<
>

Vela y Tecatito, dos problemas menos, dos problemas más

play
'Tecatito' enciende los ánimos en la mesa Picante (3:45)

La situación de Jesús Manuel Corona provocó que Hugo Sánchez y Ricardo Puig se 'encendieran' en la discusión. (3:45)

LOS ÁNGELES -- Tecatito se queda sin Corona y Carlos apaga su Vela Tricolor. Cada uno a su manera, desertó de la selección mexicana en el amanecer de este proceso de Tata Martino.

Tecatito se rehusó a las recomendaciones del entrenador, quien le ofreció incluso que se rehabilitara de su presunta lesión en un tobillo, durante este #TataTour del Tri por San Diego y Santa Clara.

Martino explicó a Corona que interactuar era fundamental en este primer acercamiento. El jugador se quedó en Portugal y el técnico fue contundente al explicarle que "va a tener alguna repercusión en el futuro", reveló el Tata a Univisión.

Evidentemente Tecatito sabía de las consecuencias de este desacato. De hecho, parecería que fue el mecanismo perfecto para divorciarse del Tri, y que decidió aprovecharlo.

Jesús Manuel Corona ha sido ese jugador de destellos con la selección. Ese que parece insustituible, pero, siempre, ha encontrado una puerta de escape, una escalerilla de emergencia, para darse a la fuga. Nunca mostró compromiso absoluto y no lo hace ahora.

¿Lo volverá a llamar Martino? Seguramente no. Dar concesiones, en este caso, es debilitar su autoridad. ¿Y si revienta la Liga de Portugal? No lo ha hecho en tantos años, pese a que ha tenido jornadas majestuosas. La prueba es que sigue en el Porto. Lástima porque sólo tiene 26 años.

El otro caso es Carlos Vela. Cómodo, sobrepasando las expectativas del LAFC, recibiendo condecoraciones en la MLS, pidió no ser convocado.

A Vela no le interesa otro desgaste físico y emocional de cuatro años de proceso eliminatorio ni juegos amistosos. Está harto de los compromisos colaterales de la selección, esos que pugna Javier Hernández por administrar de otra manera.

En un momento dulce en lo familiar, satisfactorio en lo profesional, y enamorado de la NBA, Vela sólo planea, según versiones, hacer formal su despedida de la selección mexicana, y de hecho ni siquiera le interesa un partido de homenaje por tal motivo.

El delantero mexicano ha encontrado el sitio perfecto: disfruta de su trabajo, sin apasionarle, pero con una excelente remuneración. No quiere complicaciones inherentes al Tri.

¿Pierde la selección mexicana a dos talentos? Sin duda, pero, más allá de sus exuberantes demostraciones ocasionales en Portugal o la MLS, ni Tecatito Corona ni Carlos Vela mostraron ese nivel por encima de la medianía en la Copa del Mundo Rusia 2018.

Con dos negativas disfrazadas pobremente, para reportarse a sus órdenes, Gerardo Martino tiene dos problemas menos y dos problemas más.

1.- Ya no tiene que preocuparse por moldear a dos desapasionados por el futbol, para su equipo.

2.- Ahora tiene que preocuparse por encontrar dos jugadores en el anémico horizonte mexicano que le den, con otras virtudes obviamente, pero con lealtad a la camiseta, lo que eventualmente podría esperar de Corona y Vela.

¿Recuerda en aquellos años imponentes de Vela en España, aquellos en los que respondía negativas a las convocatorias al Tri? Sí, aquellos en los que parecía ser el Moisés de un futbol que se ahoga en el Mar Rojo cada cuatro años.

Su representante estimaba que el jugador dejaba de ganar entre 12 y 14 millones de dólares en patrocinios por cada ciclo mundialista, por no reclutarse con el Tri. Cantidades que ningún otro jugador en el mundo dejaría escapar, además tan sólo por jugar con su selección nacional.

Qué bueno que Carlos Vela no tiene esa obsesión por el dinero, pero que malo que no tenga esa obsesión para desarrollar, vestido de verde, esas grandísimas facultades que tiene.

Lo peor de este adiós, no es la despedida, sino, sin duda, el olvido mutuo...