<
>

Bob Arum intentaría una vez más revancha Lomachenko-Salido

El promotor Bob Arum adelantó Guillermo Rigondeaux será el último rival de Vasyl Lomachenko en 130 libras Sean M. Haffey/Getty Images

El promotor de boxeo Bob Arum y su empresa Top Rank tratarán una vez más de lograr que el sonorense Orlando 'Siri' Salido acepte encontrarse nuevamente en un cuadrilátero, con el ucraniano Vasyl Lomachenko, una vez que ambos cumplan con sus respectivos compromisos del próximo sábado, cuando el europeo se mide al cubano Guillermo Rigondeaux, mientras que Salido enfrenta a su compatriota Miguel Román, en Las Vegas.

"Después de este combate del 9 de diciembre, frente a Rigondeaux, le haremos otra oferta a Salido para la revancha con Lomachenko y si la acepta, haremos la pelea y si no, pues buscaremos a otro oponente. Así de sencillo", sentenció Arum, durante una entrevista con ESPN Digital.

"Considero que Salido no está muy ansioso por pelear contra Lomachenko. Porque cada vez que le hemos propuesto la pelea y él nos responde con alguna cifra y acordamos lo que sería su bolsa, luego él aparece pidiendo más dinero. En todo caso, si él no tiene el deseo de meterse en un cuadrilátero con Lomachenko, ese es su problema", aseguró el promotor neoyorquino, al referirse al único pugilista que ha derrotado al ucraciano como boxeador profesional.

¿Estaría Lomachenko ascendiendo a la división de los ligeros, después de este compromiso pactado en las 130 libras frente a Rigondeaux?
v
"Sí, así es, efectivamente. Lomachenko ha dicho que a partir del próximo año combatirá en la categoría de las 135 libras", informó Arum, quien ha insistido que esta contienda entre el pugilista cubano y el ucraniano, que se escenificará en el teatro del Madison Square Garden, reúne condiciones que le dan tintes de histórica.

"Se trata de los dos mejores boxeadores del ámbito amateur, en nuestro tiempo, ya que tuvieron logros de dimensiones históricas, antes de convertirse en profesionales", explica el veterano hombre de boxeo.

"Rigondeaux ganó dos medallas olímpicas, varios títulos mundiales y es considerado como uno de los mejores pugilistas del boxeo amateur. Como profesional, además de que circula con la aureola de invicto, ha ostentado varios títulos mundiales. Y cuando Rigondeaux ya iba de salida, Lomachenko iniciaba su carrera dentro del boxeo amateur donde se convirtió en uno de los pugilistas más destacados, ganando, de igual manera, varios títulos mundiales como amateur y dos medallas de oro en igual número de Juegos Olímpicos.

"En el caso de Lomachenko, podemos agregar que antes de llegar a su décima contienda profesional, ya había logrado dos títulos de campeón del mundo.


"Ahora tenemos la oportunidad de ver a estos dos grandes peleadores, enfrentarse entre sí. Una contienda que todos los seguidores del boxeo querían presenciar, ya que junto a la grandeza de los protagonistas, estaremos presenciando un duelo entre la escuela cubana de boxeo, y la del este europeo.

"Es por ello, que la he catalogado como una pelea fascinante".

¿A pesar de las marcadas distancias en cuanto a peso y a la edad de los contendientes?

"El tema de la diferencia de edades es algo que no se puede cambiar. En cuanto a las diferencias en el tonelaje, no creo que sea tan importante, ya que para este pleito los boxeadores están obligados a pesarse en la mañana del 9 de diciembre, el día de la pelea, y no pueden pasar de las 139 libras.

"Además, Lomachenko y Rigondeaux, son peleadores con una contextura física muy similar. Lomachenko dejó la categoría de las 126 libras porque no encontraba rivales importantes, por ello se fue a la división súper pluma, pero si él se lo propone, puede dar el peso pluma mañana mismo.

"Es por ello que, mientras se respete un límite de peso, para el momento en que ambos contendientes suban al cuadrilátero, el día de la pelea, como ha quedado pactado en el contrato, yo no creo que el peso sea un problema".

¿Usted ve esta práctica, la de establecer límites de peso, para el mismo día del combate, como una nueva regla en el boxeo para evitar que algunos boxeadores, una vez que cumplen con el límite pactado un día antes, llegan a la cita 24 horas después hasta con 20 libras de más?

"No sé si esto se convierta en una nueva tendencia del boxeo. Se trata de una de las condiciones que exigió Rigondeux para aceptar esta pelea. Pero, considero que es una buena idea. Porque en la actualidad dar el peso límite en la báscula un día antes de la pelea ya no significa mucho para boxeadores que hacen todos los sacrificios a su alcance para cumplir el peso pactado, pero que luego se hidratan, comen de todo y le agregan hasta 20 libras más a su físico a la hora del combate.

"Esta medida me parece que puede ser benéfica para el boxeo, en el futuro, si es que se reglamenta. Y se le debe dar crédito a Rigondeaux, ya que fue él quien insistió en ello, y a lo que Lomachenko accedió sin titubear", finalizó diciendo Arum.