<
>

La Novena: ¿Estará en Tokio 2020 la versión 2.0 del Team Rubio?

El jugador de cuadro boricua Javi Báez es cada vez mejor pelotero y hasta la fecha está en la conversación del Jugador Más Valioso. Matt Brown/WBCI/MLB Photos via Getty Images

1. UN DREAM TEAM BORICUA en los Juegos Olímpicos de 2020 está en la nebulosa línea que delimita la realidad de la ficción. Inspira el resurgir del béisbol puertorriqueño: subcampeones en los Clásicos Mundiales de 2013 y 2017, títulos en fila en las Series de Caribe de 2017 y 18, la reciente coronación en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Barranquilla, Colombia, y el hecho, para nada menor, de contar con varios de los mejores peloteros de las Grandes Ligas: Francisco Lindor, Carlos Correa, Javier Báez, Yadier Molina, Edwin Díaz. La etapa turbia de tener que entrar al draft, que los puso en desventaja con el resto de las naciones del Caribe, ya es mera anécdota. Habría que preguntarles a los peloteros si estarían dispuestos a conformar el TeamRubio 2.0 en caso de clasificarse a la cita bajo los cinco aros. Varios colegas boricuas, que viene siguiendo a esta generación dorada desde sus años infantiles, aseguran y perjuran que su respuesta sería afirmativa. Y así, pensando al vuelo, me vienen a la mente varias preguntas: ¿Hay alguna mejor manera de despedir al capitán Yadier Molina de la selección? ¿Existe otra posibilidad objetiva para que la Isla aspire al segundo oro olímpico de su historia? ¿No sería la mejor manera de tomar desquite de la derrota ante Estados Unidos en el Clásico '17? Y por último, ya que estamos ejercitando la imaginación, en Tokio podría darse el torneo a nivel de selecciones más fuerte de la historia del deporte. Equipos de ensueño de Puerto Rico, Japón, Dominicana, Estados Unidos, Holanda y Corea del Sur (claro está, si clasifican). ¡Wao!

2. SACAR POR DOS SEMANAS a los peloteros en medio de la temporada es algo que el más cuerdo de los mortales no imagina. Acúsenme de loco. Lo sé. Sin embargo, el comisionado de MLB Rob Manfred está empeñado -con acierto- en globalizar el béisbol. Y no hay mejor lugar para promoverlo que la cita de Tokio, donde clasificarán solo cinco naciones (Japón ya está asegurado por su condición de sede). Además, el torneo podría convertirse en una especie de prueba piloto para la edición olímpica en Los Ángeles 2028. ¿Qué hará Manfred y los dueños de equipos? Solo agrego... hace pocos años era impensable un torneo de selecciones nacionales con peloteros de MLB. Hoy el Clásico Mundial tiene cuatro ediciones y cada una mejor que la otra... No sé si lo habrán notado, pero este servidor también es de los que sueña cosas ching...

3. 'PANCHO CROQUETA' así bautizó un colega cubano que estimo mucho a Giancarlo Stanton por su tendencia desmedida a engullir ponches, para ser exactos 176 en 133 partidos. Pero 'Croqueta Stanton' esta semana no acaparó la atención por sus swings al aire y sí por erigirse como el quinto jugador que más rápido arriba a los 300 jonrones en MLB. Con el cuadrangular que pegó a la banda opuesta contra los Tigres de Detroit el 30 de agosto, Stanton es el decimoquinto en alcanzar el jonrón número 300 de su carrera vistiendo el uniforme de los Yankees. El último en lograrlo con los Mulos fue Matt Holliday, quien lo hizo el pasado el 3 de mayo de 2017. De esos 300 vuelacercas, seis han sido Grand Slam y el más largo -según Statcast- voló 504 pies en un juego ante los Rockies de Colorado el 6 de agosto de 2016. Sus jonrones 100 y 200 los pegó el 17 de junio de 2013 y el 6 de julio de 2016. Necesito 4 mil 97 comparecencias. O sea, se poncha mucho, sí, pero sus números silencian cualquier sobrenombre.

play
0:27

Giancarlo Stanton ¡300 jonrones en Grandes Ligas!

El slugger necesitó mil 119 partidos y cuatro mil 97 comparecencias al home play.

