<
>

Ultimo tren para Siri Salido y gran oportunidad para Miguel Roman

Orlando Salido tiene la opción de lograr un gran combate y buscar una oportunidad más por un título Zanfer Promotions

La pelea que protagonizará Orlando Salido ante Miguel "Micky" Román, este sábado en el Mandalay Bay de Las Vegas, ha padecido complicaciones serias. Se cayó el primer rival (Berchelt) y con ello Salido perdió la posibilidad de pelear por el título mundial en poder del yucateco. Luego, no se pudo concretar una revancha contra el primer rival alternativo (Francisco Vargas). Por si fuera poco, bajaron la pelea de 12 a diez asaltos y ya no habrá tampoco título interino del CMB en juego. Para completar, a la misma hora, pero en Nueva York se estarán enfrentando Vasyl Lomachenko y Guillermo Rigondeaux.

Con todo lo que quedó por el camino en la historia de esta pelea, cualquiera puede pensar que Salido vs. Román será un fracaso. Sin embargo, les doy una buena noticia: para los dos rivales y para el espectáculo ocurrió lo mejor que podía pasar. Salido deberá asumir otro protagonismo en una pelea donde necesariamente va como favorito, es el lado "A" y tiene prohibido perder.

Micky Román, por su parte, va por un nuevo aire en su carrera y más que eso, acometerá una "revancha" contra sí mismo luego de aquella brutal batalla contra Takashi Miura donde fue noqueado en el último asalto. Ese día perdió la eliminatoria y también la oportunidad de enfrentar al "Alacrán" Berchelt por el cinturón CMB de las 130 libras. La causalidad le dio una nueva oportunidad y el propio Román ya dijo que no la dejará pasar de largo por segunda vez.

"Ganarle a Salido, me abre la puerta para buscar un campeonato mundial ante cualquiera de los titulares, dependiendo de mi empresa promotora. Pero lo primero, es encarar esta cita con Salido y buscar la forma de ganarla" dijo Román a ESPN Digital cuando se confirmó que sería el rival de Salido. "Ganará el que tenga mejor condición y una mejor quijada. Somos dos boxeadores que tratamos de imponer un ritmo muy parecido, por lo que considero que será una confrontación de choque", aseguró Román.

CON LA MISMA MAGIA QUE MICKY WARD O ARTURO GATTI

Orlando Salido es uno de esos pugilistas que no necesita títulos en juego para ser una atracción por sí mismo en cada pelea que lo tiene como protagonista. Su carisma se asemeja al de figuras con el brillo legendario de Arturo Gatti o Micky Ward. Apenas alcanzaba con verlos en acción para disfrutar de su boxeo brutal y explosivo.

Salido ha sido una figura de la misma estirpe, pero su trayecto por este negocio brutal parece estar mostrando los signos de su "fecha de vencimiento" cercana. No es para menos, es difícil para los grandes fajadores soportar ese trajín por tantos años. Y el almanaque no perdona, Salido ya alcanzó los 37 años y su carrera profesional superó las dos décadas. Un verdadero récord para un púgil con tanta intensidad e intercambio en su boxeo.

En su última pelea, ante el colombiano Arístides Pérez, hubo síntomas de ese desgaste natural y bien pudo su aventura a modo, terminar en una catástrofe. Luego hubo intentos de realizar la deseada revancha contra Vasyl Lomachenko, pero solo quedó en eso, en un intento. Hasta que apareció la esperada oportunidad ante el campeón de moda, Alfredo Berchelt. Una guerra para enamorar a todos los estilos, pero el "Alacrán" se resintió de la mano que ya se había lastimado en la guerra contra Takashi Miura y se cayó la pelea soñada.

Sean Gibbons, manager de Salido, confirmó al días después, que estaban en conversaciones para concretar en reemplazo, el desempate entre Salido y Francisco "Bandido" Vargas, luego de que en 2016 protagonizaran la mejor pelea del año en el el StubHub Center de Carson, California. Pero, tampoco esas gestiones prosperaron.

