<
>

Emmanuel Navarrete comparte sueño campeonil con su familia

Emmanuel Navarrete viene de una familia de boxeadores en las afueras de la capital mexicana Zanfer Promotions

MÉXICO -- El destino fue lo que llevó a Emanuel Navarrete a ser boxeador profesional, y también el destino le ha colocado en la antesala de su primera pelea de campeonato del mundo, este sábado en el Hulu Theater del Madison Square Garden de Nueva York en contra del ghanés Isaac Dogboe, monarca súper gallo de la Organización Mundial de Boxeo.

Originario de San Juan Zitlaltepec, Estado de México, a unos 55 kilómetros de la capital mexicana, con apenas 23 años de edad, Emanuel aseguró que ante Dogboe llegará con una preparación de primera, muy lejos de aquellas que tuvo para muchas de sus peleas anteriores, en donde sus labores en la construcción y la escuela, le impedían dedicarse al ciento por ciento al boxeo.

"Yo creo que el sueño de ser campeón del mundo no es sólo mío, sino de todos en la familia, mis hermanos, mis primos que también son boxeadores, de hecho yo por mis hermanos comencé a entrenar pero ellos lo dejaron y yo seguí. Ha sido una carrera bonita pero difícil, siempre había agarrado las peleas con poco tiempo de preparación, a pesar de ello me hice de un buen récord y pude salir adelante", dijo el contendiente mundialista.

"Toda la familia se dedica a la construcción, mis primeros Jhonny y Pedro son boxeadores también, pero yo me fui más al deporte, sí me tocó trabajar en la construcción como tres años, entrenaba y trabajaba, se me complicaba porque a veces tenía pelea en 15 días, pero yo tenía que seguir trabajando en la construcción, hasta que se me dio la oportunidad de enfocarme en el boxeo y pues ahí logramos esta oportunidad", relató Emanuel.

Lo de 'Vaquero' llegó a Emanuel porque a su tío y ahora entrenador, Pedro Navarrete, así le decían porque bromeaban con el hecho de que, al vivir en un pueblo alejado de la ciudad, tenía vacas que cuidar. De Pedro Sr. pasó el mote a Pedro Jr. y también a Jhonny, hasta que llegó a Emanuel, y no le desagrada porque es algo que le une a una dinastía familiar.

Con 25 victorias, 22 de ellas por nocaut, y apenas una derrota, Emanuel se fue colando en las clasificaciones hasta que se puso a tiro de piedra de una pelea titular, y ahí, Zanfer le consiguió la pelea contra Dogboe, un peleador del que sabe poco, pero lo suficiente.

"Estoy frente a una oportunidad que emociona, pero que también genera presión y desgaste mental. Trabajé desde hace mucho por esta oportunidad y me siento muy motivado. Sï hemos visto peleas de Isaac pero no me enfoco tanto en ello porque cada pelea es diferente. Sé que es más bajito, que es fuerte, rápido y pega duro, pero ya trabajamos en ello, al final los dos tenemos dos puños y veremos quién ajusta mejor", destacó Emanuel.

Para esta pelea, Navarrete hizo su campamento en Tijuana, de hecho, fue su primer campamento. "Lo hicimos por primera vez porque entrenando en San Juan Zitlaltepec es difícil encontrar sparrings, o luego vas a la Ciudad de México y no llegan y perdiste el día, pero nos ha funcionado, esperamos llegar a Nueva York con un kilo arriba y listos para lo que venga", sentenció Emanuel, quien espera lograr una verdadera hazaña este sábado en la cartelera de Top Rank que encabezarán Vasiliy Lomachenko y José Pedraza, y que será transmitida por ESPN en suelo estadounidense.