Jorge Morejón | ESPN Digital 19d

Justin Verlander va por su consagración absoluta

El manager A.J. Hinch espera hoy que el derecho Justin Verlander saque la mayor cantidad posible de los 27 outs que separan a los Astros de Houston del primer trofeo de Serie Mundial en su historia.


Verlander tiene una deuda consigo mismo, pues aunque suma 11 victorias en postemporadas a lo largo de su carrera, todavía no ha podido ganar ni una sola de ellas en Clásicos de Otoño.

En cuatro aperturas en Series Mundiales suma tres reveses, mientras su efectividad es de 6.43.

Sus tres derrotas fueron cuando jugaba para los Astros de Detroit, mientras que con los Astros se fue sin decisión en el segundo encuentro de este año, que terminó ganando su equipo en 11 entradas.

Esa vez toleró tres limpias en seis capítulos, al aceptar dos hits, ambos jonrones, además de regalar cinco boletos.

Ahora va por la consagración absoluta ante Rich Hill, en la repetición del duelo del pasado miércoles.

Hill iba perdiendo el partido 1-0 a la altura del cuarto inning, cuando con 60 pitcheos, inexplicablemente fue removido de la lomita por el manager Dave Roberts, quien abrió entonces la caja de Pandora de todos los demonios, que terminó costándole el juego al desplomarse por primera vez el hasta entonces intocable bullpen de Ddogers de Los Angeles.

Para este encuentro, ambos directores enfrentan una seria situación con sus lanzadores, sobre todo los relevistas, que ya empiezan a acusar el cansancio de tan excesiva carga de trabajado a la que han sido sometidos.

Tendrán que hilar muy fino Hinch y Roberts, sobre todo porque al regresar las acciones al Dodger Stadium se pierde la figura del bateador designado y muy probablemente los apagafuegos sean sustituidos por un emergente cada vez que les toque un turno ofensivo.

El otrora invencible cuerpo de relevo de los Dodgers, que llegó a hilvanar una cadena de 28 ceros seguidos, ya luce absolutamente mundano y ha permitido 15 carreras en los últimos cuatro partidos.

Y eso, sin mencionar el maltrecho bullpen de los Astros, responsable de 16 anotaciones también en el mismo lapso.

El director de Houston tiene un poco más de margen de error por estar delante un juego en la serie, pero el de Los Angeles sabe que un error más -- y ya sobrepasó la cuota de pifias -- le costará el fin del sueño de coronarse campeón por primera vez desde 1988.

^ Al Inicio ^