Boxeo
Bernardo Pilatti | ESPN Digital 10d

Ramírez y Beterviev a la consagración en Fresno y por ESPN

El californiano José Carlos Ramírez en los súper ligeros y el ruso Artur Beterbiev en los semipesados, serán los grandes protagonistas de la doble cartelera promovida por Top Rank y que transmitirá ESPN desde Fresno, CA, este sábado 11 de noviembre. Ramírez (20-0 con 15 KOs) enfrentará al también invicto Mike Reed (23-0 con 12 KOs) y Beterbiev se las verá con el alemán Enrico Koelling (23-1 con 6 KOs).

Ramírez es nacido y héroe local de Avenal, una pequeña ciudad californiana cercana a Fresno, por lo cual tendrá todo el aliento de su fanaticada. A su vez, una victoria en este combate lo colocará en línea para disputar el cetro vacante CMB de las 140 libras, lo cual le otorga un atractivo adicional a su pelea.

Beterbiev, por su parte, se ha visto beneficiado por el retiro del ex campeón semipesado de la FIB, Andre Ward, y lo que en principio sería una pelea eliminatoria para enfrentar al "Hijo de Dios", se convirtió directamente en una batalla por el cetro vacante.

RAMIREZ DEBE RATIFICAR LO PROMETIDO

A sus 25 años José Ramírez parece haber llegado al punto de su carrera en que debe dejar atrás todo lo que ha prometido y partir a buscar su consagración. Este combate parece ser ese punto de equilibrio entre un futuro promisorio y un pasado extraordinario. El nacido en Avenal, es un ex olímpico (Londres 2012) que ha ganado varios campeonatos en el campo amateur, éxito que luego mantuvo cuando pasó al profesionalismo.

En diciembre 2015 venció a Johnny García y se adueñó del cinturón Continental Américas del CMB, que ya ha defendido con éxito en tres oportunidades y que le permitió escalar al tercer lugar en la clasificación del CMB y al quinto en la OMB.

Si gana a Reed, Ramírez quedará automáticamente en línea para disputar el cinturón súper ligero del CMB que quedara vacante con la subida a los welters de Terence Crawford. Precisamente, ese cetro deberá disputárselo al número uno en la clasificación, el neoyorquino Amir Imam, que más temprano y en la misma cartelera, en pelea que se podrá ver en la APP de ESPN, enfrentará a Johnny García.

Para llegar a esa definición, de todas maneras, Ramírez debe superar a Reed, en un combate al que va como favorito. El californiano, es más alto (5'10" a 5'6") y tiene mejor extensión de brazo (73" a 66"). De guardia ortodoxa y dueño de un boxeo al extremo agresivo, Ramírez es un púgil con muy alto volumen de golpeo en todas sus peleas, golpea duro con las dos manos, aprovecha muy bien su distancia y tanto el cuerpeo defensivo como el uso de los ganchos en ofensiva son sus mejores herramientas.

Mike Reed, de 24 años y que ocupa el décimo lugar en la clasificación OMB, es también un púgil agresivo, aunque difiere de Ramírez en muchos aspectos. Es zurdo, pero utiliza las dos guardias con mucha rapidez de golpeo y similar eficacia, además de trabajar muy bien sobre piernas en el plano táctico. Su problema parece ser la poca distancia, que le obliga siempre a arriesgar entrando al territorio enemigo a golpear y el poder de su pegada parece limitado, obligándolo siempre a un mayor despliegue técnico y sumar más golpeo para equiparar méritos ante agresivos similares a Ramírez.

El californiano, sin duda, es el gran favorito para ganar esta pelea. Es difícil imaginar un desenlace temprano, pero por las características - mayormente ofensivas - de los dos rivales, el combate necesariamente deberá finalizar por la vía rápida. En ese aspecto, me inclino por una victoria de Ramírez por KO en el tramo final de pelea.

FINALMENTE BETERBIEV LLEGA A LAS GRANDES LIGAS

Ya era tiempo, Arthur Beterbiev llegará al primer nivel de exposición y de manera inesperada, ayudado por la salida intempestiva de Andre Ward que colgó los guantes y dejó sus títulos vacantes. Entre esas diademas está el cetro semipesado de la FIB. La batalla contra Enrico Koelling, en un principio, tenía rotulo de eliminatoria, pero ahora será por el título regular.

El ruso que reside en Canadá finalmente podrá demostrar sus credenciales una vez solvente este desafío para el cual llega como gran favorito. No hay manera de imaginar un traspié ante el alemán Koelling, por más que Beterbiev ha tenido solamente dos peleas en los últimos dos años y permaneció inactivo por nueve meses debido a una lesión.

Su boxeo es demasiado superior al de Koelling y necesariamente hay que imaginar un desenlace por la vía rápida. Beterbiev es un noqueador implacable, un destructor, con una sola marcha hacia adelante, sin laterales, paciente y con un solo objetivo, colocar golpes de poder y noquear. La duda es cuanto el óxido de su poca acción le pueda afectar. Debería noquear temprano, pero es posible que la inactividad le obligue a trabajar la pelea a otro ritmo y recién lo veamos en plenitud en los últimos asaltos.

Mi presunción es que la pelea pasará del séptimo o el octavo asalto. El alemán Koelling es un púgil de buena técnica y con mucha experiencia. Su mayor fortaleza es la defensa, bloquea bien gracias a una guardia alta y hermética, además de mostrar buena resistencia al castigo. En ataque, suele insistir con rectas y golpes por afuera. Es limitado en su arsenal, no es usual que utilice los ganchos y su poder en la pegada es limitado.
Se hizo conocido gracias a la Serie Mundial de Boxeo, de donde saltó al profesionalismo. En sus últimas dos peleas, venció al sudafricano Ryno Liebenberg. Esta será la primera vez que se presenta en una cartelera en suelo estadounidense.

Si tenemos en cuenta que hoy las 175 libras son una de las más sólidas divisiones con la presencia de figuras con la talla de Sergey Kovalev, Adonis Stevenson, Eleider Álvarez o Sullivan Barrera, entre otros, es algo positivo recibir en ese grupo al ruso Beterbiev, el cual deberá ahora empezar a ratificar sus credenciales.

^ Al Inicio ^