<
>

Victoria de Lomachenko fue lo mejor del fin de semana

play
Lo mejor y lo peor (2:46)

La emocionante batalla entre Vasiliy Lomachenko y Jorge Linares fue lo mejor del fin de semana. Grandes actuaciones también de Carlos Adames, Teófimo López, Rey Vargas y Jaime Munguía. (2:46)

La batalla de Linares-Lomachenko, superó todas las expectativas y hoy es la más firme candidata a ser elegida como “la Pelea del Año”. Además de hacer vibrar a los más de once mil fanáticos que la disfrutaron en vivo en el Madison Square Garden de Nueva York, también dejó satisfechos a los millones que la siguieron por ESPN en los EEUU y el resto del planeta. El dibujo cambiante de la pelea, las dos caídas y el impactante desenlace, sumaron los méritos necesarios para transformarla en inolvidable.

Pero hubo más para el elogio. Las grandes actuaciones de Rey Vargas, Carlos Adames, Teófimo López y en especial Jaime Munguía, son parte de lo mejor. Lo peor, esta vez, quizás quede por cuenta de las decepciones, las actuaciones que no llenaron las expectativas previas, como las que protagonizaron con sus derotas, el ex campeón mediano Jr. OMB, Sadam Ali, y el brasileño Vitor Jones Freitas, sobrino del ex campeón mundial Acelino “Popo” Freitas.

UNA VICTORIA DE OTRA GALAXIA

Las grandes peleas que recuerda la historia del boxeo, se sustentaron en una sola premisa: la gran actuación de los dos rivales. No hay un gran vencedor, si no hubo un gran derrotado que vendió cara esa derrota. Eso sucedió en la pelea estelar del Madison Square Garden. Dos oponentes de alta esgrima boxística, los dos en su mejor momento, los dos con una elevadísima inteligencia táctica y con guardias y herramientas contrapuestas que lograron construir un emocionante duelo de estilos.

En ese ajedrez táctico, Linares dominó el asalto inicial, fue superado hasta la mitad de la pelea, logró un “knockdown” sorpresivo en el sexto y ello cambió el curso de la batalla. Hasta que en el décimo episodio, con las acciones empatadas, el ucraniano terminó el combate con un golpe “fuera de libreto”. Esas tres líneas de texto, apenas resumen una batalla que merece mucho análisis y que educa sobre estrategias ofensivas y defensivas, tanto en el trabajo de golpeo como en el manejo sobre piernas.

El tercer título en tres divisiones diferentes, se valoriza por la oposición sólida que tuvo en esta pelea y establece un nuevo atractivo al futuro de la división. La opción obvia, parece ser esa unificación ya anunciada contra Raymundo Beltrán (campeón OMB) y antes o después una posible revancha contra Jorge Linares. La tercera opción, sería esa deseada pelea contra Mikey García (CMB), que a su vez tiene como prioridad unificar con el campeón FIB, Robert Easter Jr.

Mi presunción, es que, efectivamente, Lomachenko irá contra Beltrán y de prolongarse en el tiempo esa pelea de García con Easter Jr., no dudo que Mikey pactará una batalla contra Jorge Linares, por lo económico, porque hay un desafío pendiente entre ellos y porque una victoria sobre el venezolano calentaría hasta el infinito su posible duelo contra el ucraniano. Lo dicho, son buenos tiempos los que llegan al peso Ligero Jr.

MUNGUIA AL PRIMER PLANO “SIN ANESTESIA”

Jaime Munguía realizó un vuelo sin escalas hacia el boxeo de primer nivel. De casi un desconocido fuera de México, saltó al primer plano cuando la Comisión de Nevada le impidió ser el rival de GGG, en lugar de Canelo, el pasado 5 de mayo. De buenas a primeras, Munguía debió asumir el lugar del británico Liam Smith, el rival original del ahora ex campeón mundial OMB Ligero Jr, Sadam Ali, en su pelea de este 12 de mayo.

Munguía, aprovechó la oportunidad y acabó en cuatro asaltos con Ali, en una pelea donde se lo llevó por delante “a puro madrazo”. Lo mando cuatro veces a la lona y mostró una superioridad física y boxística abrumadora sobre un rival que decepcionó por lo poco mostrado. Más allá que todo el mérito fue del mexicano de apenas 21 años, que mostró muchas herramientas para llegar lejos. Si lo saben conducir con cautela, claro, y asume que aún tiene mucho que aprender para que su evolución boxística sea perfecta y llegue a la meta que muchos creemos que puede alcanzar.

BUENAS VICTORIAS DE ADAMES Y LOPEZ

Las principales preliminares en la noche del Madison Square Garden, dejaron dos buenas constataciones. Por un lado el rumbo hacia grandes metas del prospecto hondureño-estadounidense Teófimo López y por el otro, el debut bajo la tutela de TopRank del welter dominicano Carlos Adames. Lo de López, fue rápido y contundente. Apenas en el primer asalto terminó con el brasileño Vitor Jones Freitas, un púgil de 25 años, sobrino de Acelino “Popo” Freitas, que en Brasil ha despertado muchas expectativas sobre su futuro, que venía precedido de un histórico respetable, pero que nada pudo y poco hizo. Lo importante aquí, es que Teófimo sigue confirmando sus credenciales, algo en lo cual apuesta mucho Top Rank para el futuro.

El debut de Carlos Adames, bajo la tutela de Top Rank, mientras tanto, era aguardado con enorme expectativa. Adames es por muchos considerado como el mejor exponente actual del boxeo dominicano, llegaba precedido de una carrera invicta donde hubo títulos regionales y victorias contra rivales sólidos, como por ejemplo el ex campeón mundial súper welter de la FIB, el mexicano Carlos Molina. Al dominicano no se la pusieron fácil, debió medirse a un duro y peligroso rival como el experimentado mexicano Alejandro Barrera, al que venció de manera unánime.

A Carlos Adames no le peso el miedo escénico, lució seguro y confiado en la pelea. Mostró excelentes condiciones, buena asimilación, un físico privilegiado para la división y disciplina para manejar el plan de pelea. De todas formas, acusó cansancio en el tramo final de pelea, pasó momentos de apremio y aparecieron fallas en su defensa. Su nuevo entrenador, Joel Díaz, seguramente habrá tomado cuenta y trabajarán sobre esos errores para resolverlos antes de su próxima pelea. Lo importante, es que consiguió superar su debut al primer nivel, como como protagonista de la pelea co-estelar y ante un rival complicado. No fue poca cosa.

REY VARGAS GANO EN GRAN PELEA ¿Y AHORA?

El campeón CMB de las 122 libras, el mexicano Rey Vargas, con una altura de casi 5′ 8″ pulgadas, es un púgil enorme para la división súper gallo. Hoy por hoy, parece ser la figura a vencer en esa categoría y este sábado cumplía su tercera defensa del título ante el armenio Azat Hovhannisyan. Era una pelea accesible en lo previo. Sin embargo, el combate resultó en un competitivo choque de estilos, donde la esgrima técnica del campeón prevaleció sobre el empuje y la presión, por momentos desordenada, del armenio.

Vargas tuvo más problemas de los esperados para vencer a Hovhannisyan y tanto abrió dudas como expectativas ante sus posibilidades en una posible unificación contra el ghanés Issac Dogboe, el flamante monarca OMB de las 122 libras, luego de su victoria por KO sobre Jessie Magdaleno. De ello se hablará mucho en los próximos días y no dudamos que habrá conversaciones sobre ese atractivo choque buscando que el mismo sea muy pronto una realidad.