<
>

¡Desaparecen los triples! ¡Los relevistas son malos! ¿Cómo MLB es diferente este año?

play
Lo Mejor del Día en BBEN: Julio Urías establece nueva marca personal (0:58)

Cody Bellinger, Khris Davis y Christian Yelich mantienen un triple empate en la cima de los jonroneros, con 10 bambinazos cada uno. Khris Davis recibió extensión con Oakland hasta 2021. Julio Urías impuso marca personal con nueve ponches. (0:58)

Desaparecen los triples! ¡Implotabdo los bullpens! Cómo es diferente el béisbol en 2019

Es demasiado pronto para decir que los Boston Red Sox están realmente en problemas, o Dan Vogelbach es realmente una estrella. Por otra parte, no es demasiado pronto para decir que realmente vamos a ver otro récord de la liga para ponches y los jonrones probablemente regresen a los niveles de 2017.

Sin embargo, hay varias maneras en que el béisbol en 2019 ha sido más diferente este año que nunca. A veces, estos cambios tempranos de la temporada resultan ser casualidades o permanentes; a veces, se presentan como cambios reales y sustantivos en la forma en que se juega el juego. Se ha jugado el 10% de la temporada 2019, y veremos tres de esas anomalías tempranas para ver cómo encajan en las tendencias históricas; cómo los afecta específicamente abril; y si la mejor explicación es el cambio permanente o algo más inestable.

1- Los triples han desaparecidos

Han habido 0.14 triples por equipo por juego esta temporada, que sería el más bajo en la historia.

Dónde encaja en las tendencias históricas: La tendencia a largo plazo -desde la década de 1920- para los triples ha sido baja, pero las caídas han sido lentas e irregulares. En la década de 1920, el promedio por equipo se triplicó aproximadamente a un triple cada dos juegos; en las décadas de 1930 y 1940, se redujo a un triple cada tres juegos; desde la década de 1950 hasta principios de la década de 1980, era aproximadamente uno cada cuatro juegos; y luego durante las siguientes tres décadas, fue uno cada cinco.

En las últimas dos décadas, los triples ocasionalmente se han reducido aún más, y las tres tasas de triples más bajas de la historia se registraron en 2013 (0.16 por juego), 2017 (0.16 nuevamente) y 2018 (0.17). Si esta temporada se mantiene en 0.14 triples por partido, sería la tasa más baja en la historia, unos 150 triples menos en toda la liga que el año pasado.

¿Pero es solo abril? No parece ser. Abril ha sido en realidad el mes más típico de la temporada para los triples. Y las tasas triples de principios de abril históricamente han igualado a las tasas finales de abril. Entonces, si bien uno podría especular que los corredores serían más cautelosos en los días fríos/húmedos, eso no parece afectar a nada en general. Principios de abril es una buena indicación para el resto de la temporada.

Pero, ¿es esto realmente solo jonrones o ponches? Esto es importante porque casi todas las historias en estos días son realmente sobre jonrones o ponches. Los triples podrían estar a la baja porque los jugadores están pegando menos triples. Pero podrían estar abajo porque los jugadores están golpeando menos bolas, en general, lo que significa que esto podría ser solo uno de los muchos resultados perdidos por terceros strikes adicionales.

Entonces, en lugar de ver triples por juego, podemos ver triples por bola en juego, y podemos ver triples por dobles. Como se ha señalado, los triples han fluctuado un poco (y han disminuido un poco) desde principios de siglo, pero esto se debe casi en su totalidad a los ponches. La tasa de triples por bola en juego han sido increíblemente constante con un 0.7% de las bolas en juego. Este podría ser el primer año en caer por debajo del 0.6%:

Otra forma de verlo es examinando la proporción de triples a los dobles, que son el primo más cercano a los triples. Han habido ocho triples por cada 100 dobles que se han alcanzado este año, lo que también sería un mínimo histórico.

Por lo tanto, los triples han bajado de manera convincente este año, y esto se puede explicar solo en parte por los dos grandes cambios en las tasas de jonrones y ponches. Y, de hecho, esto va en contra de otra tendencia reciente, de más tiempo de juego para los jugadores jóvenes. (Un pico de triples en los principios de los veintes de un jugador).

¿Así que es real? Si puede pensar en la forma en que los jugadores llegan a la tercera base y se detienen allí -roban la tercera base o sacrifican a un compañero de equipo de segunda a tercera, o van de la primera a la tercera en un sencillo, o batean un triple- se vuelven menos frecuentes en los últimos años. Rob Mains escribió recientemente sobre esto en Baseball Prospectus con dos hipótesis: Sabermetrics ha demostrado que el riesgo de avanzar de segunda a tercero en una jugada cerrada (o a cambio de un out) no vale la pena, según los modelos de expectativa de carrera. Y el miedo a las lesiones han hecho que los corredores sean más cautelosos, más de base a base.

