<
>

Tyson Fury revivió los pesos completos cuando se levantó de su caída

play
Deontay Wilder: 'Esto es el boxeo y cumplimos con las expectativas' (0:40)

A pesar de reflejar su decepción, 'El Bombardero' comentó lo difícil que fue el combate ante Tyson Fury y dijo no tener excusas por no haber conseguido el triunfo, sin embargo 'los fans ganaron esta noche'. (0:40)

LOS ÁNGELES --- Cuando Tyson Fury aparentemente resucitó de entre los muertos tras una brutal caída ante Deontay Wilder en el 12° asalto como si fuera The Undertaker en un combate de la WWE, no solo grabó una imagen indeleble en la mente de todos los que vieron, sino que resucitó la división de peso pesado en el proceso.

El encuentro de Wilder-Fury del sábado por el campeonato de peso pesado del CMB ya era posiblemente la pelea de campeonato de peso pesado más anticipada en más de 15 años, pero la demacrada división podría haber regresado a donde estaba si Wilder terminaba a Fury temprano y una vez más forzaba a todos a esperar una pelea entre Wilder y Anthony Joshua, que quizpas nunca podremos ver.

En cambio, Fury demostró que hay mucho más en la división que Wilder y Joshua. Les recordó a todos por qué se convirtió en el campeón de peso pesado lineal hace tres años después de derrotar a Wladimir Klitschko y todavía estaba invicto. Apenas en su tercera pelea en más de tres años, no solo infundió un nuevo campeón popular en la división, sino también una nueva vida.

Por primera vez desde que Lennox Lewis peleó contra Vitali Klitschko en el Staples Center en 2003, hubo una pelea de campeonato de peso pesado en suelo estadounidense que todos querían ver.

En un día en que Alabama jugó contra Georgia en el Juego de Campeonato de la SEC, Texas jugó en Oklahoma en el Juego de Campeonato Big 12 y Ohio State jugó ante Northwestern en el Partido de Campeonato Big 10, entre otros juegos de campeonato, se apostó más dinero en la pelea de Wilder-Fury de lo que se había apostado en cualquier partido de fútbol universitario en las casas de apuestas deportivas de William Hill en Nevada.

Los asientos alrededor del ring en el Staples Center estaban llenos de atletas y celebridades como Shaquille O'Neal, Floyd Mayweather, Michael Strahan, Michael Irvin, Jerry West, William H. Macy, Hayden Penetierre y Vinnie Jones. También hubo una fuerte mezcla de ex grandes pesos pesados ​​como Lewis, Evander Holyfield, Riddick Bowe, Buster Douglas, Gerry Cooney, Earnie Shavers y Michael Spinks, quienes querían ver el renacimiento de la división de peso pesado en persona.

"Fui el último campeón (peso pesado) de los Estados Unidos, pero cuando perdí la decisión ante Lennox, parecía que el boxeo comenzó a caerse", dijo Holyfield. "Cuando ya no tienes un programa de aficionados, todo comienza a desvanecerse. En un momento dado, todos los grandes eran de Estados Unidos porque teníamos un programa de aficionados muy bueno".

Con el resurgimiento del programa amateur y el aumento de la popularidad de Wilder, la división de peso pesado está de vuelta en un lugar de prominencia donde los fanáticos ocasionales ahora claman por una revancha el próximo año entre Wilder y Fury y exigirán ver al ganador enfrentarse a Joshua después de eso. Si los fanáticos en Inglaterra pueden dejar de vender el Estadio de Wembley para ver a Joshua enfrentarse a peleadores de la lista B y demandar esa mega pelea, podríamos ver que suceda en algún momento el próximo año.

"Esto dio mucha energía a la división", dijo el promotor de boxeo Lou DiBella. "La parte superior de esta división es de calidad súper alta por primera vez en mucho, mucho tiempo. Hay un campeón de peso pesado estadounidense del que la gente puede estar orgullosa y hay dos muchachos en Gran Bretaña que son grandes campeones. No estoy denigrando cualquiera, pero creo que ambos (Wilder y Fury) podrían vencer (a Joshua). Fue una gran noche para la división de peso pesado.

"Ya sabes el viejo dicho, como va la división de peso pesado, así va el boxeo, bueno, esta noche fue una gran noche para el boxeo. Los pesos pesados ​​están de vuelta en la imagen y tenemos un gran campeón de peso pesado estadounidense... El futuro del boxeo es más brillante porque la división de peso pesado en este momento es vibrante".

Si bien el empate por decisión dividida no fue el resultado que ninguno de los peleadores quería, fue una pelea donde los fanáticos de ambos peleadores se fueron como los verdaderos ganadores. No solo vieron una de las mejores peleas del año y una de las recuperaciones más milagrosas de una caída, sino que lo hacen con el conocimiento de que se llevará a cabo una revancha en un futuro no muy lejano. Es una pelea que no solo vuelve a poner a Fury entre los mejores pesos pesados ​​del mundo, sino que le permite a Wilder comenzar a pensar en cómo sus próximas dos peleas podrían llevarlo al súper estrellato que disfrutaron algunos de los ex grandes del peso pesado.

"Me coloca entre ellos, pero todavía hay mucho trabajo por hacer y todavía estoy construyendo", dijo Wilder. "Creo que los fanáticos del boxeo y los fanáticos en general nos tienen altas expectativas porque algunas personas siempre recuerdan y reviven el pasado, no pueden pasar del pasado, pero podemos mejorar el futuro y el presente".

Después de la pelea, Fury sonrió y agarró su entrepierna cuando alguien le preguntó cómo se levantó de esa caída. Momentos después, canalizó su "Gladiador" interno y le gritó a la prensa reunida: "¿No estás entretenido?" Terminó su conferencia de prensa con una conmovedora versión de "American Pie". Fue la culminación de una de las peleas más entretenidas en la historia reciente de peso pesado.

"Disfruté cada segundo de eso", dijo Wilder. "Dos hombres se esforzaron al máximo y pelearon hasta que no pudieron. Espero que todos lo hayan disfrutado tanto como nosotros y estoy seguro de que vamos a hacer un gran espectáculo en la segunda pelea".

Nadie sabe cuándo tendrá lugar la revancha, pero quien gane esa pelea querrá enfrentarse a Joshua, quien actualmente posee los títulos de peso pesado de la FIB, la AMB y la OMB, y finalmente unificar el campeonato de peso pesado. Ese será el paso final para llevar a la división de peso pesado a donde estaba cuando todos en el mundo sabían quién era el campeón de peso pesado.

"Me encantaría ir por los otros títulos", dijo Wilder. "Siempre he hablado de tener un campeón, una cara, un nombre. Siempre he querido unificar la división. Siento que quien unifica la división traerá de vuelta el boxeo".