<
>

Final Nuclear: son mejores los explosivos de Rayados

play
El tridente de ataque de Rayados sin ser tan costoso es mucho más efectivo que el de Tigres (1:07)

Muestra total de poder en las delanteras de los equipos regios tanto en valor como en goles. (1:07)

LOS ÁNGELES -- Una Final nuclear. Seis de los mejores 19 goleadores de la Liga estarán en el Juicio Sumario del Apertura 2017. Alrededor de 33 por ciento de los mejores romperredes del torneo.

Un desenlace de la Liga MX con jugadores explosivos. Sí, todos extranjeros: Avilés Hurtado (Monterrey, 14), Rogelio Funes Mori (Monterrey, 12), Enner Valencia (Tigres, 11), Eduardo Vargas (Tigres, 6), André Pierre Gignac (Tigres, 6), Dorlán Pabón (Monterrey, 5).

Sin duda, La Final misma exalta esa brutal competencia: ¿cuál delantera es más demoledora? Aquí, no necesariamente, lo más costoso es lo más valioso.

Marcan, las estadísticas, la diferencia entre valor y precio. Y la balanza se inclina a favor de Monterrey en esta comparativa entre estos seis jugadores que han sido seleccionados nacionales de sus países.

La trinca infernal es la de Rayados, según el análisis de Carlos Zafra, de ESPNDeportes. Cuidado porque no necesariamente todos los goles son determinantes en el marcador, pero la regla de FIFA para determinarlo, a veces, peca de subjetiva.

Las cifras explican que el trinche de Monterrey marcó 31 goles y el costo de las transferencias es de 15.4 millones de dólares por los colombianos Avilés Hurtado y Pabón, y el argentino Funes Mori.

¿Qué ha recibido Tigres en el Apertura 2017 a cambio de una inversión de 25.5 millones de dólares? La producción de 23 goles.

En una comparativa fácil, superficial, pero útil, cada gol de los tres felinos ha costado cerca de 1.1 millones de dólares.

En el caso de La Pandilla, cada gol de estos tres artilleros le ha costado 490 mil dólares, es decir menos de la mitad de la inversión hecha por los universitarios con la compra de las cartas de sus futbolistas.

¿Significa algo este comparativo? Una referencia ociosamente genuina y anecdótica para agregar condimentos a La Final.

Porque, por ejemplo, con Tigres, sólo Gignac suma dos títulos de Liga, mientras que el triunvirato de Rayados no suma ningún campeonato en su carrera. Y el francés, queda claro, en medio de esa parsimonia con la que parece comportarse en la cancha es el detonante felino, especialmente -casi siempre- en fases finales.

En la cancha, además, son futbolistas muy diferentes. La explosividad vertiginosa de Rayados le permite improvisar ataques con una armonía desquiciante para el adversario, especialmente si cuenta con espacios, esos que seguramente Tigres no le dará.

Los felinos elaboran más, hasta que en los últimos metros, a pura inspiración, le permite generar las jugadas de gol.

¿Quién es más implacable en la antesala del gol? Avilés Hurtado tiene más recursos, aunque Enner Valencia perdona muy poco.

¿Hay más semejanza entre Funes Mori y Eduardo Vargas? En eventuales funciones en la cancha, sin duda, pero el primero es indispensable, mientras que el chileno, a veces, al igual que Enner, debe chupar banca.

Gignac con esa frialdad astuta, se acomoda en la cancha, a veces lejos del gol, pero cerca de ser la catapulta final del equipo, mientras que Dorlán Pabón, con ocho asistencias, ha asumido, sumisamente, ceder el protagonismo del gol a Funes Mori y a su paisano Hurtado.

Al final, más allá de esa intrincada ecuación de costos, goles, partidos jugados y remuneración en puntos de cada gol, queda la implacable presencia de área de todos ellos. Por eso, insisto, la atención se centra en ellos.

Una Final Nuclear, sin duda, en la que, por supuesto, impactan en ese rendimiento el resto de la plantilla, porque Tigres tiene a Jürgen Damm y Javier Aquino, mientras que Monterrey se respalda en Neri Cardozo y Jonathan González.

Sin duda, por su recorrido como entrenadores, tanto Tuca Ferretti como el Turco Mohamed deben estar más preocupados por depurar sus comando antiexplosivos, que por refinar sus recursos ofensivos.

Veremos...