompensas modestas en un mercado malo para los jardineros, mientras que Verlander le dio vuelta casi de inmediato a su temporada tras unirse a los Astros. Detroit probablemente estaba contento con salir de su salario, pero ahora luce como que le dieron a Houston un as por los siguientes dos años.

¿Buena temporada? No, pero tuvo un propósito.

21. Bravos de Atlanta

Éxitos: El torpedero de 20 años Ozzie Albies tuvo un debut fantástico, bateando mejor como ligamayorista de 20 años que lo que logró en las menores. El sistema de fincas de los Bravos sigue lleno de talento, ya que tienen siete de los 50 mejores prospectos según la lista de mediados de temporada de Keith Law. Su cambio en la temporada baja por el cotizado prospecto en la receptoría Alex Jackson luce con mejores oportunidades de rendir frutos.

Decepciones: Si se suponía que este fuese un año de consolidación - como el de los Astros en 2014, cuando José Altuve ganó su primer cetro de bateo y Dallas Keuchel recortó su efectividad casi a la mitad - entonces fue en gran medida un fallo. El salto al estrellato de Dansby Swanson nunca llegó, el as Julio Teherán tuvo la peor temporada de su carrera, y los Bravos tuvieron uno de los rosters más viejos y menos interesantes en la Liga Nacional. Había cosas divertidas ocurriendo debajo de la superficie, en las fincas, pero las 72 victorias de Atlanta no fueron divertidas. Y entonces su gerente, John Coppolella, fue sacado a la fuerza a mitad de temporada, entre investigaciones relacionadas a las contrataciones internacionales de los Bravos y fraudes a nivel de la industria y pistas de que el ambiente dentro de la oficina central era altamente disfuncional.

¿Buena temporada? No, pero tuvo un propósito.

22. Marineros de Seattle

Éxitos: Mike Zunino, quien por alguna razón es el jugador favorito de cada fanático de los Marineros que conozco, volvió de un descenso y jugó como una estrella en la segunda mitad. Si se tratara de alguien más, sería una buena segunda mitad. Pero los fanáticos de los Marineros que conozco parecen sacar mucha autoestima del éxito de Mike Zunino.

Decepciones: Han pasado 14 años desde que los Marineros tuvieron temporadas ganadoras consecutivas, y 16 desde que llegaron a la postemporada - la mayor sequía en el béisbol. Ellos son, según esas medidas, la franquicia más lastimada en el béisbol para esta generación de fanáticos. Los Marineros bajo Jerry Dipoto siguen siendo los más famosos por hacer muchos cambios, pero no por ganar muchos de ellos.

¿Buena temporada? No, pero no se les rompió nada.

23. Rays de Tampa Bay

Éxitos: Kevin Kiermaier siguió jugando buena defensiva y dejando que la gente le observe.

Decepciones: Los Rays siguieron su hábito reciente de parear malos records con fuertes actuaciones subyacentes. En este caso, el porcentaje de victorias de un tercer orden de Baseball Prospectus tuvo a los Rays jugando como un equipo de 89 victorias, mejor que los Medias Rojas. En cambio, lograron 80 victorias. Este es un dato alentador para el futuro, excepto por el hecho que esto le ha sucedido a los Rays en cada año desde 2011, lo sugiere que es posible que haya algo roto en los Rays.

Además ellos tiraron la toalla por Tim Beckham casi a 20 minutos de que se convirtiera en una estrella.

¿Buena temporada? No, pero no se les rompió nada.

24: Azulejos de Toronto

Éxitos: Bo Bichette y Vladimir Guerrero Jr. dieron grandes pasos de adelanto. Guerrero saltó del puesto 48 en la lista de prospectos de Keith Law antes de la temporada al No. 8 a mediados de campaña, mientras que Bichette llegó al puesto 34 a mediados de temporada luego de no haber entrado a los primeros 100 en enero.

Decepciones: Un año luego de llegar a la SCLA, los Azulejos ganaron 76 juegos y no superaron el 10 por ciento en sus probabilidades de llegar a los playoffs luego de junio. Por eso ellos pagaron casi $177 millones, la quinta mayor nómina en el Día Inaugural en el béisbol. Las ampollas malograron tanto la temporada del as de la rotación en el 2016 Aaron Sánchez que el joven derecho solo pudo lanzar 36 entradas, con cuatro visitas a la lista de lesionados.

