<
>

Fallaron Sabathia y Boone, pero Yankees pelearon hasta el final

play
Con dramático final, Medias Rojas ganan la serie a los Yankees (2:55)

Boston debió esperar la revisión del último out del encuentro para celebrar su clasificación a la Serie de Campeonato de la Liga Americana, tras vencer a Nueva York 4-3. (2:55)

NUEVA YORK -- Se acabó el sueño de los Yankees de Nueva York de pelear por el campeonato de la Liga Americana tras perder la Serie Divisional ante su archienemigo, los Medias Rojas de Boston en cuatro juegos. En la Catedral del Bronx y ante 49,641 aficionados, que obligaron a colgar el cartel de ''No hay boletos'', los neoyorquinos no lograron imponerse ante Rick Porcello (1-0), quién sólo permitió una rayita en cinco entradas, y al resto del bullpen de los Medias Rojas --que mantuvieron a cero a la poderosa ofensiva de los Yankees hasta la heroica reacción en el noveno episodio. En un agónico final de partido, los neoyorquinos apretaron el resultado hasta un 4-3 que hizo soñar a todos los aficionados neoyorquinos, pero no pudieron dar la puntilla final al equipo con mejor marca del año en las Mayores.

Tras caer vapuleados en el segundo acto de la serie por 16-1, Aaron Boone dijo estar apesadumbrado porque los cambios que probó en el montículo no dieron resultado, pues se le criticó mucho el haber estado lento en relevar al dominicano Luis Severino, que se marchó tras pitchear poco más de tres innings permitiendo siete hits y seis carreras.

Un día después, cuando debía ser la redención para los de Nueva York, el manager que cierra hoy su primera postemporada al frente de los Bombarderos del Bronx, volvió a estar falto de cintura con el zurdo CC Sabathia (0-1), quien se presentó al juego número 24 de postemporada en su carrera tras 11 días de descanso después de haberse llevado una victoria en su último encuentro como inicialista contra Rays de Tampa Bay.

''Me sentía un poco ligero al principio, porque había estado mucho tiempo parado, pero en todo momento me sentí bien, con fuerza. Siempre confíe en mis lanzamientos, pero ellos se mostraron muy fuertes al bate'', explicó el zurdo en el clubhouse de los Yankees tras caer en la serie ante los Medias Rojas.

Con una media de 3.65 en la temporada regular, su marca más baja desde 2012, Sabathia llegaba con un récord de 18-13 contra Boston y una media de 4.14 en toda su carrera. En sus últimos ocho enfrentamientos contra los Medias Rojas, el zurdo contemplaba un récord de 6-0, 2.09, no habiendo perdido ninguno de sus últimos 9 juegos iniciando contra el equipo de Boston.

De ahí la confianza del manager de los Yankees en el zurdo para competir contra un Rick Porcello (17-7, 4.28) que había entrado como relevista en el primer partido de la serie para pitchear durante el octavo inning, por lo que su participación como inicialista se vio retrasada del tercer al cuarto juego.

La jugada no le pudo salir peor a Boone.

''La verdad es que no pensamos en sacar a CC [Sabathia] antes de lo que lo hicimos. Teníamos a Robertson preparado por si se necesitaba el cambio, pero una vez que llegó a lanzarle a Bradley Jr. decidimos seguir con el plan y sacar a Britton al arrancar la cuarta entrada'', comentó un Boone que se mostró muy seguro de sí mismo, sus decisiones y el juego de su equipo.

''Creo que hicimos lo correcto. Tocamos en todas las puertas que debíamos. ¿Qué si cambiarán las cosas de aquí a la temporada que viene? Sí, seguro que muchas cosas cambian, pero eso no quiere decir que me arrepienta de las decisiones que tomé en esta serie. Creo que estamos muy cerca de ser un equipo que puede luchar por el campeonato. Tenemos que seguir mejorando en todas las áreas posibles, por supuesto. El pitcheo es una de esas áreas'', advirtió el manager.

Sabathia llenó las bases en el primer episodio con dos outs, pero salió ileso de la situación. En la segunda cambió bases por bola con el boricua Christian Vázquez con dos outs también, pero sería en la tercera entrada cuando todo saltaría por los aires para los Yankees.

