<
>

Keith Hupp, el hombre que atrapó la pelota del jonrón de Justin Turner

play
El fanático que atrapó el HR de Justin Turner (1:15)

Keith Hupp ha hecho un hábito lo que para la mayoría de los fanáticos del béisbol es un sueño casi imposible. (1:15)

LOS ÁNGELES -- Atrapar una pelota en un jonrón en un partido de béisbol se supone es una experiencia única en la vida... si se cuenta con la suerte necesaria. Para Keith Hupp, un oficial de policía retirado de 54 años de edad y aficionado de toda la vida a los Dodgers de Los Ángeles, se ha convertido casi en una rutina.

Hupp atrapó la pelota del cuadrangular que Justin Turner conectó para dejar en el terreno a los Cachorros de Chicago, que fueron vencidos por los Dodgers 4-1 y así tomar la ventaja 2-0 en la Serie de Campeonato de la Liga Nacional. El cuadrangular se produjo exactamente a los 29 años (y a 40 minutos del minuto exacto) del famoso jonrón para dejar en el terreno conectado por Kirk Gibson en el Juego 1 de la Serie Mundial de 1988.

El paradero de esa pelota permanece siendo un misterio al día de hoy. En este caso, Hupp fue la persona que atrapó el vuelacercas de Turner, estando totalmente solo, inclinándose al lado de los asientos cubiertos en el pabellón del jardín izquierdo y así poder atrapar la pelota con su guante. Cuando fue mostrado en televisión y en la pizarra alzando la pelota sobre su cabeza, varios miembros de la nómina de los Dodgers sabían exactamente quien la había atrapado.

Apenas el mes pasado, Hupp, quien ha atrapado 10 pelotas de jonrón esta campaña y 18 en las últimas dos, le obsequió al primera base novato de los Dodgers, Cody Bellinger, las pelotas de los cuadrangulares con los cuales empató (35) y superó (36) el récord de jonrones para un novato en los Dodgers, impuesto anteriormente por Mike Piazza.

''Los Dodgers prepararon una reunión con Cody, su madre, padre y yo'', dice Hupp. ''Le entregué las pelotas de los jonrones 35 y 36 y Cody hizo la cosa más increíble. Me obsequió dos pelotas usadas en el partido a cambio. En una escribió: 'Keith, gracias por devolverme la pelota del jonrón #35', y en la otra: 'Keith, gracias por devolver la pelota del jonrón #36' y firmó ambas. Para mí, eso es mejor que tener las pelotas verdaderas. También me obsequió un bate y una camisa. Fue muy bonito para mí, como aficionado de los Dodgers, haberlo conocido a él y a sus padres''.

Hupp, quien fuera oficial de policía durante 33 años, se retiró hace más de dos años como Capitán del Departamento de Policía de South Gate. Ha sido abonado por más de 20 años y ha permanecido sentado en el pabellón del jardín izquierdo durante las últimas 10 campañas, a la vez que los Dodgers han ganado siete títulos en la División Oeste de la Liga Nacional y han acudido en cinco ocasiones a la Serie de Campeonato de la Liga Nacional. El nativo de San Gabriel asistió al encuentro del domingo con Lindley, su hijo de 29 años de edad.

Turner denominó al jonrón del domingo (el cual fue el segundo cuadrangular para dejar en terreno conectado por un miembro de los Dodgers en postemporada) el más importante de su vida. Podría decirse que el segundo en importancia fue el bambinazo de Turner en el juego 3 de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional del año pasado en Dodger Stadium para ayudar a los Dodgers a tomar ventaja 2-1 sobre los Cachorros. Pues bien, Hupp también atrapó esa pelota. Turner no solicitó la pelota esa noche ya que los Dodgers ganaron 6-0 antes de perder la serie en seis cotejos. Sin embargo, meses después se la autografió a Hupp en el Festival del Fanático anual del equipo, previo al inicio de los entrenamientos primaverales.

La situación el domingo fue muy distinta.

''Cuando JT fue a batear, le dije a mi hijo: 'Oye, fue hace casi un año cuando bateó ese jonrón. ¿No sería bonito si bateara uno y yo la pudiera atrapar de nuevo?''', dice Hupp. ''Durante sus primeros tres turnos, me imaginaba la trayectoria de la bola y él no se fue de cuadrangular''.

''Y en el noveno inning, lo bateó. Parecía alzarse e ir hacia el jardín central y vaya sí tuve suerte. Corrí lo más rápido que pude y me extendí tres o cuatro pies, y pude atraparla''.