¿Buena temporada? No.

25. Reales de Kansas City

Éxitos: Eric Hosmer, Mike Moustakas y Lorenzo Cain, en su año final camino a la agencia libre, fueron lo suficientemente buenos como para que fuera fácil decidir extenderle una oferta calificada. Eso significa que los Reales obtendrán por lo menos turnos de compensación en el sorteo si ellos firman en otro equipo. Los Reales jugaron béisbol con significado hasta septiembre.

Decepciones: El nucleo del roster que llegó a las Series Mundiales en 2014-2015 saldrá del equipo en este invierno, y no hay mucho talento que venga a reemplazarlo detrás de ellos. Jorge Soler, adquirido por Wade Davis en el invierno pasado, fue notoriamente malo.

¿Buena temporada? No.

26. Rojos de Cincinnati

Éxitos: Scott Schebler, Zack Cozart, Scooter Gennett y quizás Eugenio Suárez tuvieron los mejores años de sus carreras, y los Rojos fueron un equipo de Grandes Ligas divertido y competente en exactamente la mitad del tiempo.

Decepciones: La otra mitad del tiempo ellos estaban lanzando.

¿Buena temporada? No.

27. Piratas de Pittsburgh

Éxitos: Jameson Taillon volvió con éxito del cáncer.

Decepciones: Starling Marte fue suspendido por uso de sustancias prohibidas, los jonrones y las bases robadas de Gregory Polanco se redujeron a la mitad, la efectividad de Tyler Glasnow se cuadriplicó tras su ascenso a las Grandes Ligas, y los Piratas nunca estuvieron cerca de ser contendientes.

¿Buena temporada? No.

28. Orioles de Baltimore

Éxitos: Jugaron béisbol con significado en agosto. Fueron anfitriones de 50 exhibiciones de la excelente e inspiradora historia de Tim Beckham.

Decepciones: El equipo que siguió venciendo las proyecciones pesimistas... no pudo vencer las proyecciones pesimistas. Habrá más proyecciones pesimistas en este invierno, y los Orioles (quizás de forma razonable) se dirán a si mismos que las proyecciones no los amilarán. Será difícil creerles.

¿Buena temporada? No.

29. Mets de Nueva York

Éxitos: Michael Conforto fue básicamente una estrella, y Noah Syndergaard -- 34 ponches, two boletos no intencionales, cero jonrones permitidos en 30 entradas - podría ser mejor que las mejores proyecciones para él. Amed Rosario podría ser el mejor prospecto en el béisbol, y debutó a los 21 años. Siguen teniendo un buen núcleo, y no todas las cosas que le ocurrieron a ese núcleo fueron malas.

Decepciones: Los peligros de construir un equipo alrededor de pitcheo joven fueron, por enésima vez, probados. La efectividad de Matt Harvey de 6.70 es la peor en la historia de la franquicia (mínimo de 80 entradas). ¡Matt Harvey! Zack Wheeler terminó en la lista de lesionados de 60 días, Robert Gsellman fue golpeado duro, Syndergaard tiró 30 entradas, y un Jacob deGrom no es suficiente para que un equipo sea construido alrededor de pitcheo joven. Fue una mala temporada, como suelen ser los años malos de los Mets.

¿Buena temporada? No.

30. Gigantes de San Francisco

Éxitos: No tuvieron ninguno.

Decepciones: Un equipo que comenzó la temporada con mejores probabilidades en Las Vegas que los Astros, una mayor nómina que los Cachorros o Nacionales, y recuerdos frescos de tener el mejor record en el béisbol en la primera mitad del 2016, los Gigantes terminaron con su peor record desde 1985. Peor aún, ellos perdieron el turno No. 1 en el sorteo cuando los Tigres colapsaron de peor forma que ellos en septiembre. Ambos equipos terminaron con el mismo record, pero los Tigres "ganaron" el desempate debido al mejor record de los Gigantes en el 2016, otra manera de que el increíble éxito de los Gigantes en la primera mitad del 2017 haga que el 2017 luzca más desastroso.

¿Buena temporada? LOL.

Gracias a Jeffrey Paternostro y Craig Goldstein por su asistencia.

^ Al Inicio ^