<
>

Atento MLB a uso de tecnología para robar señas

CARLSBAD, California. - El béisbol de las Grandes Ligas sigue analizando el uso de la tecnología para robar señas durante los juegos, según el comisionado adjunto de la MLB, Dan Halem. Este invierno ayudará a determinar si expanden la seguridad en el juego.

"El verdadero problema aquí es dar a los clubes la comodidad de que otros equipos no estén usando tecnología electrónica para robar señas", dijo Halem el jueves por la mañana.

Halem habló en el último día de las reuniones de gerentes generales donde, en esta época del año, "todos los temas están sobre la mesa". En términos del robo/espionaje de señas, la liga está observando cómo la cámara del jardín central y las salas de video del equipo juegan un papel en el proceso.

Pero el problema número 1 de la liga continúa girando alrededor de conseguir más bolas en juego. La temporada pasada fue la primera en el béisbol en presentar más ponches que hits.

"Somos un producto de entretenimiento", dijo Halem. "Queremos jugar el juego de una manera que sea convincente para nuestra audiencia, incluida nuestra audiencia más joven. Estamos constantemente observando la forma en que el juego está cambiando orgánicamente y tratando de equilibrar los problemas competitivos... en comparación con los resultados de esas decisiones, con el producto en el campo. No es un equilibrio fácil.

"Probablemente nos gustaría ver más pelotas en juego. Es un tema en discusión".

Temas antiguos, como los relojes de lanzamiento, la duración de los juegos y los juegos de apuestas ahora legalizados, se discutieron esta semana, al igual que los cambios defensivos. Es demasiado pronto para saber si habrá algún cambio de regla para prohibir los cambios.

"No sé si es una preocupación", dijo Halem. "Es un tema del que hablamos. Hablamos de muchos temas relacionados con la forma en que se juega el juego y nuestros clubes tienen una variedad de puntos de vista sobre eso".

El proceso de intercambio de exenciones también está sujeto a discusión, incluidos los plazos de negociación, mientras que la liga también sigue vigilando la duración de los juegos. Hallam dijo que bajaron alrededor de 4.5 minutos en 2018, citando los cambios del último invierno como razones para el descenso.

"Acortando el descanso entre entradas y la regla de la visita del montículo", declaró Halem. "Los juegos duran aproximadamente 3 horas. Va en la dirección correcta".

Halem dijo que la liga no cree que haya mucha correlación entre los equipos que hacen tanking (perder a propósito) y una disminución en la asistencia, algo que el agente Scott Boras afirmó el miércoles, pero que la liga está buscando todas las posibilidades para que los fanáticos acudan a los juegos.

"Nuestros propietarios no creen que exista una conexión entre el proceso de reconstrucción y la asistencia general", afirmó Halem. "Todos los problemas están sobre la mesa en este momento. A medida que avanzamos en este proceso de temporada baja, él (el comisionado) tomará algunas decisiones".