<
>

La serie de campeonato entre Astros y Medias Rojas tiene sabor a revancha

play
Lo Mejor del Día en BBEN: Se prenden las alarmas en Houston (0:58)

Carlos Correa confirmó que sus molestias en la espalda persisten. El boricua bateó apenas .180 en la segunda mitad del 2018 y logró un solo hit en la Serie Divisional. (0:58)

La serie de campeonato de la Liga Americana tiene sabor a revancha.

Los Houston Astros eliminaron a los Boston Red Sox en una de las series divisionales del año pasado, en ruta hacia la conquista de la primera Serie Mundial en su historia.

Ahora los Medias Rojas, con el mejor récord de todas las Grandes Ligas en la temporada regular del 2018, quieren cobrar venganza.

Esa serie divisional del 2017 ha sido hasta ahora el punto más alto de la corta rivalidad entre ambos conjuntos, pues los Astros apenas se mudaron al joven circuito en el 2013, tras pasar 51 temporadas en la Liga Nacional.

Boston viene de la mejor campaña de su historia, al superar por tres triunfos la marca de 105 impuesta en 1912, precisamente el año en que se inauguró el vetusto Fenway Park, además de llegar con la inspiración que representa haber eliminado a sus archirrivales New York Yankees en la mismísima Catedral del Beisbol en el Bronx.

Houston también tuvo la mejor cosecha de su historia, pues las 103 victorias conseguidas en el 2018 pasan por una la marca de 102 de 1998.

Además, por primera vez tienen dos campañas consecutivas con más de un centenar de triunfos, luego de lograr 101 el pasado año.

En la fase previa a esta que comienza el sábado, aplastaron sin misericordia a los Cleveland Indians en tres juegos, al anotar 21 carreras y permitir seis.

HOUSTON, CON ABRIDORES DE LUJO
El cuerpo de serpentineros de Houston fue el mejor de todas las Grandes Ligas, con efectividad colectiva de 3.11, mientras los rivales les batearon para sólo .217 de average.

Encabezados por Justin Verlander, los pitchers de los Astros propinaron 1,687 ponches, cifra máxima entre todos los staffs de las Mayores, en tanto regalaron 435 boletos.

Sus abridores tuvieron 105 aperturas de calidad, únicos con más de un centenar.

Los derechos Verlander (16-9, 2.52), Gerrit Cole (15-5, 2.88) y Charlie Morton (15-3, 3.13) conformarán la rotación abridora para la postemporada, junto al zurdo Dallas Keuchel (12-11, 3.74).

DOS MVP EN UN MISMO EQUIPO
Los Medias Rojas fueron en el 2017 el equipo que menos jonrones bateó en la Liga Americana, con apenas 168.

Las cosas cambiaron drásticamente en el 2018, con la demorada firma en el invierno del cubano J.D. Martinez, autor de 43 películas de largometraje y líder absoluto en carreras impulsadas en todas las Mayores, con 130.

Además fue el segundo en average, con .330, por lo que coqueteó con la posibilidad de ganar la Triple Corona, que le hubiera dado prácticamente de manera automática el premio de Jugador Más Valioso del joven circuito.

Pero al no ganarlo, muchos votantes se engancharán del refrán de que “a punto no se apunta” y se escudarán en su condición de bateador designado durante la mayor parte de la contienda para escamotearle el premio.

Pero si no lo gana Martínez, se lo llevará Mookie Betts, líder de los bateadores de todo el beisbol con average de .346.

Betts fue un primer bate excepcional, bujía inspiradora en el ataque de Boston, con 32 bambinazos, cinco triples y 47 dobles, para un gran total de 84 extrabases.

Desde Mickey Mantle en 1956, ningún pelotero había encabezado el joven circuito en average y cantidad de extrabases.

HOMBRE A HOMBRE, VENTAJA PARA HOUSTON
Si comparamos hombre a hombre los dos equipos, los campeones Astros tienen ventaja en la mayoría de las posiciones.

CATCHER: Martin Maldonado y Brian McCann sobre Christian Vazquez y Sandy Leon.
PRIMERA BASE: Yuli Gurriel sobre Mitch Moreland/Steve Pearce.
SEGUNDA BASE: Jose Altuve sobre Ian Kinsler
CAMPOCORTO: Xander Bogaerts sobre Carlos Correa.
TERCERA BASE: Alex Bregman sobre Eduardo Nuñez/Rafael Devers
JARDÍN DERECHO: Mookie Betts sobre Josh Reddick
JARDÍN CENTRAL: George Springer sobre Jackie Bradley Jr.
JARDÍN IZQUIERDO: Andrew Benintendi sobre Marwin Gonzalez.
BATEADOR DESIGNADO: J.D. Martinez sobre cualquiera que se le antoje al manager A.J. Hinch.
ROTACIÓN ABRIDORA: Justin Verlander, Gerrit Cole, Dallas Keuchel y Charlie Morton sobre Chris Sale, David Price, Nathan Eovaldi y Rick Porcello.
CERRADOR: Craig Kimbrel sobre Roberto Osuna.

CORREA, EN DUDA
El puertorriqueño Carlos Correa sigue teniendo los problemas en la espalda que le han provocado un retroceso en su carrera y podría incluso perderse esta serie.

Ello obligaría a Hinch a modificar un equipo tan ajustado que podría resultar peligroso.

Una de las opciones posibles es colocar al versátil Marwin González en las paradas cortas y enviar a jake Marisnick a la pradera izquierda.

Otra sería mover a Bregman al campocorto, pasar a Gurriel a tercera y colocar en la inicial a Tyler White.

FACTOR X DE LOS ASTROS
Alex Bregman. El antesalista de Houston explotó hacia un nivel superlativo en el 2018, con números dignos de Jugador Más Valioso.

Superó por primera vez en su carrera los 30 jonrones y las 100 carreras impulsadas, en tanto fue el máximo productor de dobles (51) de todo el béisbol.

Ha seguido caliente en la postemporada y en la serie divisional ante los Cleveland Indians se fue de 9-5 (.556), con par de bambinazos, un biangular, cuatro carreras impulsadas, cinco anotadas y cuatro boletos.

FACTOR X DE LOS MEDIAS ROJAS
Alex Cora. El manager y no un jugador, puede hacer la diferencia, pues pocas veces un dirigente entró a una serie de playoffs con tanto conocimiento del rival como el boricua de Boston.

Coach de banca de Hinch hasta el año pasado, cuando los Astros ganaron la Serie Mundial, Cora conoce interioridades, fortalezas y debilidades de cada pelotero rival y debería sacar provecho de ello.