<
>

La grieta más grande de cada contendiente del Este de la Nacional

play
New York Mets presentan a Robinson Canó y Edwin Díaz (1:14)

Los metropolitanos hacen oficial la adquisición de ambos jugadores, provenientes de los Seattle Mariners. Canó regresa a la Gran Manzana, luego de nueve temporadas (2005-2013) en los Yankees. (1:14)

El gerente general de los New York Mets, Brodie Van Wagenen, ciertamente tiene la atención de sus compañeros con sus tuits, sus swings en la jaula, hasta sus ofertas de autógrafos y declaraciones sobre la confianza en su equipo.

“Eso no es algo que yo haría”, dijo con una sonrisa un ejecutivo rival. “Porque este juego tiene una manera de derrotarte”.

Otro dijo: “Lo está haciendo a su manera. Una gran cosa sobre el béisbol es que se ha demostrado que hay más de una forma de hacer las cosas y él lo está haciendo a su manera. Me encanta”.

El cociente de riesgo/recompensa se ha incrementado porque Van Wagenen está promoviendo a los Mets como contendientes en lo que debería ser una de las divisiones más competitivas de la Major League Baseball. Cuatro de los cinco equipos del Este de la Nacional pagaron grandes mejoras en este Invierno. Los Washington Nationals se alejaron de Bryce Harper y firmaron al abridor más cotizados en el mercado de agentes libres, Patrick Corbin, por $140 millones en seis años, la mayor cantidad de dinero pagado a cualquier agente libre en este invierno. Los Atlanta Braves agregaron el bateo derecho que necesitaban con Josh Donaldson. Van Wagenen ejecutó uno de los acuerdos más grandes y sorprendentes de la temporada baja al atrapar a Robinson Canó y al cerrador Edwin Díaz, antes de comprar a Jeurys Familia, Wilson Ramos y Jed Lowrie.

El jueves, los Philadelphia Phillies finalizaron un cambio por el mejor receptor del béisbol, J.T. Realmuto, y se mantienen en el juego por Harper y el infielder titular Manny Machado, y quizás otros.

Pero con todos esos equipos, existen distintas vulnerabilidades, aparentes áreas de preocupación.

Los Phillies: Profundidad en el cuerpo de pitcheo. La industria se centrará en su participación en las licitaciones por Harper y Machado durante las próximas semanas, dada la posición aparentemente fuerte de los Phillies para conseguir uno u otro. Pero hay una expectativa entre los agentes y directivos rivales de que los Phillies también agregarán a uno de los mejores lanzadores que quedan en la agencia libre. Cuando firmaron a David Robertson, le hicieron saber que no necesariamente iba a ser el cerrador; tal vez sería Craig Kimbrel. Quizás cuando los Phillies hablan con Scott Boras acerca de Harper, ellos amplían la discusión para incluirse en la carrera por Dallas Keuchel o Gio Gonzalez. Los directivos de los equipos dicen que a principios de la temporada baja, Boras presentó conceptos contractuales por Keuchel a los equipos por seis o siete años y unos $25 o $30 millones anuales.

Pero ellos necesitan más. Detrás de Aaron Nola y Jake Arrieta, la rotación de los Phillies incluye a Nick Pivetta, quien tuvo algunos buenos días pero terminó con un 4.77 ERA; el prometedor Zach Eflin, quien comenzó bien el año pasado pero tuvo un ERA cercano a los 6 después del descanso del Juego de Estrellas; y Vince Velasquez, quien tuvo un 4.85 de ERA en 31 juegos el año pasado.

Con añadir a Harper o a Machado a su alineación diaria, los Phillies probablemente anotarán un montón de carreras, suficientes para cualquier rotación -y podrían tener una ofensiva suficientemente buena incluso sin Harper o Machado-.

De cualquier manera, se ven como un equipo que necesita al menos otro buen lanzador en su cuerpo de lanzadores.

Los Braves: Su bullpen. ¿Quién lanzará en las últimas entradas? Arodys Vizcano tuvo algunas oportunidades más cercanas el año pasado y hubo algunos juegos cuando A.J. Minter dominó bateadores. Pero no hay muchas redes de seguridad en el bullpen y se estima que entre ahora y el inicio del entrenamiento de la primavera, agregarán al menos una pieza más a sus cuerpo de relevistas, tal vez dos. Ellos parecían estar flotando alrededor de los bordes de la conversación de Kimbrel, probablemente poco dispuestos a pagar grandes dólares, pero posicionados para saltar si el precio baja a su nivel de comodidad. Ellos saben que el chico puede manejar Atlanta.

Los Nationals: Su falta de sluggers. Los Nats tendrán que superar el déficit del poder, si en realidad Harper firma en otro lugar. Washington tuvo lo que probablemente fue la temporada baja más subestimada de todos los equipos, saltó temprano por Corbin, agregó a Trevor Rosenthal y Kyle Barraclough para el bullpen, y Yan Gomes y Kurt Suzuki para la receptoría. Y los Nats tienen muchos buenos bateadores que, en su mejor momento, se subirían a batear y crearán cierta ofensiva con la velocidad.

Pero a menos que Ryan Zimmerman recupere su producción del 2017, cuando bateó 33 jonrones, es posible que tenga muchos momentos suspirando por un jonrón de tres carreras. El récord personal de Anthony Rendon es de 25, el jardinero central Victor Robles tiene 28 en cinco temporadas en las menores, y Juan Soto podría no ser el futuro inmediato de un gran número de jonrones, dado su enfoque maduro en todas las zonas del plato.

Los Phillies van a pegar jonrones. Los Braves probablemente pegarán muchos jonrones. Los Mets pegarán jonrones. ¿Los Nationals? Ya veremos.

Los Mets: Su edad. Los Mets dependerán de muchos de sus veteranos. El deporte ha tenido una gran tendencia -carrera- de ir hacia los jóvenes y los Mets agregaron jugadores más veteranos. Robinson Canó tiene 36 años, Lowrie cumplirá 35 en abril, Ramos tiene 31. El tercera base Todd Frazier cumple 33 en pocos días. Jason Vargas, actualmente seleccionado como el quinto abridor, acaba de cumplir 36 años. Jacob deGrom es nuevo en el estrellato, pero incluso es probable que sea un mayor que lo que piensan los fans ocasionales: Él cumple 31 este año. También tienen un núcleo de jugadores más jóvenes, como el campocorto Amed Rosario, pero es un roster de veteranos.

La agresividad y franqueza de Van Wagenen lo han preparado para una respuesta fuerte sin importar lo que hagan los Mets. Si llegan a los playoffs, será aclamado como un pensador audaz y alguien que haga el trabajo; si no lo hacen, será examinado en busca de una estrategia de tarjeta de crédito -gastando activos futuros para una gratificación instantánea-. Él fue muy arriesgado y el tiempo dirá si los dioses del béisbol que tanto temen, lo golpean.

Cómo se comportan los treintañeros de los Mets, y si se mantienen saludables, será el factor determinante.