<
>

¿Iván Rodríguez fue mejor receptor que Johnny Bench?

play
Dos grandes latinos en la boleta (0:36)

La MLB muestra a Iván Rodríguez y a Vladimir Guerrero dentro de los candidatos a ser exaltados al Salón de la Fama (0:36)

"No quiero avergonzar a cualquier otro receptor al compararlo con Johnny Bench" -- Sparky Anderson

La leyenda de Johnny Bench comenzó cuando tenía 18 años y jugaba para el equipo Clase A Peninsula en la Liga de Carolina. Cuando se anunció que iba a ser ascendido al Triple-A Buffalo, el equipo llevó a cabo una ceremonia pre juego y retiró el número de su uniforme. Todo el mundo sabía que Bench era especial, incluyendo a Bench. La historia dice que cuando fue subido a las mayores, con 19 años, él le anunció al equipo que no sería acendido para ser el receptor sustituto.

Durante su temporada de novato en 1968, los reportes ya hablaban sobre el potencial de Bench.

"La pregunta no es sobre lo bueno que Johnny Bench como receptor a sus 20 años", comenzaba una historia de AP en julio, "sino en lo grande que puede convertirse".

El manager de los Gigantes Herman Franks dijo que Bench ya era el mejor receptor en la Liga Nacional desde Gabby Hartnett en los años 30.

"Con más experiencia, podría ser el mejor en la historia de la liga", dijo Franks.

Iván Rodríguez también llegó a las mayores con 19 años luego de una corta pasantía de aprendizaje en las menores (Bench jugó 265 partidos en las menores, Rodríguez 271). Con su brazo de cohete y su rapidez alrededor del plato, inmediatamente comenzó a ser comparado con Bench a la defensiva y no quedó avergonzado. Bench ganó un Guante de Oro en su temporada de novato y Rodríguez ganó uno en su primera temporada completa en las mayores. Bench terminó su carrera con 10 de ellos, y Rodríguez con 13.

Rodríguez está en la boleta del Salón de la Fama por primera vez y tiene oportunidad de ser exaltado: Tiene el 81 por ciento de los votos que se han hecho públicos, lo que probablemente lo coloque cerca de la barrera del 75 por ciento para ser electo cuando se cuenten todos los votos. Lo que nos lleva a la pregunta: ¿Se puede construir un argumento en favor de Rodríguez como el mejor receptor de todos los tiempos?

Bench es la elección por consenso como el mejor de todos, aunque en "The New Bill James Historical Baseball Abstract (El Nuevo Abstracto Histórico de Béisbol de Bill James)", publicado en 2003, Bill James catalogó a Yogi Berra por encima de Bench (Rodríguez estaba en medio de su carrera en ese momento). En el WAR de Baseball-Reference, Bench tiene la ventaja:

Bench: 75.0

Gary Carter: 69.9

Rodríguez: 68.4

Carlton Fisk: 68.3

Berra: 59.5

Mike Piazza: 59.4

Dejando fuera a Berra y a Carter por ahora, el argumento en favor de Rodríguez sobre Bench descansa en dos factores: defensiva y longevidad. Esto es debido a que Bench era superior en ofensiva, aunque sus números de por vida lucen similares:

Bench: .267/.342/.476, 389 HR, 1376 RBIs, 1091 R, 126 OPS+

Rodríguez: .296/.334/.464, 311 HR, 1332 RBIs, 1354 R, 106 OPS+

Rodríguez jugó en una era en la que se anotaban más carreras, así que las carreras que él creó no fueron tan valiosas. Baseball-Reference estima que Bench creó 269 carreras más que el bateador promedio durante su carrera, Rodríguez 74. En WAR Ofensivo, que incluye a un ajuste por posición, Bench se ubica en 65.2 victorias sobre reemplazo y Rodríguez con 53.9. Rodríguez bateó para más promedio, pero era un bateador agresivo, no recibió muchos boletos y bateó para muchas dobles matanzas. Bench tuvo más poder (11 temporadas de 20 jonrones comparadas con cinco para Rodríguez) y era un mejor relativo a su liga.

Así que Rodríguez tiene mucho terreno que compensar en la defensiva. Bench fue alguien que cambiaba el juego detrás del plato. Fue uno de los primeros receptores en comenzar a recibir la pelota con una mano, utilizando una mascota de receptor con bisagras, contrario al tradicional estilo de dos manos. Su brazo de tirar impresionaba hasta a los veteranos. Hay citas sobre su rapidez aplicando los toques en el plato, similar a las que vimos en la postemporada sobre Javier Báez en la segunda base. La forma física de Bench quedó demostrada cuando Anderson lo utilizaba en ocasiones en los jardines para darle un descanso de la receptoría.

Yo no llegué a ver jugar al Bench joven, pero sí pude ver a un joven Rodríguez, y su brazo llegó a recibir los mismos comentarios que inspiraban admiración. La fuerza de su brazo parecía estar en otro nivel en comparación con cualquier otro receptor. ¿Qué dicen los números? Bench lideró su liga en tres ocasiones en porcentaje de atrapados en intento de robo, Rodríguez en nueve ocasiones. En sus carreras, Bench tuvo un 43 por ciento de tasa de atrapados en intento de robo en comparación con el 35 por ciento en su liga. Rodríguez tuvo una tasa del 46 por ciento de por vida atrapando corredores en intento de robo en comparación con el 31 por ciento de su liga (llegó a estar por encima del 50 por ciento en la primera mitad de su carrera).

