<
>

Guía para el juego de la SDLN del jueves: ¡El ganador se medirá a los Dodgers!

play
'Esta es el playoff más duro', asegura Javi Báez (1:12)

El boricua de los Cachorros de Chicago muestra optimismo de cara al juego cinco ante Washington. (1:12)

Terminamos una muy buena ronda de Series Divisionales. Dos series se fueron a cinco juegos, gracias a la joya de Stephen Strasburg en un miércoles mojado en el Wrigley. Tuvmos un partido de 13 entradas en la serie Indios de Cleveland-Yankees de Nueva York, un par de duelos de pitcheo tensos, una defensiva bastante mala, un juego de tres jonrones de José Altuve, Chris Sale y Justin Verlander batallando frente a frente como relevistas y un caso controversial de enfermedad por moho. Yo le daría a esta ronda un B-menos, con el potencial de aumentar la nota si tenemos un partido clásico el jueves en la noche.

Lo más importante del día: ¿Estará disponible Max Scherzer para los Nacionales, y por cuántos lanzamientos? Sabemos que a los managers les gusta concentrarse con tantas entradas como les sea posible con sus mejores lanzadores - vimos a Joe Maddon using Jon Lester lanzar por 3.2 entradas en el Juego 4 - especialmente en un juego de vida o muerte. Scherzer podría lanzar con dos días de descanso luego de lanzar 98 pitcheos en el Juego 3.

SDLN Juego 5: Cachorros en Nacionales (series empatada 2-2)

Kyle Hendricks (7-5, 3.03) versus TBD, 8 p.m. ET (TBS)

Lo que está en juego: Los Cachorros terminaron su maldición la temporada pasada, pero los Nacionales no han podido desprenderse de la suya: ¡la maldición de los deportes en D.C.! Los cuatro equipos profesionales de la ciudad han jugado un total de 68 temporadas combinadas (en 19 años) sin alcanzar una final de conferencia o de liga, fácilmente la mayor cantidad de cualquier ciudad. Los Capitals fueron el último equipo de D.C. en llegar a una final, en 1998. La ciudad que le sigue en esa lista de sequía campeonil es Cincinnati, con 44 temporadas.

Más allá de eso, solo algunas cosas, como el hecho de que los Cachorros buscan cimentar una potencial dinastía; Dusty Baker y quizás Joe Maddon buscan aumentar su potencial para llegar al Salón de la Fama; Bryce Harper y Strasburg, esos seleccionados No. 1 de forma consecutiva en el draft, catalogados como futuras superestrellas antes de debutar en Grandes Ligas, intentan ganar un título de serie Mundial; y una batalla colosal ante los Dodgers, sin importar cuál equipo gane.

Si ganan los Nacionales: Ellos finalmente lograrían sobrepasar esa barrera de la SDLN. Ellos tendrían su revancha contra los Dodgers tras perder ante ellos en cinco partidos en la SDLN del año pasado, una serie que terminó con Clayton Kershaw logrando los últimos dos outs en relevo.

Si ganan los Cachorros: Una revancha ante los Dodgers en la SCLN. Dado el hecho que Jake Arrieta, Lester y Hendricks habrían trabajado en los juegos finales de esta serie, eso le daría la pelota a José Quintana para ser el abridor del Juego 1 - esto asumiendo que no se necesite como relevista en el Juego 5.

Una estadística clave que hay que saber: Hendricks fue brillante en el Juego 1, con dos hits en siete entradas en blanco. Lanzó rectas en el 65 por ciento del tiempo ese juego, la segunda mayor tasa de cualquier apertura esta temporada (su media en la temporada fue de 48 por ciento). Logró cinco abanicadas y falladas, lo que no es mucho, pero fue su segunda mayor cantidad ante su recta en cualquier apertura. Además provocó ocho batazos de foul y 24 strikes cantados de un total de 69 rectas lanzadas. En otras palabras, para un chico que lanza a 87 mph: localización, localización, localización. Ya veremos si Hendricks se mantiene utilizando su combinación de recta con movimiento quebrado/cambio, ya que su recta cortada (OPS permitido de .976 en la temporada) y su curva (OPS permitido de 1.188) no fueron pitcheos efectivos.

El choque que más importa: ¿Con quién comenzará Maddon? En la apertura de Gio González en el Juego 2, se fue con Javier Báez en la segunda base, Ben Zobrist en el jardín derecho, Albert Almora en el central y Ian Happ en el izquierdo, con Jason Heyward en la banca (Kyle Schwarber no es titular ante los zurdos). Dada la defensiva de mala calidad de los Cachorros en la serie (siete errores) ¿utilizará Maddon la defensiva de Heyward en el jardín derecho?

Baker todavía no ha anunciado el abridor de los Nacionales, y es posible que se saque de la manga una estrategia vieja: Abrir con González, y luego traer a Tanner Roark en relevo. Pero esa idea queda mitigada un poco porque Zobrist y Happ son ambidiestros. A menos que González venga en su mejor día, esperen que Baker utilice todo su bullpen para conseguir tantos choques a su favor como pueda. Incluso aunque Sammy Solís y Oliver Pérez permitieron hits el otro día, ellos siguen siendo buenos en choques de zurdo vs. zurdo cuando es necesario.

La predicción: No hay nada mejor que un juego decisivo en el béisbol, con la tensión palpitante en cada lanzamiento desde el primer hasta el último bateador. Maddon tiene un par de problemas en el bullpen: sin Lester como relevo largo (aunque yo no descartaría la idea de verlo en una o dos entradas) y con Carl Edwards permitiendo un cuadrangular a Harper en el Juego 2 y dar dos boletos en la lluvia en el Juego 4, definitivamente Maddon necesita que Hendricks lance bastante. El cerrador Wade Davis también apareció antes de la novena apenas una vez en la temporada antes de venir el miércoles y permitir el grand slam de Michael Taylor, así que él es un lanzador que Maddon preferiría utilizar por una sola entrada. Los Cachorros tienen la ventaja en su lanzador abridor, y probablemente los Nacionales tienen la ventaja en el bullpen. Este juego podría decidirse por un cuadrangular. Yo digo que los Nacionales conectarán dos - uno de Harper y otro de Anthony Rendón -- y ganarán 4-3. Sí, una victoria por una carrera para Dusty Baker.