<
>

Edson, 'el hijo del guerrero', el padre de la 13

play
América justo ganador...Cruz Azul impresentable (1:34)

Los analistas de la mesa de Fútbol Picante coinciden que las Águilas tuvieron más méritos ante un Cruz Azul que no tuvo respueta. (1:34)

LOS ÁNGELES -- La delegación del Ajax de Holanda llegó al Estadio Azteca para corroborar mitos y verdades sobre Diego Láinez. Agregó al paquete a Álvarez, de nombre Edson, que significa "el hijo del guerrero" y su número cabalístico es el 13, como los títulos de Liga del El Nido.

América Campeón. Dignísimo y merecido campeón. 2-0 es el epitafio de la utopía celeste y es el referente del capítulo 13 de la leyenda de la glorificación americanista.

Edson, "el hijo del guerrero", se redimió, tras torneos inconsistentes, este domingo por la noche, hizo los dos goles del América, para que la cruz siga siendo azul sobre la maldición de La Máquina. 21 años... y contando.

Edson, "el hijo del guerrero", el padre de la 13, que convierte al América en el máximo ganador de la Liga, y que, en el inevitable oleaje funesto del desenlace coloca a Cruz Azul en el epítome de la frustración competitiva.

Cruz Azul sigue sin regresar al anden de la gloria. Descarrila... o lo descarrilan, siempre a las puertas del Paraíso. Este domingo por la noche fue superado en la cancha y en el marcador.

La buena noticia: que este lunes La Máquina puede comenzar de nuevo, con bases sólidas, la búsqueda de ese eslabón perdido desde hace 21 años.

Tras una primera mitad con más intensidad que espectáculo, los goles exudan ironía. No sólo los convierte un Edson que parecía sepultado después de la Copa del Mundo de Rusia, sino que el primero, la llave siniestra de las tragedias, se origina por una torpe entrega de Jesús Corona y una torpe maniobra del mejor contención de la Liga, Iván Marcone.

Los mejores de Cruz Azul durante 22 partidos, erran en la misma jugada, en el mismo minuto, en la misma zona, y Álvarez saca un ilustre escopetazo ilustrando con esa belleza de los obuses que entran pegaditos al ángulo.

Cruz Azul no supo ponerse de pie. No supo reordenarse. Batalló, porque corrió, mordió, intentó, pero su futbol lo mangoneaba el instinto, la desesperación.

Diría el colombiano Juan Carlos Osorio que a La Máquina lo gobernó su cerebro reptiliano, es decir, ese que reacciona ante el peligro, ante la inminencia de la propia muerte.

El segundo de Edson Álvarez fue también de trompicón celeste, pero de firmeza en su disparo. Vence así a un Corona que antes había tenido dos sublimes atajadas que al final, en recuento dramático de la desgracia, de poco sirvieron.

"El hijo del guerrero y padre de la 13", le pegó así, con esa serenidad siniestra del que sabe que con un disparo enhiesta la bandera de su estirpe, y derrumba los blasones de la otra.

América manejó siempre el partido. El desperdicio, la parodia de la final del jueves pasado, queda como un boceto obsceno, como un croquis cínico, de lo contemplado para este domingo.

Cruz Azul administraba la tribuna, pero América tenía la administración de la cancha. La taquilla se va a La Noria, la Copa a Coapa.

¿Mateus Uribe y Roger Martínez? En la cancha nadie los extraño. El equipo mantuvo un ritmo parejo de adrenalina y testosterona, sin el hipo que en ese aspecto sufre con Uribe en la cancha.

Con la 13 en la Sala de Trofeos, Láinez y posiblemente Álvarez en Holanda, Herrera ahora puede encaminarse a su sueño trunco: el Bicampeonato.

¿Cruz Azul? Reconstruir en el diván, en la fe de los jugadores, para evitar que de nuevo las arpías de ese trauma de la maldición, se aniden de nuevo en este nuevo proceso.