<
>

Marlen Esparza lucha por terminar con los estereotipos en el boxeo femenil

Christopher Hanewinckel/USA TODAY Sports

La atleta olímpica Marlen Esparza siempre ha estado lista para el combate. Cuando su padre, David no quería que se convirtiera, en boxeadora, ella finalmente lo agotó y le demostró que las mujeres podían boxear, siendo grandes boxeadoras, además.

Esparza, de 28 años, se convirtió en la primera mujer norteamericana en clasificar para los Juegos Olímpicos de 2012 en boxeo, el año histórico en el cual la disciplina pugilística fue agregada a los Juegos en su versión femenina. Obtuvo la medalla de bronce en Londres en la división peso mosca, y en 2014 ganó el campeonato mundial.

En la primavera pasada Esparza tomó la decisión de convertirse en profesional , y ha asumido una nueva lucha, esta vez contra la duración de los rounds para peleas femeninas. Las damas han sido limitadas a rounds de dos minutos, comparado con los tres minutos que duran los rounds para los hombres, una distinción que los organizadores del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) afirman se basa en riesgos adicionales de seguridad debido a una mayor cantidad de contusiones entre las mujeres. Pero Esparza no se conforma con esto. Considera que un tercer minuto podría hacer la diferencia que permita a la mejor boxeadora ganar, y que en dos minutos, a las boxeadoras se les agota el tiempo cuando apenas encuentran su ritmo. En mayo, venció a Samantha Salazar en Las Vegas utilizando rounds de tres minutos, convirtiéndose en las primeras mujeres en combatir en ese formato en el estado de Nevada.

Mientras se prepara para su próximo combate, previsto a celebrarse en diciembre en Montreal, Esparza compartió con nosotros uno de sus movimientos favoritos, que construye resistencia y le ayuda a mantenerse fuerte incluso durante el final de un round.

El movimiento: Punch outs

Cómo hacerlo: Colocarse con ambos pies a la distancia del hombro o con un pie hacia adelante en postura de combate. Sostenga una mancuerna en cada mano (yo utilizo una de 5 libras) y empuñándolas, se llevan hacia adelante, alternando los brazos. Asegúrese que sus hombros están impactando la mandíbula y que los codos regresen hacia la cadera con cada golpe. Haga los movimientos como si estuviese golpeando con los puños por 15 segundos, descanse otros 30 y repítalo por cuantas series desee.

Cuándo lo hago: Previo a una pelea lo hago a diario por seis semanas al final de todos los entrenamientos de boxeo.

Por qué lo hago: Me ayuda a mantener mis brazos en forma para así poder sostener mis manos en posición de defensa durante una pelea. Así, mis brazos no estarán demasiado agotados y me podré defender si hago este entrenamiento a diario.

Por qué es tan fuerte: ¡La sensación de ardor que produce!