Finalmente se dio el combate contra otro fajador como Román que en principio estaba previsto enfrentara a Vargas en la misma cartelera del 9 de diciembre. Para Román, Salido es una mejor oportunidad que Vargas por lo que "Siri" significa como atracción boxística. En cierta forma puede ser un escalón para ir por el ansiado título. Si gana claro.

Todo dependerá del Salido que veamos en el Mandalay Bay. Si sube al ring el de siempre o por el contrario se mantiene la misma versión, el de su última pelea contra el colombiano Pérez. A este último, Román lo terminará rápido. Contra el otro Salido, será otra historia y esa es la mayor expectativa que despierta esta pelea.

PROMESA DE GUERRA INTENSA Y BRUTAL

No hay mucho para imaginarse de lo que veremos en el cuadrilátero cuando Román y Salido estén frente a frente. Son dos hombres que no especulan y tienen una sola marcha, hacia adelante. Golpear al rival hasta lastimarlo, arriesgar, soportando golpeo y dejar todo en el ring es la premisa esencial de su ADN boxístico.

Será una pelea con un promedio asustador de golpes por asalto. No hay como evitarlo, son dos estilos parecidos lo que facilitara el volumen elevado. Román por sus características será, seguramente, el que trabaje por afuera utilizando mayor espacio del cuadrilátero para movilizarse, mientras que Salido será el de siempre, presión frontal y retrocesos en línea para sus descansos breves.

Román no tiene muchas alternativas que puedan sorprender. Su boxeo es siempre el mismo: se mueve agazapado con la guardia alta hasta encontrar la distancia. La guardia hermética cierra totalmente la parte alta y se desentiende de la zona media. Siempre avanza sobre el rival dejando un resquicio entre sus brazos, como una mira telescópica para elegir la zona donde colocará sus trallazos. Lo mismo golpea por afuera, que por abajo o en el mero centro de la guardia. Su trabajo ofensivo es de poder a poder. La defensa en Román, es parte del ataque. Por ello pierde toda su contención cuando inicia sus secuencias de golpeo, se abre y sus rivales aprovechan a responderle en la contra o en el mero intercambio al tú por tú.

Salido se parece a Román en sus desplazamientos, aunque no levanta tanto la guardia y la diferencia en este rubro pasa por el tipo de golpeo: Román empieza a trabajar en largo y Salido necesita hacerlo en corto: jab y gancho, que puede repetir hasta el cansancio en una sola secuencia.

Será un choque brutal, no hay manera de imaginar otra pelea. Ninguno tiene capacidad de escabullirse o alternar ofensiva por laterales. Los dos pelean por un mismo callejón, los dos necesitan estar cerca para trabajar a gusto su golpeo, los dos resisten castigo y la diferencia se dará en la velocidad y capacidad de variar en las combinaciones los golpes de poder arriba y abajo.

El que mejor asimile, será el que termine de pie y en ese rubro puede pasar cualquier cosa. Por antecedentes, Salido es un guerrero al que hay que llegarle demasiadas veces para conmoverlo. Román es más joven y parece tener un mejor bloqueo defensivo, por más que su zona media recibe todo lo que le envíen.

Es difícil imaginar un vencedor bajo ese escenario. Si Salido es el de siempre, asoma como leve favorito. Si se agudiza el bajón que mostró en su última pelea, no durará mucho tiempo de pie. Román lo noqueará temprano. Como sea, puede pasar cualquier cosa y esa es la principal atracción de una batalla de antemano candidata a ser pelea del año. Y lo más importante, no hay mañana para Salido en caso de derrota. Deberá dejar todo en el ring y cuando Salido deja todo en el ring, la platea asiste de pie. De eso se trata, Román y Salido prometen emoción. ¿Se necesita algo más para disfrutar del boxeo?