4. SI MI COLEGA bautizó a Stanton también debería ir buscando un alias para su compatriota Yoan Moncada. El cubano pasó de ser el prospecto número 1 de Grandes Ligas hace par de años, a ser el pelotero que más se poncha en las Mayores. El joven de 23 se ha comido en 2018 un total de 184 ponches. Según las proyecciones de ESPN, el intermedista de los Medias Blancas de Chicago llegaría a las 222 K, cifra que lo dejaría a uno del récord de más ponches recibidos en una temporada: 223 y que está en poder de Mark Reynolds desde 2009. Moncada se ha comido 140 croquetas en 364 turnos a la zurda y 44 en 117 a la derecha. En lo que mi colega encuentra un sobrenombre que se le ajuste, acá le propongo uno que quizás le guste: Yoan 'MonKda'.

5. RONALD ACUÑA JR. no para de sorprender con su rendimiento. Ya la semana pasada su habilidad ofensiva de largometraje provocó la ira de uno de sus contrarios, y esta semana acaba de completar otra hazaña con la que desplaza al legendario Hank Aaron en la historia de los Bravos de Atlanta. Resulta que el venezolano conectó en el mes de agosto un total de 39 indiscutibles, la mayor cantidad lograda por un pelotero de 20 años en un mes calendario en la historia de los Bravos. El anterior récord, de Aaron, era de 37 hits y lo había impuesto en julio de 1954. Si conserva ese paso es probable que gane cómodamente el premio de Novato del Año.

play
0:25

¡Qué agosto para Ronald Acuña Jr.!

El novato venezolano impulsó una de las dos carreras de Atlanta, con su jonrón 22 del año.

6. LAS CURIOSIDADES de la semana fueron los 4 ponches que se tomó José Altuve el 29 de agosto ante los Atléticos de Oakland, algo inédito en su carrera en las mayores, y que los Yankees incorporaron a su plantilla a Andrew McCutchen, lo que significa que en la historia de la franquicia esta es la primera vez en un mismo año en que suman a dos ex MVP al equipo. El recién llegado McCutchen lo ganó en 2013 y Stanton en 2017, en ambos casos en la Liga Nacional.

7. PINCELADAS DEL AYER (24 al 31 de agosto) El 30 de agosto de 1918 nació Theodore Samuel Williams en San Diego. Ese nombre puede que no diga mucho, pero Ted Williams debe sonarle. Se le considera el mejor bateador de todos los tiempos, además de ser el último mortal en terminar una temporada de Grandes Ligas por encima de los .400 (.406) de promedio. Lo hizo en la campaña de 1941. Después de una carrera de 19 años, dejó promedio de .344, con 521 cuadrangulares y 1,839 carreras impulsadas. Desafortunadamente no pudo ganar un anillo de Serie Mundial con el único equipo que jugó en las mayores: los Medias Rojas de Boston. Pero sí le alcanzó para acreditarse el Premio de Jugador Más Valioso y la Triple Corona dos veces, además de liderar la Liga Americana en bateo seis veces.

8. TRAS LA DEBACLE DE CUBA en el II Clásico Mundial (2009) titulé mi artículo resumen: "¡Vergüenza!" Entonces mi editor prefirió suavizarlo con un "Con la frente en alto". (En eso de 'convertir el revés en victoria' nadie supera a los periodistas y editores cubanos). Nueve años después y en la antesala del regreso del béisbol a los Juegos Olímpicos, en Cuba finalmente parecen haberse disparado las alarmas y la palabra vergüenza alcanzó su verdadera dimensión. Ya son imposibles los eufemismos. La posibilidad de no clasificar a los olímpicos de Tokio es una realidad preocupante.

9. A JUZGAR POR LA cantidad de plazas disponibles (5) no sería extraño presenciar una cita olímpica sin el equipo que ha disputado las cinco finales en las ediciones en que esta disciplina ha formado parte del programa oficial de los Juegos: Barcelona 1992, Atlanta 1996, Sídney 2000, Atenas 2004 y Beijing 2008 (ganando tres de ellas). Existe una corriente de opinión sin precedente, entre los que se incluye a varios periodistas reconocidos y de medios del gobierno, que abogan por convocar a peloteros cubanos que juegan en ligas profesionales que no tienen vínculos con MLB o de lo contrario -aseguran- Cuba no clasificará. Esa sería una excelente opción, que no garantizaría el éxito, pero al menos haría competitiva a una selección que dominó a su antojo en el ámbito internacional desde 1926 hasta el 2006 y hoy día no es más que un equipo del montón.