Las decisiones técnicas de Alex Cora para el encuentro le dieron resultado. El héroe del tercer juego, Brock Holt, se quedó en la banca para dar entrada a Ian Kinsler en segunda base, mientras que el dominicano Eduardo Núñez relevó a su compatriota Rafael Devers en la esquina caliente. Ambos romperían el partido en ese set fatídico para Sabathia y los Yankees.

''[Ian] Kinsler le entró con todo a la pelota en la tercera entrada. Creo que [Brett] Gardner se quedó un poco escorado y no pudo agarrar su golpeo, y luego vino la línea de [Eduardo] Núñez'', agregó Boone. ''Creo que ellos hicieron un muy buen partido. Lo planearon muy bien y ejecutaron también muy bien. Nosotros necesitamos hacer las cosas mejor''.

Para Sabathia el partido no pudo ser peor. El lanzador quedó señalado en el que podría incluso ser su último juego como Yankee, aunque le restó importancia a su actuación y cree que la derrota fue más cosa del destino.

''La bola cayó de su lado. Creo que hicimos todo lo que debíamos hacer, somos equipos de un nivel comparable, y estuvimos muy cerca de llevarnos el partido, pero no se dio. Una pena'', comentó Sabathia ante la prensa tras el juego. ''Espero que no sea el último partido para mí como Yankee. Este es un equipo joven con el cual me gustaría seguir compitiendo, porque creo que tenemos los mimbres necesarios para ganar una Serie Mundial, y yo quiero estar aquí para ser parte de eso''.

''Pero de darse mi salida me gustaría ser recordado como un jugador que se entregó siempre al máximo. Alguien que quería mucho a sus compañeros y que siempre trato de ayudarles. Un hombre que siempre que salió al campo quiso hacer lo posible por ayudar a ganar un campeonato'', agregó.

Por su parte, el venezolano Gleyber Torres, que tuvo el triunfo en sus manos en el último bateó del partido, se mostró triste por la derrota, pero ilusionado por las metas que pueda lograr el equipo el año que viene.

Con el juego apretado en el marcador, 4-3 tras el rally final de los Yankees, Torres --con marca de .271, con 77 remolcadas y 24 jonrones en su año de novato en las Mayores-- enfrentaba a Craig Kimbrel con dos hombres en base. Su rola a tercera acabó de manera controversial, pues su sprint a base tuvo que ser revisado en video tras el challenge de los Yankees.

Pese a lo milimétrico de la decisión, el out se mantuvo y los Medias Rojas pudieron descorchar el champán.

''Ha sido muy ajustado. He corrido todo lo rápido que he podido, era una oportunidad inmejorable, pero al final no se dio. Todos sabemos que [Kimbrel] es un tremendo pitcher... pero nada... batallé'', aseguró el segunda base. ''Creo que hicimos un buen partido y una buena serie en general --más allá del juego de ayer. He aprendido muchísimo, tanto todo el año como en esta postemporada, entonces eso es con lo que me quedo''.

La temporada para él como para su compañero Miguel Andújar podría todavía dejarles un buen sabor de boca, pues ambos siguen en la lucha por el premio al Novato del Año.

El tercera base dominicano, con una media de bateo de .297 y 92 carreras impulsadas en su primer año en las mayores, se vio fuera del equipo en el partido que terminó por ser determinante en la serie, algo que acató con deportividad.

''Eso es algo que yo no controlo. Hoy me tocó apoyar desde el dugout, como los otros días me ha tocado hacerlo desde el campo. Hay que estar preparado para todo'', comentó un cabizbajo Andújar. Sobre sus posibilidades de competir con Torres por ser el Novato del Año, se expresó más o menos en la misma línea: ''Eso tampoco lo controlo. He tenido una buena temporada, con tremendos compañeros, y eso es lo más importante. Prefiero enfocarme en prepararme para la temporada que viene en vez de pensar en si puedo ganar el premio o no'', concluyó el dominicano.

Nueva York se apuntó su séptima derrota en los últimos ocho partidos de postemporada ante Boston, con lo que los Medias Rojas empatan así (2-2) el récord histórico de series ganadas entre ambos en postemporada, aunque Nueva York pueda seguir disfrutando del récord de victorias individuales (12-11) en dichos enfrentamientos.