Hay otra buena razón, también: ¡Ponches y jonrones! En un entorno de altos ponches, es menos probable que los equipos logren que el corredor llegue a home desde la tercera base en un elevado de sacrificio o un ponche. Y en una era muchos jonrones, hay menos desventajas de detenerse en la segunda base, ya que un jonrón anota a todos los corredores de bases por igual. Entonces, mientras que la caída de los triples no es explícitamente sobre ponches y jonrones, sí lo es.

Con todo lo dicho -estamos hablando de quizás solo 15 triples no conectados- en comparación con las tasas del año pasado. Los triples continuarán cayendo en relación a cuando estabas en la escuela primaria, pero es demasiado pronto para decir que continuarán en relación con el año pasado.

2- Los lanzadores están más salvajes que nunca

Han habido 3.48 bases por bola por juego, 0.43 bateadores golpeados por juego y 0.39 wild pitches por juego. Las dos últimas serían las tasas más altas desde 1900; las bases por bola serían los más altos desde el año 2000.

Quizás lo más significativo es que todo este desenfreno ha llevado (y/o ha resultado) en apariciones en el plato más largas, lo que ha llevado a juegos más largos: a pesar de las reformas de ritmo de juego, el juego promedio de nueve entradas en 2019 está en camino de igualar el más lento en la historia, a las 3 horas 5 minutos -cinco minutos más que el año pasado-.

Dónde encaja en las tendencias históricas:

  • Los bateadores se mantuvieron bastante estables durante aproximadamente un siglo antes de aumentar a mediados de la década de los noventas y aumentar a mediados de la década de los dos mil. Pero ese aumento retrocedió hasta el año pasado, cuando la liga marcó un máximo moderno de 0.4 HBP por juego.

  • Los wild pitches fueron bastante constantes hasta un salto en la década de los sesentas, y luego fueron bastante constantes durante décadas después de eso, pero han aumentado continuamente a esta década.

  • Las pasaportes alcanzaron su punto máximo en el apogeo de la era de los esteroides, pero disminuyeron mucho en esta década (alrededor de 3 por juego de 2011 a 2016), hasta que llegó la bola. Las tasas de 2017 y 2018 fueron altas (3.26 y 3.23, respectivamente), pero este año es mucho más alto aún.

¿Pero abril? Sí, abril es el mes de mayor actividad para el wildness: los HBP son generalmente un 3% más altos que el resto de la temporada, los lanzamientos descontrolados un 4% más altos y las bases por bola un 6% más altos. Las primeras dos semanas de la temporada son aún más salvajes, y estas tasas por juego ya se han calmado un poco desde la semana pasada.

Si tuviéramos que ajustar cada una de estas mediciones salvajes en un 6%, entonces estaríamos en el buen camino para los nuevos niveles máximos en HBPs (desde 1900) y pasaportes (desde 2000), pero los saltos serían menos extremos y las posibilidades de regresión a niveles normales serían más convincentes.

Pero, ¿se trata realmente de jonrones o ponches? Sí. Incluso estipulando que hay una buena posibilidad de que estas estadísticas de locura regresen a algo en línea con 2018 y 2017, hay maneras claras en que los lanzadores han cambiado sus enfoques aún más este año, para agregar ponches y evitar jonrones:

Rangos de bolas rápidas:

2010: 63.5% de todos los lanzamientos

2018: 60.8%


2019: 58.7%

Lanzamientos internos:


2010: 27.6% de todos los lanzamientos

2018: 29.1%


2019: 30.1%

Como Matt Trueblood de Baseball Prospectus ha estado documentando, los conteos completos han aumentado este año, con un 15.4% de las apariciones en el plato ahora llegando a ese punto. El número de lanzamientos al plato, de 3.95, está muy por encima del 3.90 del año pasado, que fue un récord. Más lanzamientos significan más oportunidades para bateadores de éxito y lanzamientos salvajes, por supuesto. Sin embargo, más allá de eso, los lanzadores están mostrando una clara intención aquí: evitar el contacto y trabajar con cautela para llegar a los conteos profundos donde la ventaja de un lanzador de ponches aumenta. Esto no es realmente que los lanzadores son salvajes, sino que están eligiendo una forma más salvaje de lanzar.

¿Así que es real? Básicamente. Aunque, como con los triples, es más fácil decir que el béisbol definitivamente ha cambiado en los últimos años de lo que ha cambiado en este mes. Estoy muy seguro de que veremos un nuevo récord de lanzamientos por plato este año. El resto probablemente seguirá.

