<
>

Competitividad de Kenley Jansen no tiene límites

play
Jensen está listo para su función en el bullpen de los Dodgers (0:52)

El curazoleño cerrador del equipo de Los Ángeles considera que la serie frente a los D'backs será difícil. (0:52)

El taponero de los Dodgers, el curazaleño Kenley Jansen, volvió a mostrarse este sábado como el hombre de hierro del equipo, sacando los últimos 5 outs del juego, para preservar el triunfo de la novena que orienta Dave Roberts, que terminó imponiéndose por pizarra final de 8-5, tomando de esa forma un ventaja de dos triunfos contra cero, para quedar a tan solo una victoria de avanzar a la Serie por el Campeonato de la Liga Nacional.

"Yo siempre estoy listo para salir a hacer mi trabajo, sin importar cómo esté el marcador, puede ser el séptimo inning o el octavo, solo pienso en estar bien preparado para salir a colaborar en la obtención de la Victoria", aseguró Jansen, después de su destacada actuación.

¿Se habla antes del juego, se hace algún plan sobre lo que el manager espera que hagas?

"Sí, hablamos, planificamos un poco y hoy, por ejemplo, hasta discutimos la posibilidad de que yo lanzara hasta dos entradas completas, para un total de seis outs", detalló Jansen, quien con la actuación de este sábado, alcanzó su noveno rescate en juegos de postemporada, incluidos tres en los que ha trabajado más allá de la entrada de rigor.

En este juego, el cerrador recibió el llamado luego de un out en el octavo episodio, con un corredor, Daniel Descalso, en la intermedia, pero Jansen le dio el portazo a los bates de los D'Backs, logrando los dos outs restantes del octavo acto y los tres últimos del noveno y último capítulo.

Por cierto, en la parte baja del octavo tramo, en lo que fuera el último turno al bate para los de Chávez Ravine, a Jansen se le atravesó un viaje a la caja de bateo y permaneció paradito, inmóvil, viendo pasar los tres lanzamientos para declararse como ponchado.

"El manager me ordenó que no intentara batear de ninguna forma, pue sería muy arriesgado verme corriendo las bases", explicó Jansen, con una amplia sonrisa.

Los de Chávez Ravine cincelaron su triunfo a base de bateo oportuno, aprovechando cada base por bolas y cuatro bases robadas en la jornada, lo que iguala una marca para la franquicia, en juegos de postemporada.

Su único extrabase, fue un doble del receptor Austin Barnes, generador de dos carreras.

Yasiel Puig, por su parte, tuvo otra actuación destacada, con tres imparables en cuatro viajes a la caja de bateo, y con 2 carreras empujadas.

La afición hizo su parte, apoyando incondicionalmente a los suyos, apretando, intimidando, aturdiendo con sus gritos al equipo rival y, por momentos, hasta la ola hizo su aparición en la tribuna de Dodger Stadium.

Todo ello, a pesar de que los de Phoenix fueron los que pusieron el bateo de poder en la noche, disparando los únicos dos cuadrangulares que se registraron en la contienda, el de Goldschmidt en el primer episodio, generador de dos anotaciones, y el que agregó las otras tres que lograron los visitantes, con el batazo de cuatro esquinas de Brandon Drury, en el séptimo tramo, como emergente.

"No podemos dar nada por hecho, porque Arizona es un equipo extremadamente competitivo, capaz de hacerte un montón de carreras en tan solo un minuto", advirtió Jansen, anticipando la continuación de la Serie Divisional, a partir del lunes, en Phoenix.

"Nosotros debemos mantenernos enfocados, jugar como lo hemos venido haciendo y tratar de cerrar esta serie lo antes posible", concluyó diciendo Kenley Jansen.