<
>

"Hambre"

Eso marca la diferencia de Cruz Azul con sus competidores. La gran necesidad, el deseo, el “apetito feroz” que han entendido sus futbolistas, que ha matizado su entrenador, que ha convencido a Ricardo Peláez y que ha enrojecido los ojos de Billy. Cruz Azul y su “pueblo hambriento” es el candidato más poderoso a levantar el trofeo. No será sencillo, claro, pero con la actitud y el futbol que ha mostrado en el torneo de Copa y en el certamen regular, las cosas parecen estar ocurriendo…

CIUDAD DE MEXICO -- Hay algo que Cruz Azul tiene y lo demás no: “Hambre”. Y el “hambre” podría ser la diferencia…

Los aficionados de Cruz Azul “tomaron” anoche el Ángel de la de Independencia y enviaron un claro mensaje de que van y quieren “todo”. Lo mismo habían hecho, minutos antes, los futbolistas de Cruz Azul en el campo de Monterrey. Levantar la Copa MX en todo lo alto y advertir que sigue teniendo “hambre” por más.

Es verdad que el torneo mexicano es muy equilibrado -o muy irregular, como usted quiera verlo- y donde cualquier cosa puede ocurrir una vez que comience la liguilla por el título. Pero la realidad es que Cruz Azul ha sido el mejor equipo desde el verano. Los números lo dicen así y las sensaciones lo ratifican. Este equipo no sólo esta para competir, también para ofrecer ciertas garantías dentro de su competencia.

Cruz Azul es el mejor equipo del futbol mexicano. Es el más regular de todos. Es el campeón de Copa, es el que menos goles ha recibido, es el que no ha perdido en casa y es el que más tiempo, en promedio, tiene como líder del torneo. Es verdad que nada le asegura un titulo de Liga, que tendrá que concentrarse y ser aún mejor de lo que ha sido y que enfrentará una gran oposición en la liguilla. Este equipo, sin embargo, parece haber superado a otras versiones de Cruz Azul de los últimos tiempos. Y no sólo se trata de futbol -el propio Billy dijo en la semana que hubo mejores equipos que este aún en la época del “ayuno”-, se trata también de espíritu, de seguridad, de temple. Este grupo de futbolistas juegan bajo esa garantía que se necesita para alcanzar los trofeos. A veces no alcanza niveles de espectacularidad, pero siempre esta detrás del balón, concentrado, decidido y dispuesto a “morder”, a sacrificarse y a dejar hasta la ultima gota de sudor en el campo para ganar.

Nadie debe descartar al campeón vigente Santos, a los fuertemente armados equipos de Monterrey, al Toluca, a Pumas y por supuesto al peligroso América. Entre ellos, estará la lucha por el titulo, pero la diferencia oscila en la necesidad de unos, de otros y la que tiene Cruz Azul. El “hambre” de sus futbolistas, que entendieron el valor que significa portar la camiseta celeste. El “hambre” de Pedro Caixinha, un entrenador con grandes condiciones de liderazgo y capacidad para entender el juego y sacar lo mejor de cada futbolista. El “hambre” de Ricardo Peláez, el director deportivo que hoy tiene el control futbolístico del club y que ha tomado las decisiones exactas e inteligentes que se requerían. Y el “hambre” de Don Guillermo Álvarez, quizá el personaje que más criticas ha recibido en los últimos 20 años, pero que ha soportado cabal y educadamente, siempre con la cabeza en alto y enarbolando la bandera de su querida cooperativa y el legado de su señor padre. Hoy, habrá que reconocer que el presidente de Cruz Azul supo tomar el rumbo correcto.

Súmele a ello todo un “pueblo hambriento”, que ha contenido el coraje, las lagrimas y la exhalación durante las ultimas décadas. Cruz Azul es el mejor y presume una diferencia esencial sobre el resto de sus competidores: tiene “hambre”.

@Faitelson_ESPN