3- Los relevistas son malos

La efectividad de los relevistas (4.44) es, colectivamente, más alta que la efectividad de los abridores (4.33). Los relevistas también han permitido exactamente el mismo OPS que los abridores.

Donde encaja con las tendencias históricas: A lo largo de la década de 1950, los relevistas eran casi siempre peores que los abridores e incluso a mediados de la década de 1970 no era poco frecuente que los relevistas permitieran colectivamente más ofensiva que los abridores. Pero esa era una época diferente, cuando los relevistas se parecían más a unos respaldo que a una estrategia de béisbol cotidiana.

Desde que la era realmente despegó a fines de la década de 1980, los relevistas siempre han lanzado mucho mejor que los abridores, no porque hayan sido mejores lanzadores, sino porque han sido lanzadores de calidad utilizados en períodos más cortos y, generalmente, con la ventaja a su favor. (En otras palabras: los abridores son mejores, pero los relevistas tienen el trabajo más fácil).

Si esto se mantiene, sería la primera vez desde 1988 que los relevistas han permitido una efectividad más alta que los abridores, o lo más alto de un OPS. De hecho, desde 1988 hasta 2017, solo hubo una temporada en la que la efectividad de los relevistas no fue al menos un 5% más baja que la de los abridores.

Pero el año pasado, la efectividad de los relevistas fue solo un 3% inferior a la de los abridores, y el OPS que permitieron fue solo un 1% menor. Este año, la efectividad de los relevistas es un 3% más alta que los abridores.

Tendrías que volver a 1954 para encontrar un año en el que los abridores fueran mucho mejores que los relevistas.

¿Pero abril? La brecha entre los abridores y los relevistas es menor en abril (y septiembre), pero menor no significa pequeño. Desde 1988, la efectividad de los relevistas ha sido un 6% mejor que la de los abridores en marzo y abril. La brecha crece, hasta alrededor del 8%, de mayo a agosto, pero incluso a principios de la temporada es una verdadera aberración tener abridores que superan a los relevistas.

Dicho esto, las cosas raras ocurren en períodos cortos, y un regreso como esto durante un mes no tiene precedentes. Los abridores superaron a los relevistas en abril de 2009, antes de que las cosas volvieran a la normalidad el resto de la temporada. También en 1997 y en 1994.

¿Jonrones y ponches? No exactamente, pero en cierto modo. El detalle crucial aquí, si esta regreso resulta ser real y persistente, es que los relevistas están lanzando más entradas que nunca antes, lo que diluye el equipo colectivo de los relevistas. Han habido 4.43 lanzadores por juego este año, lo que sería un récord; los relevistas han lanzado el 41% de todas las entradas, lo que también sería un récord. Hubo 285 lanzadores que aparecieron en relevo durante los primeros 12 juegos de los equipos esta temporada. Hubo 261 en la primera docena de juegos de 2017, y es seguro decir que esos 24 extras bajan, no elevan, las estadísticas de los relevistas colectivos. Hubo 232 relevistas en los primeros 12 días de 2010. Docenas de lanzadores lanzaron entradas de relevo este año que probablemente habrían estado en los menores casi cualquier otro año.

Además, realmente no podemos decir que los relevistas sean peores, excepto en relación con los abridores, y los abridores han sido los beneficiarios estadísticos del uso del lanzador moderno. Se pide a menos y menos abridores que se enfrentan a los bateadores por tercera vez en el juego, que lancen un lanzamiento cuando estén agotados, o que se apresuren para llegar a ocho o nueve entradas. Cada temporada, los abridores pueden lanzar más como relevistas, básicamente a toda velocidad. Una de las razones principales por las que los equipos prefieren usar a sus abridores de esta manera (cinco entradas y luego fuera) es que les gusta que sus abridores lancen para ponches y no les gusta tener abridores cansados en el juego que permiten jonrones.

¿Así que es real? Probablemente no es del todo real. No ha habido un aumento sustancial en las entradas de los relevistas desde la temporada pasada, o en los relevistas utilizados desde la temporada pasada, por lo que es difícil explicar por qué habría un cambio tan sustancial en los resultados desde la temporada pasada. La mejor opción es que los relevistas se establezcan en un nivel similar al del año pasado, cuando permitieron un 3% menos de carreras que los abridores. Pero eso fue un gran cambio, una temporada anómala igualada solo una vez en los 40 años anteriores. Nos preguntamos, al final de la temporada 2017, por qué los abridores de cinco entradas no estaban cerrando la brecha en los relevistas, estadísticamente. Entonces lo hicieron, mucho. Este abril está proporcionando pruebas sólidas de que el año pasado, al menos, fue real.