Después del partido, los Dodgers llevaron a Hupp y a su hijo a encontrarse con Turner. Hupp le entrego la pelota a Turner. Hupp e hijo se fotografiaron con Turner y el cerrador de los Dodgers, Kenley Jensen. Si bien no hubo oficialmente un intercambio de bienes el domingo, Hupp espera que sea algo similar a lo recibido de parte de Bellinger.

''No pedí por nada a cambio. Sin embargo, dijeron que me entregarían algo, y estoy seguro que será así'', dice Hupp, quien recibió 213 mensajes de texto en su celular al momento que llegó a su casa, antes de medianoche. ''Esta es la pelota más importante que he atrapado. Pensé que la más importante sería siempre la que conseguí a principios de año, que fue la pelota del jonrón de Ian Kinsler que le dio la victoria a Estados Unidos en el Clásico Mundial de Béisbol en el Dodger Stadium''.

Hall afirma que esa pelota será donada al Salón de la Fama del Béisbol en Cooperstown. Si bien cuenta con una vasta colección de objetos relacionados con el béisbol, afirma que no colecciona pelotas de jonrones por dinero.

''Me retiré hace un par de años, y afirmé que iba a gastar los ingresos de mi retiro en el béisbol'', dice Hupp. ''El año pasado, asistí a 109 partidos y este año fui a 127. Acudí a todos los encuentros en el Dodger Stadium esta temporada y 46 en la carretera. Asistí a todos los juegos de playoffs. Siempre me siento en el outfield porque intento atrapar las pelotas de los jonrones. Soy un hombre mayor, tengo 54 años y cuando veo la pelota acercarse a mí, es una sensación de aceleración. Fui rodeado por la muchedumbre luego de atrapar la pelota (del domingo). No hay nada que se le parezca''.

Obviamente, no es ningún accidente que Hupp haya atrapado 18 pelotas de jonrones en las dos campañas más recientes. No solo se ha sentado en el outfield durante 236 partidos en dicho periodo; igualmente, revisa las tendencias de cada bateador que llega al plato esa noche y trata de estar lo más cerca posible del sitio que le indican los porcentajes sería el más probable punto de caída de un jonrón de dicho pelotero. A veces la atrapa improvisadamente cerca de su asiento y en otras, ha debido correr por las escaleras debajo de su zona del estadio, tal como lo hizo con el primer grand slam de Chris Taylor en el Dodger Stadium a principios de temporada.

''Estudio el Home Run Tracker de ESPN antes de cada partido'', dice Hupp. ''Trato de ubicarme en el mejor punto basado en el enfrentamiento entre pitcher y bateador. Reviso los jonrones de cada jugador de las Grandes Ligas, por lo cual tengo cierta idea del sitio en el cual podría caer un cuadrangular''.

''Cuando voy a un partido, siempre hay algo en mí que me indica donde quiero atrapar la pelota, por lo que me siento en los jardines y siempre tengo un asiento al lado del pasillo''.

Las pelotas de los jonrones que empataron y superaron el récord de Piazza conectados por Bellinger y eventualmente entregadas por Hupp al novato de los Dodgers no fueron realmente atrapadas por Hupp y no se incluyen en su total de 18 durante las dos campañas más recientes. Hupp estuvo cerca de atrapar ambas pelotas. No obstante, cuando no pudo atraparlas por sí mismo, rápidamente hizo una oferta monetaria a los aficionados que las habían pescado. ''Casi atrapé la primera, estuve a seis pies de conseguirla. Con la segunda, corrí por las escaleras y la pelota voló a tres pies de mi guante'', dice Hupp. ''Compré ambas inmediatamente con la idea de devolvérselas a Cody. Son las únicas dos pelotas que he comprado en mi vida porque entendía su connotación histórica. Compré la primera por $300 y la segunda por $500. Varios coleccionistas me ofrecieron altas sumas de dinero. Sin embargo, cuando un pelotero quiere su pelota, pues prefiero devolvérsela''.

Hupp viajará a Chicago el lunes a fin de asistir a la Serie de Campeonato de la Liga Nacional y tiene planes de ir a la Serie Mundial si los Dodgers clasifican al Clásico de Otoño por primera vez desde 1988. Si bien Hupp ha sido muy exitoso atrapando pelotas provenientes de cuadrangulares en las dos temporadas más recientes, admite que hay algo que aún le falta por hacer.

''No he terminado'', dice Hupp. ''He estado esperando que los Dodgers regresen a la Serie Mundial durante 29 años. Me falta atrapar una pelota de jonrón en la Serie Mundial... La pelota de un jonrón de los Dodgers, por supuesto''.