<
>

Latinos de la Semana LN: Se encendió Javy Báez

play
Tablazo grande de Javi Báez amplía el marcador de los Cachorros (0:20)

El segunda base de los Cachorros aprovecha un manjar servido por Iván Nova. (0:20)

Nadie duda que el puertorriqueño Javier Báez es uno de los peloteros más divertidos de ver en todas las Grandes Ligas, capaz de hacerle daño al rival ya con su bate, ya con su guante o ya con la picardía de su juego.

A sus 25 años y en su quinta temporada en las Mayores, el que fuera considerado el mejor prospecto de la organización de los Cachorros de Chicago no ha alcanzado aún la madurez que le permita consolidar un rendimiento estable.

Sin embargo, a rachas muestra señales de ese potencial que lo hace un pelotero diferente.

En la semana del domingo 8 al sábado 14 de abril, Báez tuvo una de esas rachas que descubren cuán bueno puede llegar a ser el boricua.

En 21 turnos disparó cinco hits, para un average común y corriente de .238.

Pero fue en extremo productivo, pues sus cinco imparables fueron extrabases, un doblete y cuatro cuadrangulares, con lo que tuvo un extraordinario promedio de slugging de .857.

Y fue una máquina de impulsar carreras, pues remolcó diez, en tanto pisó el plato en seis ocasiones.

Una gran semana tuvo el venezolano Francisco Cervelli, cátcher titular de unos Piratas de Pittsburgh que han sorprendido a todo el mundo por su buen arranque de temporada.

Cervelli disparó ocho hits en 18 turnos, para average de .444, con dos anotadas y siete empujadas.

Tuvo cohetes de todas dimensiones, pues cuatro fueron sencillo, un doble, un triple y par de bambinazos, para slugging de .944.

Su compatriota José Martínez, de los Cardenales de San Luis, sigue dándole duro a la pelota y se ha apoderado a fuerza de batazos de la titularidad en la primera base de los pájaros rojos.

"Cafecito" se fue de 23-9 (.391), con una anotada y siete impulsadas.

Como extrabases despachó tres biangulares y un vuelacercas, para slugging de .652.

Otro venezolano que sobresalió en los últimos siete días fue el jardinero José Pirela, de los Padres de San Diego.

Pirela ligó 11 cohetes en 30 oportunidades, para average de .367, con cuatro anotadas y la misma cifra de remolques.

Cuatro dobletes fueron sus extrabases y su promedio de slugging fue de .500.

Y el zurdo dominicano Jarlin García, de los Marlins de Miami, estuvo a punto de hacer historia, aunque su propio manager Don Mattingly le escatimó esa oportunidad.

En la primera apertura de su carrera en Grandes Ligas, García trabajó seis innings sin permitir hits ni carreras a los Mets de Nueva York, el equipo más caliente de la Liga Nacional.

El zurdo de los peces apenas regaló dos boletos y ponchó a tres, pero cuando iba por 77 pitcheos, Mattingly lo sacó del partido que ganaba 1-0. Luego el bullpen se encargaría de echarle a perder la faena al abridor, al permitir cuatro carreras en el octavo episodio.

García es apenas el segundo pitcher en no permitir imparables en su primera apertura en Grandes Ligas, desde que Bobo Holloman lo hiciera en 1953, aunque este último sí lanzó las nueve entradas.

Frío, frío

Maikel Franco ilusionó a los fanáticos de los Filis de Filadelfia con el arranque de temporada que tuvo, que puso a muchos a pensar si este era finalmente el año del despegue del antesalista dominicano.

Latino de la Liga Nacional la pasada semana, Franco se enfrió por completo en los últimos siete días, al disparar apenas dos cohetes en 14 turnos, para average de .143 y tres ponches.

Y el segunda base venezolano Carlos Asuaje, de los Padres, apenas si vio la pelota en la semana, pues se fue de 23-2 (.087) y cuatro abanicados.

Para esta selección se tomaron las estadísticas desde el domingo 8 hasta el sábado 14 de abril.