Jorge Morejón | ESPN Digital 32d

Reggie Jackson, el verdadero Mr. Octubre

En octubre nacen los héroes.

Cada año hay un nuevo pelotero que reclama, de acuerdo con su actuación en la postemporada, el título temporal de Míster Octubre, que cambia de dueño de tiempo en tiempo.

Hace 40 años fue Reggie Jackson, el exuberante jardinero de los Yankees de Nueva York, el primero en ostentar -y para siempre- la simbólica distinción.

Jackson había llegado en 1977 como agente libre a los Yankees, tras pasar nueve temporadas con los Atléticos de Oakland y una con los Orioles de Baltimore.

En su haber tenía ya dos coronas de Series Mundiales con los Atléticos en 1973 y 1974, resultando el Jugador Más Valioso en la primera de ellas.

Nueva York había sufrido humillante barrida por la Gran Maquinaria Roja de Cincinnati en el clásico de octubre de 1976, y con la contratación del poderoso jardinero derecho el dueño George Steinbrenner esperaba conseguir el extra que ayudara a la franquicia a ganar un nuevo título.

Jackson tuvo un impacto inmediato en la tanda de los Bombarderos del Bronx, al despachar 32 cuadrangulares y remolcar 110 carreras en la campaña regular, aunque tuvo una actuación decepcionante en la serie de campeonato de la Liga Americana ante los Reales de Kansas City.

En 16 turnos solamente disparó dos sencillos (.125) e impulsó una carrera.

Pero cuando el Jefe Steinbrenner comenzaba a desesperarse, llegó la Serie Mundial ante Dodgers de Los Angeles, donde Jackson explotó a niveles de leyenda.

Fue en el sexto juego de la serie donde nació el título de Míster Octubre.

Nueva York tenía ventaja de 3-2 en la serie y necesitaba un solo triunfo para coronarse por vigesimoprimera vez en los clásicos de otoño.

En el cierre del cuarto, Los Angeles ganaba 3-2, con el derecho Burt Hooton en la lomita.

El capitán Thurman Munson abrió con sencillo al izquierdo y, con el empate en circulación, Jackson envió la pelota de línea sobre el jardín derecho para poner delante a los Yankees en la pizarra.

Una entrada más tarde, ante el relevista dominicano Elías Sosa y también al primer pitcheo, soltó un cohete que se metió en la parte baja de las gradas del bosque derecho.

La hazaña se completó en el octavo, frente al nudillista Charlie Hough, también al primer envío y sin corredores en circulación.

Los 54,407 fanáticos que colmaron el Yankee stadium coreaban “Reggie, Reggie”, mientras recorría las bases tras convertirse en el segundo bateador en la historia con tres cuadrangulares en un juego de Serie Mundial.

Babe Ruth lo había hecho dos veces, en 1926 y 1928, y desde entonces han igualado el récord el dominicano Albert Pujols, con los Cardenales de San Luis en 2011, y el venezolano Pablo Sandoval, con los Gigantes de San Francisco, un año después.

Fue Thurman Munson el que le dio el título a su compañero, cuando un reportero intentó entrevistar al capitán de los Yankees después del triunfo en la serie.

“Entrevístenlo a él (Reggie Jackson), que ha sido Míster Octubre”.

^ Al Inicio ^