Cabe destacar también: Cuando Rodríguez se unió a los Vigilantes en el 1991, ellos tenían un cuerpo de lanzadores con una mala reputación de no poder aguantar a los corredores - por ejemplo, Nolan Ryan era uno de los peores en eso. En 1989 y 1990, los Vigilantes permitieron la segunda mayor cantidad de robos en la Liga Americana (140 y 131, respectivamente). En 1992, la primera temporada completa de Rodríguez, ellos permitieron la menor cantidad con 87 (con una tasa de atrapados del 49 por ciento). Es posible que las métricas defensivas no midan por completo el valor de Rodríguez controlando el juego de la carrera.

Pero Bench también control las oportunidades ante él. En 1970, el promedio de la Liga Nacional era 87 robos por equipo; los Rojos permitieron apenas 46. En 1972, el promedio de la liga era 80 robos; los Rojos permitieron apenas 31. Bench se lastimó su hombro en 1975 y los corredores fueron más agresivos ante él luego de eso, pero consideren este factor de miedo: De 1970 a 1976, los Rojos jugaron 42 partidos de postemporada y Bench permitió apenas dos bases robadas mientras atrapaba a 13 corredores que osaron salirle al robo. Mientras tanto, él se robó seis bases en siete intentos. Terminó robándose más bases que las que permitió. Increíble.

En general, Baseball-Reference le da a Bench una nota de 97 carreras por encima del promedio en defensiva en la receptoría y a Rodríguez un más-146. Esto no incluye aspectos del juego como el manejo del cuerpo de lanzadores o el enmarcado de pitcheos. Las credenciales de Bench en el manejo de lanzadores parece impecable; hubo algunos comentarios al final de su carrera con los Vigilantes de que a Rodríguez le importaban más sus números ofensivos, pero luego de salir de Texas ayudó a los Marlins a ganar una Serie Mundial y a los Tigres a llegar a otra, así que es difícil descartarlo en esa categoría. Probablemente Rodríguez era mejor sacando corredores en las bases y ciertamente fue mejor por más tiempo, pero incluso si Rodríguez recibe la ventaja en la defensa, no creo que logre sobrepasar la ventaja de Bench en el plato.

Entonces tenemos que considerar la longevidad. Rodríguez jugó 20,348 entradas como receptor, Bench 14,488. Rodríguez seguía siendo receptor titular a los 38 años mientras que Bench fue titular por última vez a los 32 años. Esas 5,000 entradas adicionales -- five a six temporadas adicionales de partidos - son un gran extra para Rodríguez.

Podemos resumir su valor como sigue:

Edades 19-32

Bench: 72.8 WAR, 14,401 entradas recibidas

Rodríguez: 59.3 WAR, 13,224 entradas recibidas

De los 33 años en adelante

Bench: 2.2 WAR, 84 entradas recibidas

Rodríguez: 9.2 WAR, 5,186 entradas recibidas

Rodríguez fue un bateador por debajo del promedio de los 33 años en adelante. De hecho, a pesar de todas las acusaciones y rumores en su contra por uso de sustancias prohibidas -- José Canseco dijo que él inyectaba a Rodríguez cuando eran compañeros de equipo con los Vigilantes (alegaciones que Rodríguez ha negado), pero él nunca dio positivo en una prueba ni tampoco fue mencionado en el reporte Mitchell - el patrón de la carrera de Rodríguez sigue un patrón de ruta bastante convencional. Llegó a las mayores antes que su bate estuviera desarrollado por completo, y su ofensiva fue mejorando a medida que iba cumpliendo años, lo que también coincide con una movida a un mejor estadio para bateadores en 1994. Alcanzó su pico a los 27 años (su temporada de JMV) y los 28, entonces sus números comenzaron a declinar de forma estable con excepción de su temporada 2004, en la que tuvo un promedio de .334 gracias a un enorme BABIP de .373. Sí, también están los entrenamientos primaverales del 2005 a los que llegó con 20 libras menos de peso, lo que él explicó que fue el resultado de un nuevo régimen de ejercicios porque se sentía demasiado lento en defensiva el año anterior.

De todos modos, nosotros no sabemos con certeza lo que Rodríguez hizo o dejó de hacer, solo que no tuvo ningún repunte inusual en la parte final de su carrera.

De vuelta a Bench. Pienso que todo se reduce a esto: Qué escogen: ¿el mayor pico de Bench o la longevidad de Rodríguez? Yo me quedo con el pico mayor. Rodríguez seguía siendo un muy buen jugador a los 33 y 34 años, pero dos temporadas adicionales de valor nominal - y algunas más de valor mínimo - no compensan la ventaja de Bench hasta los 32 años. Sin embargo, el hecho de que podamos tener esta discusión apunta al hecho de que Rodríguez obviamente tiene un gran caso para el Salón de la Fama.

Ahora, sobre Yogi Berra...