<
>

Astros en una posición poco conocida ante Yankees

play
Gurriel: 'Somos un equipo que se une en la adversidad' (1:53)

El inicialista cubano de los Astros muestra total confianza en poder sacar un partido en Yankee Stadium para regresar al Minute Maid Park (1:53)

NUEVA YORK - La verdadera prueba de un gran equipo es cómo se sobrepone a la adversidad.

A diferencia de los Yankees de Nueva York, que han salido airosos en cuatro juegos de eliminación y al ganar el lunes prácticamente evitaron colocarse de nuevo entre la espada y la pared, los Astros de Houston han tenido que superar muy pocos obstáculos esta postemporada.

"La única diferencia que hace (esta derrota) es que podemos ganar en cinco, o en seis, o en siete, lo que sea", dijo el campocorto Carlos Correa, quien conectó uno de los apenas 4 hits de los Astros la noche del lunes. "Obviamente los Yankees tienen un gran equipo y nosotros sabemos eso desde que comenzó la serie. (Pero) la perseverancia y la confianza que tenemos en este clubhouse es lo que nos caracteriza".

La última vez que Houston perdió un partido antes de caer 8-1 ante los Yankees la noche del lunes fue el pasado 8 de octubre, cuando fueron derrotados 10-3 por los Medias Rojas de Boston en el tercer juego de la Serie Divisional; el único revés que habían tenido en postemporada.

Remontándose a la última semana de la campaña regular, los Astros habían registrado una marca de 11-2 en sus últimos 13 juegos. La última vez que el equipo sufrió dos derrotas de forma consecutiva fue hace más de un mes, el 9-10 de septiembre.

"Es una bendición poder estar aquí, así que uno no puede verlo como que una derrota es mala", dijo por su parte su compatriota, el bateador designado puertorriqueño Carlos Beltrán. "Esto no iba ser fácil. Sí, tú quieres ganar todos los partidos y moverte al próximo round, pero al final del día los Yankees están aquí porque también jugaron excelente béisbol durante toda la temporada".

Ahora los Astros se encuentran por primera vez con sus pies metidos en un poco de agua caliente, a una derrota de que los Yankees igualen la Serie de Campeonato de la Liga Americana a dos victorias por bando. No obstante, la confianza en el camerino parece no haber mermado.

"Ganar dos partidos en Houston nos dio un poco de tranquilidad de venir aquí y decir, pues bueno tenemos una ventaja", continuó Beltrán. "La derrota no la quieres, pero al final del día una derrota no te hace como que un hoyo, como si tú estuvieras abajo básicamente 2-0".

Es la segunda ocasión en que los Astros han contado con una ventaja de 2-0 en una Serie de Campeonato en la historia de la franquicia. La primera, en 1981, tras haber ganado los primeros dos partidos, los Dodgers de Los Ángeles Dodgers se llevaron los próximos tres para eliminarlos de la postemporada.

Pero durante la campaña regular, estos Astros demostraron saber sobreponerse a momentos difíciles. Son el mismo equipo que vio al Huracán Harvey destruir a la ciudad de Houston y sus áreas limítrofes, con muchos de los jugadores y personal del equipo viéndose afectados por las históricas inundaciones.

Poco después, el Huracán María devastó a la isla de Puerto Rico, afectando la psiquis de varios de sus jugadores que desconocían el estado de sus familiares, entre ellos no sólo Beltrán y Correa, sino también el jardinero George Springer, el receptor Juan Centeno y los entrenadores Alex Cora y Alex Cintrón.

Dentro de toda esa tragedia, jugar buen béisbol siempre fue su mejor escape. Tras un mes de agosto en el que ganaron sólo 11 de 25 partidos, los Astros finalizaron la campaña a un solo juego del mejor récord en la Liga Americana con 101 victorias, la segunda mayor suma en la historia de la franquicia.

"Fue difícil, pero buscas la manera de concentrarte en tu trabajo; (de) entender que tienes una responsabilidad. Esos son momentos en los que tú aprendes", explicó Beltrán. "Tuvimos un excelente comienzo de temporada, de repente pasamos por una baja, pero creo que lo que nos caracteriza a nosotros es que en los momentos buenos hemos estado unidos y en los momentos malos igual".

Es precisamente la unión y perseverancia que ha demostrado el equipo lo que les da la confianza de que sobrepasarán la difícil prueba de vencer a los Bombarderos, que continúan invictos en Yankee Stadium estos playoffs y quienes contaron con el mejor récord como dueños de casa en la Liga Americana.

"Sabíamos que ellos jugaban muy bien aquí, que era muy difícil barrerlos", acotó el primera base Yuli Gurriel. "Simplemente venimos a ganar un partido; creo que nos quedan dos. De esos dos, si podemos ganar uno y llevarlos a nuestro cuartel general, (allí) es donde nosotros nos hacemos un poco más difícil".

"Lo bueno que tiene este equipo es que no nos rendimos. Siempre peleamos hasta el final", dijo el versátil jugador venezolano Marwin González. "Eso es lo que nos caracteriza como equipo. Lo hemos hecho toda temporada y esperamos seguirlo haciendo".

"Yo sé que vamos a venir a ganar por la forma en que he visto a este equipo jugar todos los días", añadió el veterano receptor Brian McCann. "Ganamos más de 100 juegos este año. Enfrentamos adversidad en agosto; en ese entonces fue que pasamos por una baja. Pero ahora estamos alcanzando nuestro mejor paso en el momento adecuado".