<
>

El Azteca, tumba o altar para Chivas; América, ¿sepulturero o benefactor?

play
¿Cómo llega Guadalajara al clásico nacional? (1:39)

El panel Picante analiza el empate de Chivas ante Pumas (1:39)

LOS ÁNGELES -- Las estadísticas enriquecen los análisis, pero no empobrecen las pasiones. Especialmente en torno al Clásico Nacional.

En semana impredecible de predecibles rivalidades, bajo el auspicio de la Copa MX, América enfrentando a Cruz Azul, y Chivas al Atlas, el Clásico entre Guadalajara y Águilas se convierte en el epicentro emocional de la Jornada 10.

Tiempos hubo en que la aversión a 'El Nido', provocaba una solidaridad impulsiva hacia el Rebaño. Tiempos hubo en que hasta aficionados de Pumas y Cruz Azul guiñaban simpatía a los rojiblancos. Justicia en mano ajena.

Hoy, sin embargo, desde el arribo salvador de Jorge Vergara, y sus tiempos circensemente lúdicos de desplegados y bravatas, convirtieron a Chivas en súbito pararrayos del desprecio general.

Entre la animosidad generada por Vergara y el lema incitador del "Ódiame Más", el resto de la muchedumbre futbolera lanza un pronóstico imposible desde los sótanos azufrosos de sus entrañas: "Que pierdan los dos". Ni el Rey Salomón.

Pero, sin duda, con descaro unos, con esencia futbolera otros, y los demás con la ansia hipócrita de mirar de reojo, estarán en ascuas y como ascuas, revisando los 90 minutos en el Estadio Azteca. El odio es más poderoso que la indiferencia.

Llega el América ante Chivas dañado por estigmas escarlatas. La Cruz Roja inhabilita a Edson Álvarez para este juego y una tarjeta roja margina a Miguel Samudio. Dos bastiones defensivos.

Pero, las Águilas habitan intranquilas, aunque solitarias, en la suite presidencial de la Tabla de Posiciones, debajo del dueño del Penthouse, ese Monterrey que con Antonio Mohamed tiene arranque de caballo fino y cierre de jamelgo lechero.

A ocho puntos y diez escalones, Guadalajara ve en el América el fin o el principio de su ansiedad de Liguilla. Necesita 16 unidades de las 24 en disputa. Necesita la magia de 67 por ciento del botín en disputa.

Para Chivas, el Azteca puede ser el Mausoleo gigantesco y majestuoso donde se consuma y se consume el funeral de sus ilusiones de Liguilla. Una derrota sería la abdicación del campeón vigente, digan lo que digan las desesperaciones matemáticas de sus seguidores.

Pero, por el contrario, si el Rebaño consigue una victoria, en un escenario que le sienta bien en los tiempos de crisis, en los tiempos de desesperanza, como lo es el Azteca, no sólo la aritmética será generosa con ellos, sino ese trago largo de nutrientes espirituales de vencer al más odiado de los adversarios.

Este sábado pues, para Chivas puede caer el Maná de un marcador favorable, o pueden bañarse con las primeras cenizas de su título en el crematorio monumental del Azteca.

Insisto: los antecedentes, las estadísticas, lustran e ilustran. En torneos regulares, Matías Almeyda ha sido cetrero y certero cazando aves de rapiña, aunque en Liguilla, se convirtió en presa fácil.

Por otro lado, Miguel Herrera entiende la trascendencia de estos enconados antagonismos. "Uno sabe que cuando firma como técnico del América, aunque no venga en el contrato, está incluido que debe ganar todos los Clásicos (ante Chivas)", explicó alguna vez en Raza Deportiva de ESPNDeportes.

Ojo: a media semana, insistamos en ello, América enfrenta a Cruz Azul, y Chivas al Atlas, en duelos a muerte. La supervivencia en la Copa MX está en juego. Al América puede no importarle, al ser una competencia que ofrece mucho menos que la Liga, pero Chivas, campeón defensor, no puede arriesgar el pellejo, pero ha quedado claro que sus jugadores no están para un par de zafarranchos de tanta intensidad en tan corto tiempo.

Escenario más dramático para Chivas, no puede ser: resurrección o muerte, en terreno inhóspito, y ante un América más rabiosamente predispuesto a la inclemencia que a la indulgencia.